Julián Posada
Columnista

Julián Posada

Publicado el 10 de noviembre de 2018

Tinieblas

Las personas con formación universitaria en Colombia ganan más del doble de los que sólo se gradúan de bachilleres, según cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico; de cada 100 niños que se matriculan en primero de primaria solo 39 terminan bachillerato; apenas el 28 % de los colombianos entre 25 y 34 años posee un grado universitario, cada año se gradúa más de medio millón de bachilleres, pero solo unos 10.000 acceden a los beneficios de un programa como Ser Pilo Paga; las necesidades financieras de las 32 universidades públicas del país crecen a un ritmo del 10 % anual pero su déficit es de unos 15 billones de pesos, los expertos señalan que en los próximos cuatro años serán necesarios al menos 20 billones de pesos para solucionar los pasivos financieros, los gastos de funcionamiento y ampliar la cobertura, mientras tanto invertimos más del 3,3 % del PIB en gasto militar, lo que nos convierte en líderes regionales de esta deshonrosa categoría, como si no fuese suficiente con lo que ya le arrebata este y otros gastos a la educación, el actual gobierno pretende además ponerle Iva al conocimiento y la información, gravando libros, periódicos y textos escolares, una manera cruel de perpetuar la ignorancia.

Las cifras anteriores resultan alarmantes, la situación no parece simple y las discusiones son complejas, lo que empezó como una fiesta de protestas y manifestaciones callejeras para reivindicar necesidades de un sector, poco a poco se ha ido convirtiendo en enfrentamientos en los que los elementos explosivos y la casi incineración de un ser humano dan cuenta del desmadre, a las protestas de los estudiantes se han sumado las de los opositores de la reforma tributaria disfrazada; mientras tanto una gran parte del país, incluido el gobierno, parece desconocer la situación o carecer de propuestas y estrategias de fondo que transformen un sector que como el de la educación es clave para el desarrollo de esta sociedad, si queremos eliminar males como la corrupción o la desigualdad debemos invertir aún más en educación, lo que invirtamos allí nos ayudará a salir de pobres, ese sector, si o sí debería ser prioritario para cualquier administración.

Pero a las discusiones sobre presupuestos y finanzas habría que añadir las del futuro, relacionadas con el qué, en qué y cómo formaremos a los estudiantes para los nuevos desafíos, pues parecemos olvidar que ante el aumento de las expectativas de vida, las habilidades para encontrar trabajo y “reciclarse“ laboralmente serán discusiones centrales sobre los modelos de educación en colegios y universidades, dice Noah Harari en su libro “21 lecciones para el siglo XXI” que según muchos pedagogos expertos “las escuelas deberían dedicarse a enseñar las cuatro ces: pensamiento crítico, comunicación, colaboración y creatividad”, se requieren “menos habilidades técnicas y más habilidades de uso general para la vida ... sobre todo necesitaremos reinventarnos una y otra vez”.

Imaginación, prospectiva y sensibilidad deberían ser palabras más frecuentes frente a crisis y reformas pendientes, la creatividad tan vinculada a la economía naranja de la que habla el gobierno, debería ser un instrumento más recurrente en la construcción y ejecución de las políticas de Estado, otras miradas y otras narrativas deberían ser posibles en medio de tantas tinieblas que amenazan.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    ALBERTO DONADÍO COPELLO

    Ganó el Gran Premio a la Vida y Obra de un Periodista del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

    $titulo

    RETENES DE LADRONES

    En Toledo, Norte antioqueño, una banda se dedicaba al hurto a viajeros en las carreteras de esa región.