The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 22 de septiembre de 2018

Una forma para que el tráfico de NY se mueva

Por JAY PRIMUS
redaccion@elcolombiano.com.co

El tráfico está estrangulando la vitalidad económica y la calidad de vida de Nueva York, mientras que el sistema de tránsito cruje debido a la falta crónica de inversión. Una solución, la fijación de precios de la congestión, sin duda reduciría el tráfico y generaría ingresos desesperadamente necesarios para el tránsito. Pero esto ha resultado políticamente difícil en Nueva York, tanto cuando se intentó en 2007 como nuevamente este año. El precio por congestión les pide a las personas que paguen por conducir en las carreteras que solían conducir sin cargo, por lo que la política no será más fácil en el corto plazo.

Hay una buena alternativa. Nueva York podría usar un enfoque basado en estacionamiento para lograr gran parte del mismo manejo de la congestión y objetivos de ingresos. Esto tiene tres elementos.

Primero, la ciudad prohibiría a los operadores de parqueaderos cubiertos vender estacionamiento mensual. El estacionamiento mensual es como un bufé libre: si el estacionamiento al lado de su oficina ya está pagado, ¿por qué no conducir al trabajo todos los días?

Exigir que el estacionamiento se venda por hora es como pasar de todo lo que pueda a pedir comida a la carta. Incluso si el costo por hora es el mismo que el que implica una tarifa mensual (US$ 400 por mes es equivalente a US$ 2.50 por hora si estaciona 40 horas a la semana), simplemente asegurar que las personas paguen por el estacionamiento cada vez que conduzcan cambiará la forma en que deciden hacer algunos viajes y, como resultado, reducirá la congestión.

En segundo lugar, Nueva York podría aumentar y ampliar su impuesto de estacionamiento, que ahora es en 18.375% en Manhattan y 10.375% en los otros distritos. Nueva York podría aumentar esto a 35%, expandirlo a todos los distritos y destinar los ingresos a financiar las operaciones de tránsito. El impuesto es en su mayoría invisible para los conductores: con un impuesto de estacionamiento del 35%, un precio de US$ 27 por estacionar durante dos horas significa que se agregaron US$ 7 a US$ 20 por estacionamiento.

Esto es una manera directa, eficiente y sensata de desalentar suavemente la conducción y al mismo tiempo ayudar a financiar mejoras en el transporte público. Así como aquellos con mayores ingresos tienen más probabilidades de conducir hacia la ciudad, hacer que el estacionamiento cueste un poco más para subsidiar el transporte público mejorará la equidad.

Tercero, Nueva York podría requerir que todos los operadores de garajes y lotes ofrezcan un descuento fuera de temporada, como ya se hace en los garajes municipales de San Francisco. Las personas que parquean durante al menos cuatro horas recibirían, digamos, un descuento de US$ 4 por llegar antes de que las calles estén congestionadas, así como un descuento de US$ 4 por irse después de que disminuya el tráfico, con un descuento total de hasta US$ 8. Ese es un poderoso incentivo para que las personas conduzcan cuando hay menos tráfico.

La magia de este manejo es que es equivalente a un recargo por el período pico, pero enmarcado como un descuento fuera del pico: a nadie (aparte de los economistas) le gustan los recargos del período pico, pero a todos les encanta un descuento. El efecto es el mismo, pero la viabilidad política es crucialmente diferente.

Esto también es más factible políticamente que los precios de congestión porque afecta el estacionamiento, algo que la gente ya está acostumbrada a pagar, y requiere solo la aprobación local en lugar de la estatal.

Idealmente, Nueva York complementaría esto con políticas para reducir aún más la congestión y, cuando las personas eligen conducir, facilitaría el estacionamiento.

Ninguna ciudad ha llevado a cabo un plan de manejo de la congestión basado en estacionamiento antes. Nueva York podría mostrarle al mundo cómo la sólida política de estacionamiento, en lugar de fuertes inversiones en tecnología, puede ayudar a abordar el problema urgente y universal de la congestión. Las ciudades están buscando formas de ser inteligentes, y este enfoque no tecnológico, sin costo, sin datos y políticamente factible para la gestión de la congestión podría ser una forma inteligente de avanzar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    VALERIA CABEZAS

    Atleta vallecaucana. La cuarta medalla de oro para Colombia en los Juegos Olímpicos de la Juventud.

    $titulo

    ROBERTO PRIETO

    Acordó con la Fiscalía cinco años de cárcel tras aceptar cargos de corrupción en la Ruta del Sol.