Diego Aristizábal
Columnista

Diego Aristizábal

Publicado el 09 de agosto de 2018

Vientos huracanados

Por supuesto no hablaré de los discursos del 7 de agosto, ya los medios le han dedicado tanto espacio a eso que no tiene sentido invertir mis 500 palabras en lo mismo, mucho más si me concentro en el desafortunado discurso de un tal Macías. Y si utilizo la expresión “vientos huracanados”, que rondaron la posesión del nuevo presidente de Colombia, es para hablar de lo opuesto a eso, la calma que me generó leer un libro que, por fortuna, compré por recomendación de un librero en España y que ayer, día festivo y tranquilo, leí sin parar, feliz, hasta llegar a sentir otra vez que mi piel se abría para recibir con gracia el alimento de las palabras y las plantas que crecen felices desde mi balcón. Se llama “Ordesa” y es de un escritor que no conocía: Manuel Vilas, español de Barbastro, principalmente poeta.

El libro, según cuenta Vilas, empezó a ser escrito pocos días después de la muerte de su madre, en mayo de 2014, por esas mismas fechas se divorció y él sintió que lo visitaban un montón de sentimientos que no sabía que existían y tenían un aire espectral. Con todo eso que iba sintiendo, también se fue despidiendo de sí mismo. Tomó otro rumbo, otra vida y una renuncia al trabajo empezó a ser parte de sus planes para pasear, mirar las nubes, leer, estar sentado, estar con uno mismo en un gran silencio, esa fue la ganancia. Y al día siguiente... pues Vilas ya no madrugó. Dejó de dar clases en la enseñanza media. “No sabía cuántos años de vida podían quedarme, pero los quería vivir sin esa esclavitud. Pensaba que no me quedaban muchos años, y los pocos que me quedaban quería dedicarlos a la contemplación de mis muertos, a lo que fuese, incluida la mendicidad”.

La escritura empezó a evocar los padres ausentes, ambos protagonistas de “Ordesa”, hasta convertirlos en una leyenda en su corazón. Por estas páginas queda claro que todos somos pobre gente, metidos en el túnel de la existencia, y esto es bueno porque sin los lugares comunes, lo que logran estas palabras tan bellamente escritas, tan dolorosas, es mostrarnos que los seres humanos, constantemente, nos olvidamos qué es eso de la vida y simplemente pasamos por ahí sin saber ni siquiera qué es la muerte. Este libro hace que vuelvas la mirada sobre lo sutil, lo imperceptible, hace que dejes, al menos por un instante, la esclavitud de la cual estamos hechos.

“Ordesa” no es un libro de un pobre diablo que se queja y lamenta su existencia, al contrario, es un libro que nos lleva a sentir de qué manera podemos justificarla, es un libro que, por fortuna, apenas te levantas al amanecer y abres sus páginas en cualquier parte, te hace pensar que, a pesar de todos los discursos, del mismo viento incapaz de llevarse las páginas desafortunadas de un hombrecito, todo estará bien, y hasta la planta de una ventana puede empezar a florecer.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    IDA VITALE

    Poetisa uruguaya. Ganó el Premio Cervantes, uno de los galardones más importantes de las artes en español.

    $titulo

    UN AÑO SIN EL ARA SAN JUAN

    Un año perdido en las profundidades del Océano Atlántico ajustó el submarino argentino ARA San Juan.