Que no le vendan humo en internet

  • Imagen de la cena en el restaurante The Shed. FOTO twitter
    Imagen de la cena en el restaurante The Shed. FOTO twitter
por Jonathan Montoya García | Publicado el 02 de marzo de 2018
Infografía
Tenga cuidado con los rumores en internet
en definitiva

Muchos creen todo lo que encuentran en internet, especialmente si eso reafirma sus opiniones. Antes de confiar ciegamente, verifique la fuente. Siempre dude para atajar los rumores.

El primero de noviembre de 2017, Oobah Butler consiguió su propósito: su restaurante The Shed at Dulcwich (El cobertizo de Dulcwich) llegó a ser el número uno de Londres en la clasificación que hace el portal de turismo Tripadvisor. Lo logró en siete meses. El teléfono del lugar no paraba de sonar y la bandeja de entrada del correo electrónico estaba desbordada con peticiones de reserva. The Shed era la sensación y muchos querían saborear sus delicias.

Lo que no sabían quienes reservaron es que el popular restaurante no existía. En realidad, todo era un engaño: las fotos de la comida, el espacio, las reseñas que dejaba la gente que supuestamente había tenido una cena en el apetecido espacio de Londres. El restaurante no era más que el patio de entrada de la casa de Butler, el hombre tras la farsa.

El objetivo de Oobah, que es periodista, no era timar a nadie, solo hacía un experimento que le serviría de material para un reportaje que publicaría.

Con la estrategia, que desarrolló en siete meses, el propietario ficticio buscaba demostrar la gravedad del panorama de desinformación en internet. Además, quería averiguar por qué se toman por verdaderos los contenidos que viajan allí, confirmar que pocos comprueban la veracidad de las fuentes de información y cómo una mentira se difunde en el voz a voz de la web haciendo caer a los incautos navegantes.

Lo que hizo no es una novedad. Creer poco en las reseñas en línea de hoteles, restaurantes y productos es una advertencia de vieja data, ya que se ha corroborado que muchas no son ciertas. En algunos casos incluso son escritas por perfiles creados únicamente para eso: reseñar experiencias que no se han vivido.

El escritor Brad Tuttle lo constató hace algunos años en la revista Time: “Lo mejor para una empresa es aumentar sus calificaciones en línea. [...] Las críticas positivas atraen a los clientes y ayudan a obtener mejores resultados en las búsquedas en línea. Son tan importantes que se sabe que las empresas les sugieren a los empleados que las hagan y les pagan a extraños que, nunca han sido clientes, para poner cinco estrellas. Incluso sabotean a sus competidores publicando críticas duras y negativas”.

Esas acciones no se dan en algún mercado negro ni son ilegales. Según explica Time, hay páginas web como Freelancer.com que brindan opciones de teletrabajo en compañías que pagan por hacer reseñas falsas. Además, hay personas dedicadas a ese oficio que ofrecen sus servicios en Fiverr.com, desde solo 15 dólares (unos 45.000 pesos por cada reseña positiva).

Según lo que Oobah Butler publicó en el perfil de su falso restaurante en el portal de recomendaciones, The Shed había estado funcionando en privado durante años, pero a finales de 2017 decidió abrir sus puertas a locales y turistas interesados en degustar la gastronomía londinense.

Antes de hacerse visible, hubo asuntos por resolver, como el de las fotos del menú. Para ellas, Butler usó pastillas ambientadoras, crema de afeitar, huevos, café y diferentes ingredientes de fuera de la cocina para armar sus platos.

Butler había sido uno de esos personajes que escribía reseñas falsas en la misma página web en la que luego promocionaría su restaurante ficticio. Cuenta que le pagaban hasta diez euros (algo más de 30.000 pesos) por cada uno de esos comentarios. Él, entonces, aprovechó su experiencia y redactó opiniones de supuestos clientes que habían visitado The Shed. También les pidió a unos amigos que hicieran lo mismo.

Después de eso, según narra él en la revista Vice, las compañías empezaron a mandarle muestras gratuitas de sus productos, a enviarle hojas de vida para trabajar allí, recibió una oferta para trasladar el restaurante a una zona que prometía ser más próspera y una aerolínea australiana quería mostrar el lugar en la publicidad que la gente veía en sus aviones. A Butler no lo sorprendió nada de eso, sabía que el trabajo de reseñas falsas, si era bien hecho, terminaría posicionándolo.

