¿Dinosaurios en Colombia? Aunque no lo crea

  • Por estos días puede ver en Parque Explora una exposición sobre dinosaurios y caminar entre ellos, así como aprender detalles de su vida. FOTO Juan Antonio Sánchez
    Por estos días puede ver en Parque Explora una exposición sobre dinosaurios y caminar entre ellos, así como aprender detalles de su vida. FOTO Juan Antonio Sánchez
Por Helena Cortés Gómez | Publicado el 19 de enero de 2018
en definitiva

Aunque antes se creía que Colombia no fue habitado por dinosaurios, paleontólogos locales han probado lo contrario. Ahora sus fósiles y los de los reptiles marinos son patrimonio mundial.

Los humanos han reconstruido a estos animales, que reinaron en la Tierra hace 160 millones de años, con cada fósil que han descubierto. En 170 años, que es lo que se lleva estudiando formalmente a los dinosaurios, se sabe más de ellos que de algunos seres que viven hoy.

El misterio que rodea a este grupo de reptiles ha dado origen a muchas historias y, en general, la ciencia invierte muchos esfuerzos para descifrar los detalles de su origen.

También la divulgación. Recientemente el Parque Explora, museo interactivo de ciencias, inauguró su exposición Dinosaurios: un imperio sin tiempo. La intención de esta muestra, que estará abierta al público todo el año, es derribar el estereotipo de los dinosaurios como gigantes sedientos de sangre.

“Estos animales eran más que eso; primero porque había dinosaurios pequeños, del tamaño de una gallina y de un gato”, dice Luis Kamil Buitrago, biólogo y divulgador científico de esta institución.

Hoy en día se conoce gran cantidad de datos sobre los dinosaurios, pero siguen existiendo muchos otros que están en el misterio como detalles sobre su color, lo sonidos que emitían, así como del kamasutra del jurásico, del que no hay ni el más mínimo detalle.

En Explora le llaman imperio porque estos monipolizaron la tierra durante 165 millones de años y alcanzaron a florecer incluso en la Antártida. Habitaban las playas, montaña, desiertos y zonas boscosas de la época. Su distribución y diversidad fue enorme.

Por definición un dinosaurio es un organismo adaptado a la vida terrestre y aunque algunos se podían meter al agua no estaban completamente adaptados al agua como los peces.

Buitrago da la clave para identificar a un dinosaurio: “Habían bípedos y cuadrúpedos, pero algo importante para definir uno sería la estructura de la cadera. Tienen una postura erecta con las patas debajo del cuerpo a diferencia de una lagartija o un cocodrilo, que tienen las patas a los lados”.

Dinosaurios en Colombia

Hace dos mil quinientos años los griegos ya sabían que este animal gigantesco había existido, merced a algunos fósiles que fueron hallados en el norte de África, según relata el diccionario etimológico ilustrado El origen de las palabras de Ricardo Sosa.

Solo en el siglo XX este animal tuvo un nombre. Buitrago añade que la palabra dinosaurio se acuñó en 1842 y que en 1839 en Colombia ya se habían encontrado indicios de ellos en Oiba, municipio del departamento de Santander.

No obstante, en aquella época y por mucho tiempo, el hallazgo pasó desapercibido porque los investigadores creyeron que eran huellas de aves.

Otros descubrimientos importantes se dieron en La Paz, que en 1943 pertenecía al municipio de Magdalena. Allí encontraron unas vértebras del tórax de un dinosaurio saurópodo, de esos que llaman cuellos largos. En 1949, en Ortega, Tolima, hallaron varios dientes de dinosaurios, bípedos y carnívoros.

Boyacá es el lugar donde más se han encontrado registros de dinosaurios, entre ellos cabezas de fémur de cuellos largos y el único dinosaurio que hasta el momento han descrito a nivel de especie con nombre y apellido. Se trata al parecer de un individuo de la familia de los braquiosaurios, que surgieron hace cerca de 150 millones de años.

Fue bautizado como Padillasaurus leivaensis, en homenaje a Carlos Bernardo Padilla, uno de los fundadores del Centro de Investigaciones Paleontológicas, CIP, de Villa de Leyva, ya fallecido.

