Colombia, Inicio Terra Aviso legal y privacidad






Primera parte

El Código Penal

Si de lo que se trata es de examinar los contenidos y alcances de lo que se denomina el Nuevo Código Penal, procedente es comenzar por dilucidar, inicialmente, qué es o qué se entiende por la palabra "Código"

Para tales efectos, digamos que un Código está constituido por un cuerpo integral en el que, en la medida de lo posible, se contienen todas las normas y disposiciones que desde una perspectiva jurídica regulan determinada materia. Así las cosas, existe el código civil, el código laboral, el código de comercio, el código penal, etc..

Y se dice que se trata de un cuerpo en el que en la medida de lo posible se regula jurídicamente determinada materia, por cuanto suele ocurrir que con posterioridad a la emisión de un código se expidan nuevas disposiciones legales relacionadas con lo mismo, las que a su vez no llegan a ser parte del código ya expedido, pero pueden, o bien adicionarlo, o bien modificarlo.

Ahora bien: en el caso concreto del código penal, y en consecuencia con lo que viene de decirse, este es el cuerpo contentivo de todas las normas y disposiciones que regulan lo referente a la conducta punible, su estructura, las consecuencias jurídicas que de su realización se derivan, además de lo que atañe a las diversas figuras o comportamientos delictuosos.

El código penal se divide en dos partes como son la general y la especial:

La parte general se integra por las disposiciones que se refieren a la estructura esencial del delito considerado en abstracto: allí se definen los elementos constitutivos del delito, como las consecuencias que de su realización se derivan, tanto de índole penal como de índole civil (indemnización de perjuicios), amén de aspectos tales como la circunstancias generales que agravan o atenúan las penas. También es tema de regulación por la parte general lo referente a las circunstancias excluyentes de la responsabilidad penal, tales como la legítima defensa, el estado de necesidad, la insuperable coacción ajena, el caso fortuito o la fuerza mayor, etc. Aparte de lo anterior, también le corresponde a la parte general establecer qué personas son inimputables, y cuál es el tratamiento pertinente en relación con las mismas en el evento de la realización de una conducta prohibida que, de ser cometida por una persona imputable genera una pena, y de ser realizada por una persona inimputable genera una medida de seguridad, que antes que un castigo constituye, si se quiere, una medida profiláctica y curativa.

La parte especial, a su turno, estriba en la descripción de los comportamientos cuya realización genera consecuencias punibles, descripción esta que se denomina el "tipo penal", y que comporta, como se verá posteriormente, el punto de referencia para el predicamento de una característica esencial al delito como es la tipicidad. Adicionalmente, en la parte especial se establece, para cada caso en particular, vale decir, para cada conducta punible, la consecuencia jurídico-penal correspondiente traducida en la pena imponible.

Es importante anotar que para efectos de la aplicación del código penal, el mismo código establece, a título de presupuesto, unas normas rectoras de obligatorio cumplimiento para quienes administran justicia en la materia, como son las atinentes al reconocimiento de la dignidad humana; a las funciones de la pena; al hecho de que no se pueda juzgar a una persona dos veces por la misma conducta cometida en una sola ocasión; a la igualdad de las personas ante la ley; al principio de legalidad, según el cual tanto la conducta prohibida como la pena que genera deben estar previamente establecidas en la ley; etc.

Teniendo en cuenta que, como anteriormente se dijera, el código penal regula todo lo atinente a la conducta punible tanto desde una óptica general como particular o especial, procedente es que a continuación se de una noción acerca de la misma.

 

Copyright © 2001 EL COLOMBIANO LTDA. & CIA. S.C.A. >>>> Correo electrónico - Aviso Legal