José Guillermo Ángel
Columnista

José Guillermo Ángel

Publicado el 16 de septiembre de 2017

SOBRE EL FUTBOL LETRA POR LETRA

Estación Pitazo, a donde se llega y se sale antes y después del partido y en la que el corazón ve más que los ojos, los hinchas suben y bajan de peso y el mundo se reduce a una cancha con 22 jugadores, tres árbitros y una pelota. Y aquí abundan los colores que van de izquierda a derecha, saltan y se estiran, sin que falten los que se encogen cuando se perdió el tiro que venía derecho y cogió por otra parte, que así es el asunto de la física. Y en Pitazo comienzan los movimientos en las tribunas y las maldiciones por debajo, cuando no los gritos que salen como disparos, que en esto del fútbol somos emocionales y descargadores de adrenalina, ponemos caras de locos y nos abrazamos, soltamos palabrotas y algunos rezan y se arrodillan, pues a Dios y al diablo les dan puesto en el partido y entonces los rezos y pedidos van en todas las direcciones, al cielo y al infierno, y todo por una pelota que toca cabezas, botines, manos, talones y hasta rodillas, cuando no estómagos que escupen el aire. Pitazo es la fiesta.

En los países donde se juega fútbol, que son muchos y coloridos, la gente habla, discute, goza y pierde neuronas. Pero en pocas de estas tierras futboleras se escribe literatura que magnifique las jugadas o los errores, que cuente sobre la hinchada y lo que significa un gol dentro de la red o botado por encima del palo. Los argentinos (Osvaldo Soriano, Roberto Fontanarrosa, por ejemplo) han escrito grandes libros sobre lo que pasa con el fútbol. Uno lee sus cuentos, novelas y crónicas, y asiste al partido, ve jugar, grita y no falta el lector que lea con la camiseta puesta. Entre nosotros, han escrito Guillermo Zuluaga, Gonzalo Medina, Reinaldo Spitaletta, Juan Carlos Rodas, entre otros, pero las editoriales no se han preocupado por tener una serie que permita que se juegue fútbol letra a letra, que es el mejor partido.

Eduardo Galeano, que revolvió esto que es América Latina, escribió sobre futbol; también Mario Benedetti y Augusto Roa Bastos. García Márquez no lo entendió y Ernest Hemingway le pasó por encima. Pero el fútbol es fútbol y va más allá de los gritos de los locutores y las conversaciones de bar. Y como la jugada sigue después del partido, es un juego que conforma memoria y para que esta funcione debe convertirse en literatura. Por esta razón, la editorial de la Universidad Pontificia Bolivariana ha iniciado una serie sobre literatura futbolera: Fútbol y letras, que incluye cuentos, memorias sobre equipos, jugadores, inicios futboleros, partidos inolvidables, porque el fútbol, como propone el primer libro de la colección, es esa metáfora que nos hace y nos deshace, produce historia por fragmentos y literatura por montones. ¡Gol!

Acotación: Que somos en el fútbol, es cosa cierta. Y ese fútbol tiene historias, imaginaciones, ensayos sesudos, cuentos desde edades diversas (el fútbol según los niños, los jóvenes, los adultos), novelas como las de la guerra y el amor, columnas que están llenas de literatura. Y la apuesta de la editorial de la UPB es creer en esto: que el fútbol se juega, también, letra por letra. Y así produce una gambeta a tanta contaminación.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    MARÍA LUISA BULA

    Tiene 21 años y es estudiante de publicidad en la Colegiatura. Es

    la Señorita Antioquia 2017-2018.

    $titulo

    MUERTE DE UN PUMA

    Pesar causó la muerte violenta de un puma en el parque nacional Paramillo, en una vereda de Ituango.