Editorial

Juan C. Restrepo cesó con el Eln

Retiro del negociador jefe en Quito abre interrogantes sobre futuro de la tregua bilateral con esa guerrilla, sobre su reemplazo y sobre lo que ocurrirá con un proceso que, él anticipaba, no sería fácil.
Juan C. Restrepo cesó con el Eln
ilustración esteban parís Publicado el 05 de diciembre de 2017

Juan Camilo Restrepo sabía que el proceso con el Eln sería, para usar sus palabras, “duro”. También tenía claro que estaba frente a un grupo guerrillero que, para negociar, es más ideológico que práctico y que por su organización federada siempre encuentra disparidad de criterios y resistencias en sus frentes para la toma de decisiones.

Ayer, cuando parecía que el plenipotenciario del Gobierno Nacional en la mesa de negociación en Quito ya iba encontrando el ritmo de las conversaciones y que el buen viento de la tregua bilateral lo llevaba a adentrarse en los detalles de la agenda, en un 2018 que será decisivo, él anunció que su ciclo “al frente del equipo negociador con el Eln se está cerrando”.

Para completar las razones de su decisión, el exministro habló de que además debe atender compromisos y responsabilidades de carácter personal y profesional que le exigirán estar de lleno en Bogotá. La más demandante de esas gestiones será su designación en el Tribunal de Arbitramento, en la Cámara de Comercio Internacional de París.

Más allá de sus retos pendientes, relacionados con sus conocimientos económicos, comerciales y del Estado, con una experiencia valiosa, hay que advertir lo que significa estar sentado con un Eln que mantenía una agenda paralela de reuniones con emisarios como Álvaro Leyva e Iván Cepeda, nombrados por el propio presidente Santos.

Ante esas reuniones, a las que él asistió un par de veces, y las reflexiones y direccionamientos que se estaban trazando en lo que parecía un doble contacto del Gobierno Nacional, que incomodaba a Restrepo Salazar, y ante las fricciones que ello trajo con el jefe negociador del Eln, Pablo Beltrán, y debido a algunas fisuras en el equipo oficial, el interés del plenipotenciario en seguir se habría desgastado.

A ello se sumaron las violaciones a la tregua, con excusas falaces de la guerrilla, como en el caso del asesinato a quemarropa y por la espalda del líder indígena Aulio Isarama Forastero, en Chocó, según constató Medicina Legal, y no por negarse a caminar y en un forcejeo del gobernador con un guerrillero, como pretendió presentarlo el Comando Central de Eln.

En el Alto Baudó, los subversivos mantienen confinadas a las comunidades aborígenes y las citan a reuniones en las que imparten instrucciones. Además, los “frentes elenos” continúan la siembra de minas antipersonal en zonas críticas de minería ilegal, cultivos ilícitos y narcotráfico como Tumaco, Catatumbo, Cauca y el mismo Baudó.

En una paradoja, esa tregua constituye el mayor de los logros de Restrepo Salazar en la mesa de negociaciones con el Eln, una guerrilla que él mismo observa no se había sentado a un diálogo formal con el Gobierno en 50 años de conflicto armado.

En el nivel de confidencialidad y discreción en que se mueve el negociador y en el estilo sobrio que lo caracteriza, no conoceremos si su renuncia se deba también a reservas morales y éticas, y a diferencias insolubles, ante el rumbo que puedan tomar unas negociaciones alimentadas por directrices ajenas a su visión, voluntad y control.

La salida de Juan Camilo Restrepo, al terminar 2017, obliga a pensar de inmediato en un remplazo que no se ve fácil por la época decembrina, pero sobre todo por el nivel de responsabilidades y complejidad que tiene negociar con una guerrilla veleidosa, esquiva y beligerante, que no ha querido renunciar, sin rodeos, al secuestro.

Hay que agradecer al exministro la buena fe y la integridad de sus oficios, pero hay que ponerse a calcular el futuro de una negociación lenta, enrarecida y “dura” que entra en un limbo transitorio mientras el Gobierno Nacional encuentra al plenipotenciario ideal para conducirla.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    PEDRO CAUSIL
    Primer colombiano que clasifica a unos Juegos Olímpicos de Invierno. Lo hará en patinaje en el hielo.

    $titulo

    ALIAS “JESÚS SANTRICH”
    Increpó y quiso callar a un periodista que le hizo una pregunta pertinente a otro miembro del partido Farc.