El viejo dicho de “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad” se le cumplió a este periodista de Londres y puso de nuevo en duda la veracidad de la información que circula en la red. Pero, sobre todo, generó preguntas como: ¿Internet nos engaña? ¿Qué tan fácilmente lo hace?

Las miradas al problema

Camilo Pérez, publicista y especialista en marketing digital, explica que las reseñas son el voz a voz de las redes; ellas generan empatía, cercanía y confianza en las personas que las leen, ya que cuentan las experiencias que se han tenido con cierta marca o lugar de una forma que se siente familiar, y eso hace creíbles las palabras registradas.

“Esas reseñas son las voces de miles de personas. Como rumores pueden generar desconfianza, pero es el usuario que los lee quien decide si cree en ellos o no. De todas maneras, en la mayoría de casos, sí se fían de ellos; por eso son una estrategia tan exitosa”, explica.

Por ejemplo, si alguien está buscando un producto en una página de comercio en línea, compara dos marcas. Si una de ellas tiene comentarios positivos hechos por compradores (así sean falsos) y la otra no tiene una solo reseña, seguramente se decidirá por comprar la primera.

No obstante, según explica Pérez, a veces ese run run es solo uno de los filtros, tal vez el último que la gente tiene antes de tomar una decisión de compra o de creer en algo. “Las personas no confían en ellos porque sí; lo hacen, sobre todo, porque la página web en la que están escritos es una fuente confiable de información”. En ese sentido, el experto cree que, en el caso del falso restaurante de Londres, los usuarios creyeron más en la farsa porque se publicó en Tripadvisor, un portal que ya cuenta con cierto reconocimiento.

“El problema con páginas web como estas, que construyen la reputación en línea de un lugar a partir de los comentarios de los usuarios, es que la gente cree profundamente en ellas, y lo que ahí se registra es palabra sagrada. Eso puede ser tan bueno como tan malo, según los comentarios que hayan quedado consignados, los cuales además, como es conocido, posiblemente no sean auténticos”.

No obstante, el publicista reconoce que también hay opiniones verdaderas, hechas por personas que se tomaron la tarea de redactarlas.

Hasta la ciencia lo explica

Más allá de la empatía que generen las reseñas o de que esa recomendación que se lea parezca dada por un amigo, creer o no en los rumores generados en la web tiene su ciencia.

El neurocientífico Daniel Levitin, reconocido por sus charlas TED e investigaciones sobre la música, el cerebro y el estrés, también ha reflexionado sobre cómo discernir entre qué es verdad y qué es mentira en internet.

Para alcanzar ese propósito, que en tiempos de internet parece imposible, Levitin escribió el libro A Field Guide to Lies (Una guía de campo para las mentiras), que espera sumar a la lista de libros suyos que han entrado al ranking de los más vendidos de The New York Times. “Levitin agrupa su guía en dos categorías (Información estadística y Argumentos deficientes) y muestra cómo la ciencia es la piedra angular del pensamiento crítico”, dice la reseña del libro.

Según el autor, los periódicos, los bloggers, los gobiernos y las páginas de internet pueden distorsionar la información que comparten con ciertos propósitos. Por esa razón, el autor de tres bestseller invita a “no aceptar pasivamente la información”, a no repetirla y a no tomar decisiones basándose exclusivamente en ella. Para lograrlo, las audiencias deben entender, por ejemplo, que existen jerarquías en la calidad de las fuentes.

El neurocientífico es consciente de que cada vez es más difícil distinguir lo cierto entre la cantidad de información en la web. Además, hay otros factores, y de peso, que inciden en la confusión de lo verdadero y lo falso.

Levitin lo explica así, en una entrevista con el periodista Jeffrey Brown en PBS Hour: “Cuando hemos aprendido algo, existe la llamada perseverancia en las creencias. [...] Tendemos a aferrarnos a esa idea, incluso frente a la abrumadora evidencia de lo contrario. En todo momento llega nueva información, y lo que deberíamos estar haciendo con eso es pensando en cómo cambiar nuestras creencias a medida que ingresan esos nuevos datos”.

Su consejo es que se debe tomar el tiempo de evaluar la información, ya que muchos creen que porque algo está en internet es cierto; particularmente cuando lo que allí leen reafirma sus opiniones y no las contradice. Por ejemplo, si un sommelier lee en internet que un restaurante es malo, así ese juicio esté basado en opiniones falsas, lo visita y prueba muy buenos platos, seguramente no se deleitará tanto, porque su opinión está sesgada.

Esta “perseverancia en las creencias” también podría tener una explicación desde la psicología. Según Freddy Romero, psicólogo clínico, hay que partir desde muy atrás. El ser humano, a diferencia de otras especies, evolucionó a partir del lenguaje y eso es lo que le permitió desarrollar diversas culturas. “Es a partir de él que socializamos, que nos comunicamos con otros usando unos códigos. Eso generó un sistema de creencias; crees en algo porque lo has experimentado, porque lo has leído o porque otros lo han hecho”, señala el psicólogo.

A esa forma de actuar en sociedad, cuenta Romero, el filósofo alemán Martin Heidegger lo denominó la “existencia inauténtica”, que quiere decir que “tendemos a repetir y hacer lo que los demás dicen y hacen”. Heidegger señalaba una cierta pasividad que nos hace vivir en el mundo del “se dice”: se dice que ese es el mejor restaurante, se dice que hay que ver esta serie o tal película. Para Romero es un problema de la contemporaneidad y se manifiesta de distintas formas y por distintos medios; uno de ellos, las redes sociales.

Ahí, por ejemplo, se reproducen cadenas de información falsa por doquier, pocos se ponen en la tarea de investigar si eso que les compartieron o que vieron es cierto. Y luego, pasa de la virtualidad a la vida analógica: “En Facebook dijeron que”, “en WhatsApp alguien contó que”, explica el psicólogo. Romero asegura que la gente cree en lo que la mayoría dice, así no sea cierto, sin tener un criterio propio, como si lo dicho fuera una “letra escarlata”.

Las noticias falsas y los rumores no son algo nuevo, pero lo que sucede por estos días es que las redes sociales y las de mensajería instantánea se han convertido en canales de difusión más efectivos, que logran impactar a miles, o tal vez millones de usuarios.

Basta recordar el cuento de Gabriel García Márquez, Algo muy grave va a suceder en este pueblo, para notar cómo el voz a voz es la forma más efectiva de difundir los mensajes. En ese relato, una mujer se despierta creyendo que algo grave va a pasar y le cuenta a sus hijos; luego, ellos lo replican con otros y esos otros a otros, hasta que, finalmente, sucede eso tan terrible que dijo la mujer que iba a pasar.

Seguramente visitar The Shed, después de haber leído los comentarios y esperado meses por una reserva, no fue algo horrible para los pocos comensales que lograron conocer el improvisado restaurante que montó Oobah Butler en el patio de su casa, con el fin de documentar la reacción de ellos para incluirla en su reportaje.

Muchos se fueron convencidos de que ese era, efectivamente, el mejor restaurante de Londres, así la comida que probaron haya sido comprada en un supermercado y no preparada por algún chef experto. Algunos hasta dejaron reseñas después de su visita: “Excelente”. Incluso otros preguntaron si podrían hacer una nueva reserva.

A Butler, que quiso adentrarse en ese mundo del que había hecho parte, el de escribir reseñas falsas para posicionar la reputación de distintos sitios, esta experiencia le demostró “que el hedor de internet es tan fuerte hoy en día, que las personas ya no pueden usar sus sentidos correctamente”.

Al escritor londinense, sin embargo, le gusta ser positivo: cree que, si logró transformar su patio en el mejor restaurante de Londres, entonces cualquier cosa es posible.

Contexto de la Noticia

CLAVES Identifique las mentiras

1
Si la publicación tiene muchos comentarios, no se quede con los primeros que aparezcan.
2
Use Fakespot, un sitio gratuito que analiza las reseñas de productos de Amazon para saber cuáles son verdaderas.
3
En ReviewMeta se puede pegar un enlace de Amazon para que la herramienta identifique las reseñas falsas.
4
Cuando se encuentre con una reseña muy positiva revise si el usuario que la dejó es activo y confiable.
5
Usar el sentido común, porque hasta las herramientas tecnológicas se equivocan. Si algo tiene muchos elogios, dude.
6
Siga las redes de quienes comparten la información y si todos son amigos entre sí, esté alerta.
Jonathan Montoya García

Periodista de la Universidad de Antioquia. Interesado en temas de tecnología y cultura. Disfruto del cine y la música.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección