José Guillermo Ángel
Columnista

José Guillermo Ángel

Publicado el 20 de mayo de 2017

SOBRE LECTURAS Y SIN LECTURAS

Estación No-Leo, que se ayuda de otros letreritos (casi no leo, leo mensajes, medio leo, leer me pone la cabeza grande, leo y soy un sospechoso, antes leía y ya no veo etc.), y en la que abundan los que predican sobre política, anti-ciencia y religiones para el fin del mundo, basados en alguna Biblia vieja o un tratado de mantra-yoga o algo sobre los luceferinos, incluyendo un código pasado de moda. Y a estos se les suman los que releen mensajes de WhatApps, creen en lo que Facebook dice y le dan vueltas a un grafiti o a una fotocopia rayada con sevicia mientras en esas aparecen los lectores de mano y posos del café, las cartas astrales, el vuelo de los pájaros según algún folleto de magia romano, las señales del infierno en aire contaminado... Y si, lectores tenemos, incluyendo los que se leen en espejo mientras se miran, ejercicio este que serviría para evitar arrugas, pulir la mirada, hacer mohines, verse los dientes y certificar que quien se mira sí es y no otro. Ya se sabe cómo es el poder mental...

En Medellín se siguen cerrando librerías, lo que quiere decir que cada vez son menos los lectores de actualidad (literatura, ensayo, ciencia) y que ya los libros de crecimiento personal cumplieron su cometido: no lograron crecer a nadie, Y si bien hay librerías de viejo (libros leídos o sin leer pero ya manchados), estas se alimentan de lo que ya no se quiere leer o no hay dónde colocar o de alguna purga inquisitorial, cuando no de pequeños saqueos caseros por parte de la oveja negra de la familia. Y el que estén vendiendo libros viejos no soluciona el problema de la caída de los índices de lectores, personajes estos que cada vez son curiosidades ambulantes y, a los ojos de muchos, seres peligrosos, pues en la cabeza llevan lo que pocos saben, cargan herejías con ellos, se salen de los delirios y bueno, no sufren tanto.

El crecimiento y cultura de un país se miden por el número de lectores y libros (leídos) que tienen en sus casas, a más de las bibliotecas barriales. A través de los textos, los lectores han confrontado lo que saben y han sabido del mundo local (primero) y del exterior, tenido ideas para cuestionar lo que hay y lo que pasa, en fin, los libros de los buenos autores (los reconocidos por la historia) han enseñado a pensar, hablar y escribir. Y, como resultado, a saber en qué lugar estamos y hasta dónde podemos desarrollar inteligencia. Y si bien es claro que leer es peligroso porque va contra la ignorancia, el miedo y los manipuladores, es un peligro necesario para poder no caer en el mundo de baratijas mentales, cada vez más variadas, que proponen las redes, los sistemas que robotizan y los absurdos del consumo.

Acotación: Entre nosotros, la guerra contra el buen libro es evidente: precios altos debido a los tirajes reducidos, carencia de críticos y de medios con páginas de promoción y discusión, apartamentos en los que no hay un espacio para una pequeña biblioteca, profesores que enseñan pero no leen. En fin, al paso que vamos un libro será un fósil que nadie sabrá interpretar. Y todos felices luciendo la ignorancia, como ahora.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    UNIVERSIDAD CES

    Puso al servicio de la comunidad un moderno resonador magnético en el Centro de Veterinaria y Zootecnia.

    $titulo

    BANDAS DE EXTORSIONISTAS

    103 personas se dedicaban a la extorsión en el Valle de Aburrá. Por fortuna fueron capturadas por la Policía.