Trabajos bajo cero y el de un glaciólogo

  • Glaciar Perito Moreno en Argentina. FOTO: Pixabay
    Glaciar Perito Moreno en Argentina. FOTO: Pixabay
Por natalia estefanía botero | Publicado el 13 de noviembre de 2018
en definitiva

Los glaciares son enormes masas de hielo que están en movimiento. Imponentes y hermosas, tienen una función clave: regular la temperatura del planeta. Los glaciólogos los estudian.

APedro Skvarca se le ve montado en su bicicleta por las calles de El Calafate, en la Patagonia argentina, aunque su lugar de trabajo generalmente está a 80 kilómetros de distancia en el glaciar Perito Moreno, en el Parque Nacional Los Glaciares, un lugar de conservación de estas “esculturas en movimiento” que cumplen un papel fundamental: regular la temperatura del planeta.

“La vida de un glaciólogo es muy exigente porque en general transcurre en zonas difícilmente accesibles, inhóspitas y peligrosas por la presencia de grietas, en un clima frío, con nieve y viento. Es una vocación de vida”, indica Pedro, un esloveno, de 72 años, que llegó a la Argentina de pequeño y que cuenta con más de 40 expediciones a la Antártida y una extensa trayectoria.

De los 48 glaciares que conforman el Parque, el gran amor de Pedro es el Perito Moreno, la atracción turística de la zona, aunque el primero en tamaño sea el Viedma y le sigue el Upsala, al que ya no permiten acercarse desde los barcos de turistas, por la gran pérdida que tienen: se desprenden inmensos témpanos.

Las rupturas famosas

“El glaciar Perito Moreno, además de ser uno los pocos en equilibrio desde hace un siglo, es el único en el mundo que produce cada tanto los cierres o endicamientos, seguidos de las increíbles y espectaculares rupturas, que lo hacen tan conocido y famoso globalmente. A su vez es muy fácilmente accesible, a la vista de todo turista, se puede observar y admirar desde muy cerca y también caminar sobre el”, indica.

En 2016 se formó un puente de hielo sobre el Canal de los Témpanos que luego colapsó por la presión del agua y liberó un gran caudal que llegó a las costas, a 70 km del lugar. “Lo que más me ha impactado fue presenciar durante largas horas el proceso completo de ruptura del dique de hielo hasta el final, que culminó con el apoteósico colapso del arco. No se puede describir, hay que vivirlo para sentirlo en lo más profundo del ser. Por algo fue declarado Patrimonio de la Humanidad”, explica el glaciólogo.

Estas rupturas tan grandes son fenómenos que se producen cada cuatro o cinco años, sin embargo, desde las pasarelas o miradores (también desde los cruceros), es posible presenciar desprendimientos de masas, que resultan impredecibles.

En el caso del Perito Moreno, las pérdidas no reducen el área de superficie del glaciar que se extiende hasta los límites con Chile, y que se recorre en excursiones de trekking para conocer las formaciones que lo perfilan, aunque todos los días será distinto porque ellos se desplazan.

Para que este campo de hielo se mantenga, la temperatura anual debe ser baja y la cantidad de nieve debe ser mayor que la eliminada por ruptura o evaporación. Los efectos del cambio climático han acelerado este proceso.

Pedro comenzó a investigar sistemáticamente el Perito Moreno, desde 1990, con ayuda de científicos japoneses, en una alianza que perdura hasta hoy. A pesar de ello anhelan una mayor inversión para financiar las investigaciones que “son muy costosas”.

“Mi preocupación como científico es transmitir a la humanidad la imperiosa necesidad de tomar conciencia real de la fragilidad de nuestro planeta y cuidar el medioambiente de todos”.

Para ello impulsó la creación del Glaciarium, una iniciativa de divulgación científica que exhibe de forma pedagógica todo lo que hay que saber sobre el Campo de Hielo Patagónico Sur, que después de la Antártida tiene la superficie cubierta de glaciares más grande del hemisferio.

Visitar esta región no es tan lejano ni extremo, porque El Calafate cuenta con un aeropuerto internacional que conecta con múltiples destinos, en un esfuerzo de la provincia de Santa Cruz de hacer del turismo de naturaleza un destino accesible. Para los científicos es una manera de acercar estos fenómenos a todos. “Andar en bici no solo hace bien a la salud sino también contribuye a un menor consumo de combustibles fósiles que contaminan dramáticamente nuestro planeta. Si bien en la Patagonia no es fácil pedalear contra el viento”, remata Pedro.

Contexto de la Noticia

informe muy importantes para el planeta

· Los glaciares se denominan las “fábricas de agua” porque regulan el clima pues reflejan entre el 45 y el 85 % de la luz del sol que llega del espacio enfriando el planeta.

· estas masas de hielo están en constante desplazamiento debido a la gravedad. La nieve se va acumulando durante siglos y se compacta para volverse hielo. Algunos se mueven pocos metros por año, otros varios metros por día.

· Además, son una de las grandes reservas de agua dulce del mundo.

Natalia Estefanía Botero

Periodista y editora de Revistas. La curiosidad es un buen punto de partida para hacer preguntas

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección