Trump presidente deja un mar de dudas

  • Las semanas posteriores a la victoria electoral de Donald Trump, el 8 de noviembre, fueron confirmando que su Gobierno será contrario a los anhelos del establecimiento. FOTO ap
    Las semanas posteriores a la victoria electoral de Donald Trump, el 8 de noviembre, fueron confirmando que su Gobierno será contrario a los anhelos del establecimiento. FOTO ap
Por mariana escobar roldán | Publicado el 31 de diciembre de 2016
En Definitiva

La elección de Donald Trump como próximo presidente de Estados Unidos siembra dudas sobre las causas de su victoria y cómo manejará su política interna y externa.

Twitter, arma y altavoz de Donald Trump durante su campaña por la Casa Blanca, fue el escenario en el que el magnate dio la primera señal sobre su victoria el 9 de noviembre.

Con 18 millones de seguidores, seis millones más que su excontrincante Hillary Clinton, el empresario inmobiliario modificó en la madrugada de aquel miércoles su descripción en la red social por “Presidente electo de Estados Unidos”.

“¡Qué noche tan hermosa e importante! Los hombres y mujeres olvidados nunca más serán olvidados. Nos uniremos como nunca antes”, publicó después, enviando al mundo un mensaje de que el Trump divisor e incendiario de la contienda, tal vez (y así lo anhela el establecimiento en Washington), ya no será el mismo.

Completamente ajeno a la política hasta hace poco más de un año, el millonario y exestrella de la televisión superó de forma inesperada los 270 votos electorales necesarios para llegar a la Casa Blanca y acabar con el sueño de su rival demócrata de convertirse en la primera mujer presidenta de esa nación.

Los 306 votos electorales que se llevó, frente a 232 de la demócrata, dejaron sorpresas y desencantos. Trump no solo salió victorioso en los bastiones republicanos, como era de esperarse, sino que arrasó en los llamados estados bisagra (aquellos que no tienen una identificación política clara, como Florida, Carolina del Norte y Ohio) e incluso en feudos demócratas, como Míchigan y Wisconsin.

El triunfo fue categórico, y la misma Clinton y el presidente Barack Obama, pese a las diferencias con el republicano, no tuvieron más opción que reconocer su derrota en un tono notablemente conciliador. La primera incluso se ofreció a trabajar con él, “por el bien de nuestro país”, y el otro lo invitó a la Casa Blanca para comenzar una “transición pacífica” de poder.

En cambio, muchas dudas quedaron entre la población. Los sondeos, casi siempre favorables a Clinton, el rechazo casi unánime de los medios de comunicación hacia Trump y las inquietudes por parte de gobiernos aliados de EE. UU., descartaban la posibilidad de una presidencia suya y, por ende, acentuaron la incertidumbre cuando se conocieron los resultados.

Aunque poco se sabe sobre las características que tendrá un gobierno con el magnate a la cabeza, las predicciones dan respuestas a las preguntas que afloran en Estados Unidos y en el resto del planeta.

¿Por qué ganó un outsider y vulgar?

Trump, en parte, representaba durante la campaña lo que era la democracia en Estados Unidos de hace un siglo, antes de la profesionalización de la política: un líder que responde al blanco de la clase media o baja, con mal inglés, que tiene una forma tosca de hablar y de andar y que parece no muy bien educado.

Así lo refirió José Gabilondo, internacionalista de la Universidad de La Florida, para quien, pese a que el republicano era un millonario de Nueva York, esas características conectaron a las clases populares, que demostraron no necesitar las respuestas sofisticadas, matizadas y programáticas de Clinton.

Pero más allá de ser un tema racial, Christopher Sabatini, internacionalista de la Universidad de Columbia, explicó que un área muy angustiada, frustrada e insegura sobre la situación económica y sobre el mundo de afuera fueron capturados por Trump. “Lo que nadie esperaba en Nueva York y California, es que esa porción de la población en el resto del país iba a ser tan grande”, advierte, y agrega que en esos momentos, la antipatía de una clase percibida como elitista (que para él, también votó por Trump), superó la racionalidad. A lo anterior, se suma que Clinton fue un candidata debilitada por las investigaciones en su contra.

