Arturo Guerrero
Columnista

Arturo Guerrero

Publicado el 27 de junio de 2018

Weiwei, pintor de cámara en mano

La figura de Ai Weiwei, regordete, con hilacha de barba blanca delgada, párpados saltados, casi un buda, es ya un ícono del XXI. 60 años, pintor, escultor, arquitecto, artista visual conceptual, disidente del régimen de Pekín donde nació. Con cámara en mano recorrió medio mundo detrás de los refugiados.

Tras este paneo por la miseria humana contemporánea, realizó su documental Marea humana, de dos horas y media tras las cuales el espectador sale a la vez extenuado y cautivado.

Extenuado porque acaba de confrontarse con el éxodo que convulsiona a todos los continentes con excepción de Oceanía. Los marchantes huyen de las guerras atravesando una penuria que es otra guerra. Escapan del hambre hacia otra hambre del cuerpo y del espíritu.

La película es una tragedia contemporánea protagonizada especialmente por niños, mujeres y viejos. Todas las razas y religiones están representadas, sus cultos, sus bailes, sus colores, sus zapatos destrozados por parejo.

No obstante, esta épica es representada por un artista. Y este artista logra embelesar gracias a dosis sorpresivas de belleza amarga. Esos campos sembrados de verde al lado derecho del camino, a cuya izquierda se yerguen esqueletos de árboles que van hacia el polvo.

Esas miradas contraídas de mujeres, delante de una sábana blanca, que se fijan como cuadros de un museo de lamentaciones. Esas adolescentes palestinas que ríen mientras lamentan la confinación de sus sueños cosmopolitas.

Es patente que los grandes primeros planos sobre los despojos de los peregrinos, las tomas aéreas en cámara rápida sobre seres humanos que son hormigas, las estelas marinas de los barcos atiborrados, el conjunto de la exhibición visual, es salida de la maestría de un artista que fue asesor del célebre estadio Nido de Pájaro para los Olímpicos de hace diez años.

Lo mismo se diría de los versos de poetas originarios de los países que expulsan a sus gentes. Son escogidos por un director que es hijo de poeta, amigo de poetas.

En Europa critican a Weiwei por incluirse y actuar en pantalla al lado de los protagonistas del éxodo. “Exceso de ego”, mascullan. Desde el trópico se vería más bien como una presencia bonachona, humorística a veces, de un artista discordante que no separa su vida del arte que crea.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    JON MCBRIDE

    Astronauta estadounidense del transbordador Challenger, estuvo en Medellín dando charlas para jóvenes.

    $titulo

    AGRESIÓN A GUARDAS DE T.

    En video quedó la violenta e injustificada agresión a unos agentes de tránsito que hacían un operativo.