Editorial

Gaviria y un país que soñamos

La historia de los Gaviria Rendón permite reflexionar sobre la Colombia que queremos: de niños y jóvenes hijos del afecto, la disciplina, el compromiso y la generosidad familiar y comunitaria.
Gaviria y un país que soñamos
ilustración esteban parís Publicado el 20 de mayo de 2017

La velocidad de los cuatro triunfos del ciclista Fernando Gaviria en el Giro de Italia arrastra un país ávido de salir adelante y de hacerse sentir. Muy capaz, pero frustrado a veces por la marginalidad. Deseoso, aunque al tiempo con la timidez de las regiones. Talentoso y extrañamente derrotado por desacuerdos y envidias. En la meta de Tortona, lo esperaba ayer el futbolista Luis Fernando Muriel, muchacho de la costa Caribe que trata de sobresalir en el fútbol italiano. Compatriotas, ambos hijos de la sencillez y las limitaciones, que dejan en alto el nombre y la imagen de Colombia. Vencedores, como Juan G. Cuadrado, en Turín y Radamel Falcao, en Monaco. Europa a los pies de chicos que se han hecho a pulso.

A nuestra nación le hacen falta estas escenas y personajes capaces de hacernos dudar seriamente de que las divisiones y la violencia sean el único y recurrente destino. Si ellos lo han logrado, contra el escepticismo y las contingencias, contra la escasez e incluso los rechazos, ¿por qué a Colombia le cuesta tanto conquistar un futuro menos fragmentado y azaroso?

Podría empezar esta historia de respuestas y reflexiones por decir que Fernando Gaviria es hijo de un maestro pensionado, Don José Hernando, así con mayúsculas, que ha dedicado su vida a recorrer las carreteras de La Ceja y los municipios del Oriente de Antioquia acompañando no solo a Fernando y su hija Juliana, deportistas ya campeones y consagrados, sino a unos 50 niños de su escuela de iniciación.

Primer elemento: unidad familiar, respaldo, presencia, afecto, amor en suma, que pudieron llenar de seguridad y certidumbre al muchacho que hoy ha ganado cuatro etapas en un solo Giro de Italia como ningún otro colombiano. La misma protección que tuvo Nairo Quintana, un campesino boyacense, de sus padres Luis y Eloísa, dueños de una tienda y una parcela de papa.

En La Ceja todos saben que Don Hernando, silencioso, gasta parte de sus ingresos en los chicos a los que trata de enamorar del deporte. Más que un entrenador, es un formador. Más que alguien interesado en percibir dividendos por trabajar con la juventud cejeña, es un colombiano generoso que da de lo que tiene. Sobra decir que así, con ejemplos como el suyo, es posible construir un país con menos envidias y egoísmos.

La felicidad debe ser un elemento central del proyecto de formación de jóvenes y líderes que emprenda la nación los próximos años. Los padres de Gaviria, lo dicen sus propios coterráneos, tuvieron la paciencia y el tacto para llevarlo del patinaje al ciclismo hasta que encontró su lugar en el mundo. Para ello, también contaron con un entorno estatal que les permitió seguir su desarrollo humano y deportivo. Se necesita un gobierno que apoye y estimule los programas en las regiones y desde las regiones.

La historia de Gaviria encarna optimismo y convicción, compromiso y entrega por el país. Invita a una sociedad que se busque y se entienda disciplinada, visionaria, trasparente, educada. Afectuosa, alejada de los rencores que anulan las energías colectivas. Paciente y trabajadora.

Hay que rescatar la historia de los Gaviria Rendón. De ciudadanos corrientes, como Don Hernando, a quien todos saben en La Ceja que volverá, después de los triunfos de su hijo en Italia, a recorrer las carreteras del pueblo para formar a más campeones, o por lo menos a más muchachos decentes y admirables.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    UNIVERSIDAD CES

    Puso al servicio de la comunidad un moderno resonador magnético en el Centro de Veterinaria y Zootecnia.

    $titulo

    BANDAS DE EXTORSIONISTAS

    103 personas se dedicaban a la extorsión en el Valle de Aburrá. Por fortuna fueron capturadas por la Policía.