Minorías y encuestas fallaron

Para Harley Shaiken, docente de la Universidad de California, es insólita la forma en que se equivocaron las encuestas en esta campaña, poniendo siempre a Clinton sobre Trump, con un promedio de entre dos y seis puntos.

El por qué del error todavía es desconocido. En consecuencia, no solo los republicanos moderados votaron por Trump pensando que no iba a ganar, “solo por voto representativo”, sino que los latinos y afroamericanos no salieron con la fuerza suficiente.

Aunque es verdad que Estados Unidos es cada vez menos blanco y que las minorías son nicho de los demócratas, sin una participación activa de estas, de nada se beneficiaba Clinton. De hecho, el 30 % de los votantes de Trump fueron no blancos.

¿Qué tanta culpa tuvieron los medios?

Martin Baron, director del Washington Post, le dijo a EL COLOMBIANO en su visita a Medellín que el periodismo estadounidense hizo su trabajo en las elecciones de ese país. Según explicó, las audiencias realmente sintieron la barrera que separó a la publicación de noticias diarias respecto a los editoriales (a favor o en contra de uno u otro candidato). Además, destacó las investigaciones, como la que su diario hizo sobre los antecedentes de Trump sobre su trato a las mujeres, y que cuando hubo falsedades, “se investigaron y se describieron como tales”.

No obstante, Jeff Jarvis, reconocido experto en medios digitales, afirma que, sobre todo la televisión, creó un falso balance entre las informaciones que se publicaban sobre los candidatos y terminaron beneficiando mucho más a Trump. “En su intento de ser equitativos, hubo una tendencia de darle espacio al aire gratis a Trump, porque decía cosas tan raras, tan fuera de lo normal, que no hicieron clara la diferencia entre los problemas y escándalos de los dos candidatos”, anotó, y añadió que no hubo justicia con Clinton al ponerla al nivel del empresario.

¿Cuál será el futuro de los republicanos?

Para Juan Hernández, estratega republicano, los demócratas se confiaron, no salieron a votar por Clinton, con la intensidad con la que lo hicieron por Obama, y no lograron “salvar la nación”, como pretendían. “Creyeron que su proyecto iba a continuar, que nada lo detendría, y mientras tanto tomó ventaja el electorado que estaba contra el statu quo, que votó por una expresión de coraje”, anota.

Entretanto, Hernández pronosticó que en los días que siguieron a los comicios, una gran variedad de voces distintas surgirían del Partido Republicano, y no necesariamente todos se irán con Trump por el hecho de haber ganado. Por un lado, los pilares del movimiento, que no están de acuerdo con la visión de Obama, pero tampoco con la del magnate, tendrán que buscar rápido una posición. Otros, de centro, empujarán al presidente electo para que no sea el Trump de la campaña, sino que sea un “presidente para todos, como lo prometió”.

El estratega esperaba que los demócratas demostraran su coraje y no provocaran un movimiento de violencia en la calle. “Despertamos en un país diferente esta mañana, y tenemos que luchar porque no se haga lo que Trump prometió en campaña”, dijo entonces.

Contexto de la Noticia

Paréntesis un vicepresidente conciliador

El gobernador de Indiana, Mike Pence, salió elegido vicepresidente de Estados Unidos como compañero de fórmula de Donald Trump, al que aporta su perfil de auténtico conservador y una experiencia política clave para trabajar con las mayorías conservadoras en el Congreso. El gobernador, ferviente cristiano, fue visto en el momento de su elección como una “opción de consenso” que podía hacer “digerible” a Trump, no solo entre la elite del partido, sino también para el votante ultraconservador y el poderoso sector evangélico.

Contexto

Aunque había incertidumbre sobre lo que sucedería después de la victoria de Trump, poco a poco el magnate mostró sus fichas de Gobierno (entre empresarios y exmilitares) y sus posiciones radicales sobre defensa y asuntos internos.

Daniel Armirola Ricaurte

Salsero a ultranza. Volante de salida. San Lázaro me protege antes del cierre. Máster en Periodismo - El Mundo (España). Redactor Internacional - El Colombiano.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección