José Guillermo Ángel
Columnista

José Guillermo Ángel

Publicado el 13 de octubre de 2018

SOBRE EL CORDONAZO

Estación Aguacero, a la que llegan los mojados, los con sombrilla (objeto que es para el sol) y los emparaguados; los que lucen botas y los que, inteligentemente, usan los zapatos viejos, anchos, de buena suela y amigos de los charcos, las aceras húmedas, las escaleras resbalosas y las vías por donde algunos carros (conducidos por paranoicos) mojan a los peatones, los que llevan medio abiertas las ventanillas y los que están bajo los alares con las manos en los bolsillos o bien aferrados a sus mochilas. Esta gente, los mojantes (valga la palabra), que hunde las llantas de sus vehículos en los espacios con agua para que otros salten o maldigan, abunda en la ciudad y hace parte de la congestión, la contaminación e insolidaridad, y es la que se pega a las ambulancias para abrirse paso y hasta insulta si el semáforo está en rojo. Es que el egoísmo desmesurado y la carencia de educación también aparecen bajo el aguacero. Y bueno, de fauna variada se compone la ciudad, una más rabiosa y vil que otra.

En algunos pueblos de Antioquia (como Sonsón) se habla del cordonazo de san Francisco de Asís, santo que se ofusca en el mes de octubre y bolea su cordón generando grandes nubarrones pesados y negros y, al momento, aguaceros espectaculares (en ocasiones con granizo). Y que este santo tan calmado y amigo de la naturaleza se ofusque, tendrá alguna razón: ¿le molestan las mentiras acumuladas en el año? ¿No resiste tanto daño a la Tierra y tanto corrupto? ¿Se le llena la taza con tanta hipocresía, perversión y olvido programado? Es posible. La paciencia del santo tiene su tope y sus aguaceros son el indicativo de que hay que lavar lo sucio y con urgencia.

Marco Tulio Cicerón, el cónsul romano y filósofo del derecho, en sus Catilinarias es claro: hay cosas que no soporta el cuerpo, que no caben en el entendimiento, que emocionalmente afectan y no se toleran, y que no se resisten y entonces hay que actuar con autoridad para acabar con ellas (esto me lo explicó bien el profesor de latín, Alveiro Valencia).

Y quizá san Francisco, cuando lanza sus aguaceros, haya sido un buen practicante de las teorías de Cicerón. Y con justicia, pues las cosas hay que ponerlas en claro y señalar lo que se hace mal para lavarlo, restregarlo, sacarle la mugre, secarlo al sol y ponerlo como ejemplo de lo que no se debe hacer. Después del aguacero todo se ve más verde.

Acotación: América Latina necesita de unos buenos cordonazos y ciceronazos a través de sociedades civiles claras que no dejen acumular la mugre, cada vez más densa y con demencias más peligrosas, leyendo bien a Cicerón o entendiendo a San Francisco de Asís con su cordón...

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    PAMELA RESTREPO

    Joven cantante con raíces paisas que clasificó al famoso concurso de cantantes, The Voice, en EE.UU.

    $titulo

    BROTES DE BRUCELOSIS

    Ganaderos del norte de Antioquia están afectados por esta enfermedad que ataca el ganado de leche y carne.