Humberto Montero
Columnista

Humberto Montero

Publicado el 03 de julio de 2018

¡Viva México, cabrones!

Hubo un tiempo en el que los colonos protestantes de la América del Norte eran los parias del continente. Unos muertos de hambre en comparación con ustedes, mejor dicho, con sus antepasados. Mientras sus economías basadas en las plantaciones apenas emergían y su supervivencia se veía amenazada por inundaciones, plagas, tornados y un sinfín de tribus indias nada civilizadas, esos granjeros veían con admiración y envidia cómo en la América hispana florecían las metrópolis y las universidades, el comercio bullía en las ciudades y puertos, y se abrían sin cesar rutas por todo el continente. En esa América, la de los virreinatos de la Nueva España y del Perú, donde la mayoría de sus habitantes tenía los mismos derechos que los de cualquier otra parte del Imperio, fuera en Nápoles, en Bruselas o en Sevilla, las razas se mezclaban y daban lugar a decenas de denominaciones coloridas mientras los pobres colonos de la costa Atlántica norteamericana pasaban penurias, fríos inviernos cubiertos de nieve hasta las orejas y castigaban cualquier mezcla entre blancos y el resto de razas. La vida puritana te llevará al cielo, pero el tránsito terrestre es mucho más aburrido que el católico. Solo la llegada de ingentes barcos esclavistas, cargados de mano de obra gratuita, logró que los colonos, súbditos de segunda de la corona inglesa, sacaran la cabeza del tiesto. La envidia era tan intensa que soldados salidos de esas colonias, como el virginiano Lawrence Washington, hermano del primer presidente de EE. UU., se unió a la armada de Vernon con el anhelo de saquear Cartagena de Indias y acabar con la hegemonía militar y comercial que aún mantenía el Imperio español en toda América, gracias a sus fuertes, plazas, fuerzas navales y terrestres, redes de espionaje y posesiones por doquier pese a su claro declive en Europa. Corría el año de gracia de 1741 y, tras saquear el fortín panameño de Portobelo, de donde salía hacia España el 20 % del oro y plata americana (el llamado Quinto Real) ya que el 80 % restante sirvió para levantar toda la América española, los corsarios toparon con un genio militar: el vasco Blas de Lezo, a quien alguien debería dedicar una película glosando su genio y figura. Al menos durante otros 70 años, tras la brutal victoria de Blas de Lezo, los colonos vieron cómo seguían siendo segundones a uno y otro lado del Atlántico. Por eso, en cuanto tuvieron ocasión, robaron a los mexicanos todo lo que pudieron y más. Y por eso, algunos desgraciados apoyan la descabellada idea de Trump de levantar un muro con México, quien además se jacta de que hará pagar la construcción a sus vecinos del sur. Y es que aún hay una Norteamérica protestante, descendiente de aquellos colonos, que odia compartir continente con una mayoría hispanohablante, que se cree el pueblo elegido y piensa que los malditos “chicanos” son seres inferiores. No es solo la América profunda, la del típico palurdo de los pantanos sureños. También es la América pija de Trump, la de los cócteles en sus residencias de la Florida, la que no sale de Estados Unidos porque “ahí afuera todo es peligroso o demasiado liberal”, como los europeos o canadienses. Son pocos, pero poderosos. Y a todos ellos les ha salido un grano en el trasero llamado Andrés Manuel López Obrador. Aunque, como imaginarán, el presiente electo de México no es santo de mi devoción, nos esperan al menos gloriosos días en los que el Twitter de Trump va a echar humo contra AMLO. Y algo me dice que el veterano dirigente mexicano no se va a andar corto en la respuesta. Y hará bien, pues el memo del Norte no le considera más que un vendedor de tacos ambulante. Me lo imagino ya como un combate de lucha: “El Rojo Enmascarado” vs. “The Fat Carrot”. Hagan sus apuestas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    UNIVERSIDAD CES
    Autorizada por Mineducación para ofrecer Ingeniería Biomédica, como nueva opción para los futuros profesionales.

    $titulo

    CONSUMO INDUCIDO DE DROGA
    Alarmante el video de tres jovencitas en Cali que inducen a una niña de cuatro años a fumar marihuana.