David Escobar Arango
Columnista

David Escobar Arango

Publicado el 23 de julio de 2018

Unos minutos de silencio

Querido Gabriel,

Parece que tuviéramos que estar hablando a toda hora para demostrar nuestra existencia. El mundo está lleno de ruido que no deja pensar ni sentir. Tal vez por eso están apareciendo en algunos países establecimientos con salas insonorizadas mediante la tecnología, para que las personas puedan acceder a unos minutos de silencio.

¿Será posible huir del ruido? ¿Será que el silencio debería dejar de ser un privilegio o una habilidad de pocos, para volverse parte de la vida de familias, organizaciones y personas? ¿Qué tal una tertulia sobre este tema? Sería una magnífica paradoja: una tarde, en la que a veces el río de palabras se detuviera, para permitir a cada uno reflexionar sobre lo escuchado y decantar lo dicho.

¿Será este el momento para educar en esa capacidad de “guardar silencio”, como decían las profesoras del colegio? Podemos comenzar por aprender a callar cuando los demás hablan. Como decía alguien con quien trabajé, cuando se armaba una algarabía en una reunión: “Tengo una idea: hablemos todos al tiempo, para que nos rinda”. La gente sonreía, caía en cuenta y comenzaba a pedir la palabra.

Hace poco, hablando de cómo debe ser un colegio, nos preguntábamos si en medio de tanta clase, juego, música, deporte, y estímulos de todo tipo, debería haber un espacio para estar en silencio. Un lugar donde los niños, los introvertidos o lectores, y al mismo tiempo los más activos y deportistas, puedan aprender del silencio, lejos de la persecución de los gritos de gol, los llantos de dolor por aquel empujón inesperado y los alaridos de alegría adolescente. Concluimos que un colegio bien podría tener una biblioteca y un jardín dedicados al silencio. De esas pausas emergería el lado creativo de cada uno. Esos filósofos, escritores, artistas y músicos que todos llevamos dentro y que necesitamos para vivir, sin importar el trabajo que elijamos.

¿Qué tal si además hacemos silencio al terminar el día? De vez en cuando cae bien entrar a la casa, no prender la música, no hablar, no encender el televisor. ¿No crees que, de esa noche hogareña, sin palabras, pueden surgir más amor, comprensión y paciencia? El autoconocimiento que nace del silencio ayudaría a generar tolerancia al interior de las familias.

Incluso podemos hablar de otro silencio que está de moda y parece tener beneficios inmensos. Algunos lo llaman mindfulness, en inglés, aunque lleva toda la vida por ahí. Se trata de algo tan simple como el acompañamiento de la respiración, la contemplación de la naturaleza, el lento trasegar de los ojos por los versos del soneto o el callado encuentro con los espíritus ancestrales en un templo. Cuando oigo la palabra meditar, recuerdo a mi mamá que decía: “medita esa decisión”. Busco en el diccionario de etimologías para escribirte y encuentro su origen latino, medeor, que quiere decir “sanar, curar, remediar”. ¿Será que el silencio es la última medicina para una sociedad atenazada por el ruido?

Para despedirme, te comparto estas hermosas palabras del prólogo de William Ospina a un libro de poemas de Whitman, porque me parece que lo que dice aplica perfectamente para el silencio al cual aspiramos: “...sabía, como Hölderlin, que lo divino es como la hierba, abundante, sencillo, elemental, inexplicable”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    ENVIGADO HACIA EL TEATRO

    En su edición N°.19, este festival ofrecerá 15 días de artes escénicas con una nutrida y variada oferta.

    $titulo

    GUILLERMO ALFONSO JARAMILLO

    Alcalde de Ibagué. Amenazó con represalias a El Nuevo Día, cuya línea informativa no le gusta. Ya se disculpó.