Juan José Hoyos
Columnista

Juan José Hoyos

Publicado el 10 de septiembre de 2018

Sobredosis

Dicen que parecía una película. La gente caía al suelo, desmayada. Cuando los equipos de emergencia llegaron al lugar, encontraron docenas de personas inconscientes, tiradas sobre el piso. Algunas vomitaban o alucinaban. La mayoría tenía la presión sanguínea muy alta y sentía dificultades para respirar. Más de 100 personas fueron llevadas a los hospitales con estos síntomas.

Sucedió el pasado 26 de agosto, en un parque histórico situado en los alrededores del campus de la Universidad de Yale, en New Haven, una pequeña ciudad del noreste de Estados Unidos. Los hechos ocurrieron en un lapso de menos de 24 horas. “Las víctimas no hacían más que caer al suelo”, dijo el jefe de bomberos.

Pocas horas más tarde, los médicos descubrieron con sorpresa que los desmayos se produjeron por una sobredosis de narcóticos, en apariencia una marihuana sintética conocida con el nombre de K2, en combinación con fentanilo, un potente calmante derivado del opio cuyo consumo ha causado miles de muertes y se ha convertido en uno de los principales problemas de salud pública en Estados Unidos.

El incidente fue calificado por la Policía como la intoxicación masiva más grave provocada por el uso de fármacos opiáceos en el país y coincidió con la difusión de un nuevo informe de los Centros para el Control de las Enfermedades en el que se revela que 72.000 estadounidenses murieron por sobredosis en 2017, la cifra más alta registrada en la historia del país.

La situación es tan grave, que el consumo de drogas ―y en especial el fentanilo― está provocando más muertes que el VIH, los accidentes de tráfico y las armas de fuego.

Los organismos de salud dicen que el fenómeno de las sobredosis se ha convertido en una epidemia que comenzó en la década de 2010 debido a la prescripción excesiva por parte de los médicos de algunos analgésicos legales como el oxycontin, la oxicodona, la hidrocodona, la codeína y el fentanilo. Esto hizo que muchos pacientes se volvieran adictos a las drogas derivadas del opio.

La epidemia se gestó en los estados industriales del norte y del este, como West Virginia, Ohio, Pensilvania, New Hampshire y Kentucky, los más afectados por la crisis en las industrias del acero, el aluminio y la minería, pero luego se extendió al resto de la Unión.

En el último censo oficial realizado en 2016, la cifra de estadounidenses que murieron a causa de una sobredosis subió a 64.000.

La mayoría de esas muertes se atribuyen al fentanilo. La agencia estadounidense contra las drogas DEA asegura que el fentanilo es entre 30 y 50 veces más potente que la heroína y sus efectos son extremadamente peligrosos. Dos miligramos de fentanilo ―equivalentes a unos granos de sal de mesa―, son una dosis letal para la mayor parte de la gente.

El fentanilo está aprobado como anestésico y calmante en los hospitales y su uso es bastante común en los pacientes con cáncer, pero su bajo precio y el alto margen de ganancias para los traficantes lo ha convertido en una de las drogas más usadas para potenciar los efectos de otras drogas alucinógenas.

Hoy, las víctimas del fentanilo no son solo personas comunes y corrientes, como la mayoría de los intoxicados en New Haven.

En 2016, Prince, uno de los cantantes más famosos de Estados Unidos, murió por una sobredosis.

Hace pocas semanas, la cantante y actriz Demi Lovato fue hospitalizada por la misma causa.

El pasado viernes, Mac Miller, un famoso cantante de rap, murió de un ataque cardíaco en su casa de California. Miller padecía depresión y en sus canciones más sombrías de los últimos años eran frecuentes sus referencias a su adicción a los derivados opiáceos, una constante de la nueva generación de raperos de Estados Unidos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    BOCA JUNIORS / RIVER PLATE

    Tras un vibrante clásico, la final de la Copa Libertadores sigue abierta para los dos populares conjuntos.

    $titulo

    JAVIER LÓPEZ

    Defensa del Santa Fe. Contra el Junior ajustó su novena expulsión por violencia contra los rivales.