Antes de este descubrimiento existía un mito que aseguraba que nuestro país no había sido habitado por estos personajes, porque aunque se tiene registro de huellas, dientes y hay rastros, ha sido difícil describirlos como una especie con todas las de la ley.

No obstante, con un fémur y algunas vértebras logró demostrarse que en Colombia sí los hubo; concretamente, Saurópodos, gigantes con pelvis de reptil parientes de los Titanosaurios de Argentina.

La buena noticia se sumó a una serie de hallazgos de la que ha sido considerada la riqueza paleontológica de Colombia: los reptiles marinos.

Y aquí hay que recordar que estos no son dinosaurios, que son estrictamente de la tierra, sino otro tipo de reptiles.

De la Guajira, la primera selva húmeda tropical de la que se tiene registro, solo se sabe que fue habitada, entre otros gigantes, por la titanoboa, de unos 13 metros de longitud y, según María Páramo, paleontóloga de la Universidad Nacional y tal vez la primera mujer en dedicarse a esta rama de estudio en Colombia, este es el lugar fosilífero del país por excelencia.

En el Desierto de la Tatacoa, donde según Buitrago hay una interesante mezcla de fósiles, en aquella época, serpenteaban ríos en lo que hoy es un bosque muy seco y habían varios pantanos y lagos.

Allí convivieron animales como monos, manatíes, perezosos y murciélagos, así como otros que hoy en día no tienen equivalente como el gliptodonte, muy parecido a un armadillo del tamaño de un auto pequeño; o el huilatherium, que es parecido a un hipopótamo, esos últimos desaparecieron para siempre.

Otro espacio interesante es Villa de leyva, un poblado que está a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar, pero hace 110 millones de años era un mar cálido donde habían reptiles acuáticos, otra vez, que no eran dinosaurios. Compartían su misma época.

Es el sitio más reconocido “porque su paisaje es más desértico, entonces ha sido más fácil encontrar los fósiles porque quedan expuestos en la superficie”, agrega Páramo. Los más famosos son los cronosaurios, ictiosaurios y los pliosaurios.

En las lagunas de los páramos de Colombia hay muy buen registro de polen fosilizado. Hace poco, de hecho, se publicó un estudio de insectos y moscas fosilizados que demuestran que estaban en lo que hoy es Frontino y Urrao. Alguna vez –en la última glaciación–, el páramo del sol era como el nevado del Cocuy, hasta ahí llegaba la nieve.

¿Y en Antioquia?

Donde hoy está Belén Rincón alguna vez caminaron los goufoteridos, parientes lejanos de los mamuts y los elefantes.

Aquí se han encontrado molares de mastodonte y muchos más yacimientos de la era del hielo, pero no se han reportado dinosaurios, aclara Páramo. “No se puede encontrar lo que no se está buscando”, dice con tristeza Buitrago al referirse a la formación de paleontólogos y a la investigación local en este campo del conocimiento.

Páramo agrega que “lo poco que se había hecho lo trabajaron los extranjeros. Venían, sacaban los fósiles, se los llevaban, los estudiaban, los publicaban y en Colombia no sabíamos nada de ellos. Del Cretácico, que es nuestro gran potencial, no se había trabajado nada por parte de los colombianos. Yo soy la primera que me metí con este tema”.

Gracias a los esfuerzos de investigadores como Páramo, ahora se sabe que en Colombia sí hubo dinosaurios., y otros seres que también cuentan una historia

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS camina entre dinos en explora

El Parque invita a hacer un recorrido entre un Stegosaurus, un Triceratops, un Tiranosaurio Rex, un Brachiosaurio y nueve dinosaurios más, modelados a gran escala. Su nueva exhibición Dinosaurios: un imperio sin tiempo es un viaje al pasado del planeta, en el que podrá conocer la historia no contada de estos animales que dominaron la Tierra durante 165 millones de años, como si viviera entre ellos. Puede visitarla de martes a domingo, en este espacio que se ubica en la Zona Norte de Medellín, cerca a la estación Universidad del Metro.

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección