Padre Juan Pablo Cadona Quintero
Columnista

Padre Juan Pablo Cadona Quintero

Publicado el 20 de marzo de 2017

“TIENE SED”

Es característico del Evangelio de Juan que Jesús se revele a través del diálogo, un diálogo que juega con equívocos y malentendidos. El hecho de que Jesús hable con una mujer samaritana es doblemente sorprendente, incluso escandaloso: un rabí, es decir, un maestro, no se rebaja a hablar con mujeres.

Jesús no solo habla con ella, sino que le pide agua, con lo cual se pone en situación de quedar ritualmente impuro, ya que tocaría el cántaro de una persona impura (samaritana). No es de extrañar que la mujer muestre sorpresa y que también se sorprendan los discípulos.

A través del equívoco, el diálogo va pasando de hablar del agua para beber a hablar del agua viva, que da la vida, es decir, del Espíritu. El agua viva es símbolo de todos los valores de la vida: de la sabiduría, de la Ley, del Espíritu. Parece claro que acá el evangelista piensa en el don del Espíritu que da la vida eterna.

El agua simboliza la palabra de Jesús, su verdad, que cuando no queda como una realidad externa, sino que es interiorizada, se convierte en fuente inagotable de fe, de paz, de esperanza, de alegría, de luz, en el interior del creyente. Esta agua es, aun, en la diversidad de estratos simbólicos que tiene el cuarto evangelio, la acción del Espíritu en el interior del creyente y que lo alimenta al moverlo a hacer la voluntad del Padre.

En la lectura sacramental que de él hace la liturgia, esta agua es el don del bautismo; el agua bautismal es el agua viva que incorpora a Jesucristo, convierte en receptor del Espíritu, sacia la sed con la fe de la Palabra de Cristo y es portadora de salvación. Hay que tener en cuenta que es Dios el primero que “tiene sed” de nosotros.

La pascua nos invita a renovar cada año el camino que empezó en nuestro bautismo, cuando por primera vez nos unimos a Cristo y entramos en su vida o él entró a la nuestra, hoy con la imagen del agua. Luego con la luz y la vida. En la Vigilia Pascual con las tres claves del agua, la luz y la vida, Dios nos quiere comunicar su gracia pascual. Hoy concentra esta gracia dándosenos él mismo como alimento: “el que come mi Carne y bebe mi Sangre, tendrá vida eterna y yo lo resucitaré el último día”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    EDUARDO SÁNCHEZ

    Peluquero colombiano que ha cultivado importante clientela en Madrid. Recibió homenaje esta semana.

    $titulo

    ALIAS “TIMOCHENKO”

    Insiste en insultar la dignidad de las víctimas al decir que a “Mono Jojoy” la historia “lo absolverá”.