Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 08 de febrero de 2018

Voladuras por la paz

Por Tomás Porras Naranjo
Universidad Pontificia Bolivariana
Fac. de Ingeniería Eléctrica, 1° semestre tporrasn@gmail.com

Luego de más de sesenta años de cronología violenta, ha llegado la “paz”. La misma, por supuesto, nunca incluyó dentro de su amplio contexto, promulgado por el gobierno con el eslogan de “verdad, justicia, reparación y no repetición”, algunos fenómenos “mínimos” que afectan al país; rezagos de eras pasadas atravesados en la etapa de tranquilidad que actualmente vivimos.

Dentro de la amplia noción de “paz” que el gobierno planteó durante años para promover el acuerdo con las Farc, siendo el mismo, en palabras del exministro del Interior Juan Fernando Cristo, «la oportunidad única para vivir en la Colombia que merecemos», quedó olvidado el Eln como actor en el marco del conflicto armado en Colombia.

Sin embargo, al ser este el primer gobierno en alcanzar la “paz”, con un presidente reconocido internacionalmente como líder en el tema, se ha buscado solucionar esta “leve” brecha en el marco del olvido y la guerra. Siempre con las manos abiertas, la administración ha recibido los ataques del grupo armado con calma, y la nueva estrategia de negociación, al parecer, se reduce a las amenazas de “actuar con contundencia”, a las súplicas de las Naciones Unidas, del Presidente de la República y la Iglesia católica. Esto ha ocurrido desde que prácticas como los secuestros y las extorsiones, y la voladura de la infraestructura, se han convertido en una forma de presión política al Estado y, al mismo tiempo, en incentivos para el diálogo. Ejemplo de ello ocurrió el 14 de abril del 2015, cuando once militares fueron asesinados por las Farc, en Cauca, en medio del cese al fuego con la misma guerrilla.

Como lo hicieron antaño las Farc, el ELN no se ha quedado atrás manifestando su sincera voluntad de paz por medio de acciones como la voladura del oleoducto transandino y el oleoducto Caño Limón – Coveñas, la quema de un bus en Arauca, el intento infructuoso de volar una torre de energía en Antioquia y, además, el secuestro de un contratista de Ecopetrol.

Siendo la paz un deber de obligatorio cumplimiento, cabe aún preguntarse si las acciones de la guerrilla tienden a sanar las heridas del conflicto y si la respuesta del gobierno será de aquiescencia en medio del chantaje del grupo. ¿Funcionará de nuevo el terrorismo para alcanzar la paz? .

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    UNIVERSIDAD EAFIT
    Le fue renovada la Acreditación Institucional de Alta Calidad. Suma 22 años seguidos con este reconocimiento.

    $titulo

    TRANSPORTE ESCOLAR ILEGAL

    En un carro pequeño iban 10 niños para un colegio. Irresponsabilidad del conductor y de los padres.