Editorial

Las Farc: empeños estériles

Homenajear al “Mono Jojoy”, buscar audiencia con el Papa en calidad de víctimas, entregar traperos y baldes para reparar víctimas, sin sonrojarse, ratifican la distancia de las Farc con el país.
Las Farc: empeños estériles
ilustración esteban parís Publicado el 24 de septiembre de 2017

Los dos primeros meses de las Farc en la política dejan un balance pobre y una imagen de torpeza. Era de esperarse que tuviesen dificultades en ese tránsito de las armas a la civilidad y, mucho más, a su conversión en un movimiento capaz de captar la atención de un país que aún no se acostumbra a pensar que sus otrora verdugos ahora puedan representar aspiraciones de bienestar y paz.

Pero, más que esa imagen cargada de contradicciones, con una guerrilla que decide conservar su denominación (esa marca) de una indiscutible recordación negativa, las Farc ahondan su impopularidad con anuncios que el común de los colombianos recibe como provocaciones y afrentas injustificables.

La última parte de esta cadena de errores insultantes resultó ser la convocatoria, el viernes, a rendir tributo y a elevar a la categoría de héroe a uno de los más implacables y despiadados guerrilleros que haya conocido la historia de Colombia y América: Víctor Julio Suárez, “Jorge Briceño o Mono Jojoy”, jefe militar e integrante del disuelto Secretariado de las Farc, abatido por la Fuerza Aérea Colombiana en septiembre de 2010.

Las redes sociales, los sondeos de opinión y las reacciones espontáneas de la ciudadanía, a través de otros medios de comunicación, dejaron una conclusión lapidaria: ¿cómo es posible que a las Farc se les ocurra rendir honores a quien resulta imposible darle honor? En la memoria pública aún gravitan los crímenes de lesa humanidad de los que fue autor Jojoy.

Hay imágenes incluso icónicas de su impiedad: los campos donde concentró a líderes políticos, militares y policías, en condiciones inhumanas, oprobiosas. Las entrevistas en las cuales hacia adentro de las Farc se erigía como un “camarada admirable y respetado”, pero en las cuales brillaban su ironía y dureza para hablar de secuestrados e “impuestos revolucionarios”, toda esa retórica grotesca que él recitaba sin inmutarse mientras que las víctimas le imploraban algún asomo de humanidad.

De estas “movidas políticas” de las Farc también hace parte reciente la presentación de un listado de enseres que estaba dentro de los bienes entregados al Estado como gesto de abandono de la ilegalidad y como capital para reparar a las víctimas de la violencia ejercida durante 52 años de lucha armada. Esos baldes, traperos y trastos que la opinión pública consideró innecesarios y humillantes.

Y a estas primeras incursiones desde la política legal, cómo no agregar el atrevimiento de que el Papa Francisco, en su visita a Colombia, les concediera una audiencia en calidad de víctimas del Estado. Mientras que el Pontífice invitaba a dar el primer paso (hacia adelante) las Farc daban dos hacia atrás. Mientras que Bergoglio reclamaba la autocrítica, las Farc pretendían sostener que el problema es este país que las llevó a sufrir los rigores de la guerra.

El cuadro lo completa la pugna por el poder interno que desveló en una carta a su militancia Rodrigo Londoño, antes “Timochenko”, disputa inspirada en buena medida porque hay divisiones frente a los acuerdos de La Habana. ¿Acaso es posible que en las Farc haya quienes esperaban más garantías de la sociedad y del Gobierno colombianos?

El nuevo movimiento político Farc (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común) arranca con problemas notorios de enfoque y perspectiva de los conflictos y dificultades del país. Pretende empeñarse con necedad en apuestas sin fondos, sin sentido, cuasi disparatadas. Vaya si le será difícil conquistar la credibilidad y la aceptación ciudadana.

Tal vez se explique esa desubicación en los 52 años en la selva y el monte, desconectadas de la realidad y las necesidades de la nación. O acaso sea que su desfachatez habitual aún no se ha desarmado.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    LA MÚSICA LLANERA

    La Unesco declaró los cantos colombo-venezolanos Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humaniodad.

    $titulo

    PAOLO GUERRERO

    Futbolista estrella del Perú y del Flamengo. La FIFA lo suspendió por un año por consumo de cocaína.