Editorial

Medellín, centro y periferia

El orden ciudadano se desvanece a medida que se avanza a los barrios populares en las laderas. Urge afianzar el respeto a las normas en esas comunidades, con un modelo integral de cultura.
Medellín, centro y periferia
ilustración esteban parís Publicado el 17 de febrero de 2017

Medellín no puede ser, al tiempo, dos ciudades: una del área central y llana de su geografía en donde hay un control y un orden aceptables, y otra en los barrios más populosos de las laderas en donde los ciudadanos se relajan y viven bajo otros códigos, incluso pasando por encima de las normas de tránsito, la ocupación regulada del espacio público y el respeto de los derechos del otro.

Mientras que en las avenidas principales, el centro histórico y los vecindarios ubicados en la barriga del Valle de Aburrá se deben respetar los semáforos, las aceras y corredores peatonales, las ciclorrutas, los niveles de ruido y la ocupación del espacio público, en las lomas del centroriente y centroccidente, y en la parte alta de las comunas del noroccidente y del nororiente, reinan el caos y la anomia.

Esa anomia se refiere a la ausencia de ley, la carencia de normas sociales o su degradación. Es decir, una parte de los ciudadanos desconoce esos códigos y otra, aun sabiendo que deben cumplirse las normas, las ignora.

Este diario hizo un recorrido por aquellos rincones de la ciudad en los que el orden y los controles parecen desvanecerse a medida que hay más distancia del corazón, del centro plano de Medellín. El paisaje: motociclistas sin casco, automotores sin documentación, parqueados en cualquier lugar, invasión del espacio público por tenderetes de todo tipo, “contrabandos” de energía, conductores que no respetan los semáforos, partidos de fútbol y verbenas con los que se cierran calles. Un largo etcétera de violaciones de la ley.

Si bien aquellos vecindarios, en parte, son resultado de la improvisación, de una migración campo-ciudad desordenada, sin procesos de planeación urbana, y aunque en ellos por supuesto hay un déficit notorio de espacio público, es necesario que se desplieguen mayores recursos y estrategias para hacer cumplir los códigos, en el sentido estricto, pero también para crear, para estimular, para desarrollar una cultura ciudadana que permita que los individuos no solo reaccionen ante las medidas represivas y sancionatorias, sino que se basen en el respeto al otro y sus derechos, desde núcleos decisivos como el hogar, la escuela y los espacios de socialización comunitaria.

La Alcaldía, según el informe citado, hace esfuerzos notorios con el envío de policía de tránsito, la instalación de cámaras de seguridad y control, el combate a las bandas y la ilegalidad, el desarrollo de obras de infraestructura y vías, las brigadas de inspección a establecimientos y la atención a la infancia, entre otros procesos, pero hace falta que los medellinenses y sus líderes cívicos y comunitarios incentiven el cumplimiento de las normas y el respeto a los derechos de los demás.

Hay que esperar por lo pronto que el Código de Policía sea una herramienta útil y expedita de sanción y prevención de este caos que hoy afecta a miles de habitantes de las laderas. Los progresos de las urbes más desarrolladas se miden también con estos indicadores de calidad de vida en civismo y convivencia.

Se deben llenar poco a poco los vacíos de institucionalidad y autoridad, pero también de formación ciudadana, para que Medellín se convierta realmente en una ciudad moderna. Una modernidad no solo planteada y concebida en obras de hierro y cemento sino moldeada desde el espíritu mismo de aprecio por la legalidad y por la ética. Ahí, entonces, sí marcaremos diferencias humanas y sociales que nos llenen de más orgullo ante el país y el mundo.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    CAMILO MARULANDA

    Será el nuevo presidente de Isagén. Tiene amplia experiencia tras ocupar altos cargos en el sector energético.

    $titulo

    VIOLENCIA EN ALTAVISTA

    No paran los asesinatos de jóvenes y los enfrentamientos entre bandas en este sector de la ciudad.