Jorge Giraldo Ramírez
Columnista

Jorge Giraldo Ramírez

Publicado el 11 de junio de 2018

Trump y la cuestión del estilo

Mucho se ha escrito sobre Donald Trump en tan solo dos años de carrera política. Los personajes disruptivamente tóxicos suelen concentrar mucha fascinación morbosa. Y ello, aunque (o porque), todas las acciones Trump hasta ahora han sido destructivas, pues su propósito declarado fue acabar con la obra de Obama. La razón no se sabe: por liberal, tal vez; por demócrata, quizás; o por negro, nada de raro. Las discusiones habituales sobre el gobierno de Trump giran alrededor de las órdenes ejecutivas, las iniciativas legislativas y los nombramientos en el Ejecutivo. Discusiones en terreno firme, con datos, antecedentes, jurisprudencias, a la vista.

Mi punto es más elusivo pero tanto o más concreto. ¿Qué cambios pueden producir en un país el temperamento y la personalidad de sus gobernantes? Talante, estilo, ejemplo. La filosofía política siempre se ha preocupado por este asunto desde las demandas de prudencia que, para la vida pública, hacía Aristóteles hasta el “Elogio de la templanza” de Norberto Bobbio, pasando por los espejos de príncipes medievales. La despersonalización del poder público, la neutralización de la singularidad personal del gobernante, han llevado a subestimar el papel del agente individual en la política, y con ello los rasgos morales y psicológicos de los individuos que ostentan posiciones de poder.

Cuando Trump dice que los inmigrantes latinos son animales, cuando convierte en normal el mercado sexual, cuando banaliza el patrimonio natural y cultural, cuando les pide a los maestros que vayan armados a las escuelas, cuando ridiculiza las tradiciones que no son anglo, blancas, protestantes (wasp); cuando hace todo esto, ¿qué tipo de comportamientos autoriza a los ciudadanos?, ¿qué temores y acciones suscita entre las personas sindicadas? Sin más datos a la mano, no creo que el renacimiento del Ku-Klux-Klan, la multiplicación de asesinatos por parte de la policía contra hombres negros desarmados, la exhibición descarada de machismo y racismo, y otras conductas sociales reprobables, sean gratuitas. Las produce un ambiente creado desde el gobierno, una autorización implícita del primer magistrado. El analista racional, en las coyunturas electorales, se queda considerando los programas y las propuestas de los candidatos, su hoja de vida. El racionalista suele desechar la persona. En regímenes fuertemente presidencialistas, como Estados Unidos o Colombia, esa faceta del poder es crucial. Alguien señaló los parecidos entre el presidencialismo y las monarquías. Los viejos monarcas se rodeaban de sacerdotes, consejeros, bufones, que embridaran sus demonios. Los antiguos presidentes hacían lo mismo; no tenían las tentaciones de Twitter y dejaban el narcisismo a cargo de los artistas y las gentes del espectáculo.

La legendaria pregunta que se hacían los padres conservadores en los sesenta (¿dejarías salir tu hija con un Stone?), es más aplicable a las campañas presidenciales; al cabo, lo que está en juego es la cultura política o, si se quiere, la salud mental del país.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    IDA VITALE

    Poetisa uruguaya. Ganó el Premio Cervantes, uno de los galardones más importantes de las artes en español.

    $titulo

    UN AÑO SIN EL ARA SAN JUAN

    Un año perdido en las profundidades del Océano Atlántico ajustó el submarino argentino ARA San Juan.