En Internet usted puede ser una persona distinta

  • Ilustración Raúl Zuleta
    Ilustración Raúl Zuleta
Por Jonathan Montoya GArcía | Publicado el 16 de octubre de 2016
en definitiva

El auge de Internet y redes sociales trajo como consecuencia el concepto de reputación en línea. Para famosos y personajes públicos es muy importante, pero ciudadanos de a pie deben estar atentos también.

El trabajo de Antonio* es despertarse cada día, encender su computador y escribir para desconocidos.

Desde Estados Unidos llegan las peticiones de los artículos: temas de salud, economía, tecnología y otros difíciles de clasificar. Startups en África, leyes de la aviación, enfermedades de los riñones, exportaciones en Letonia y hasta los beneficios del caldo de hueso han sido algunas de las notas que ha hecho.

Antonio consulta en Internet, los escribe en inglés y los envía. Allá, en el otro país, los suben a blogs o páginas web que pertenecen a personas que buscan limpiar su reputación en Internet. Necesariamente esos contenidos no tienen relación con su profesión.

“Por ejemplo, un banquero puede tener un blog en el que habla sobre ciclismo”, cuenta él. Informar en positivo, sin decir mentiras.

Lo que sucede después es que los motores de búsqueda en la web indexan esos blogs que están a nombre del individuo en cuestión, de manera que cuando una persona cualquiera busca el nombre, por ejemplo en Google, va a encontrar el blog de ciclismo.

Los motores de búsqueda le van a dar prioridad a los contenidos generados por esa persona y los pondrá en las primeras páginas de resultados. Se hace por medio de palabras clave, generación periódica de contenidos, en general acciones de posicionamiento en una llamada estrategia SEO (Search Engine Optimization) que se trata de optimizar los resultados para los motores de búsqueda.

Según explica el periodista, no se trata de eliminar los hechos que ponen en duda la reputación y están publicados en distintos sitios web, “sino de restarles visibilidad en línea”, asegura.

Víctor Solano, consultor en reputación digital de Impacto Comunicaciones, cuenta que las personas “tienen los pies sucios en Internet, por donde pasen van dejando huella”. Con ello se refiere a que cualquier contenido que se genere para la web sobre una figura pública o no, negativo o positivo, puede lesionar la reputación de esa persona, no solo con información falsa, también con datos verdaderos.

“Políticos, artistas en general, personajes públicos, sobre todo, han encontrado que estos contenidos negativos pueden seguir apareciendo eternamente en la web en los resultados de búsqueda”, comenta el asesor en temas de reputación, y eso puede significar, según él, perder votos, seguidores o ventas.

En ese sentido señala, ha surgido la oferta de algunas compañías que combinan herramientas tecnológicas con desarrollo de contenidos para minimizar el impacto de las publicaciones que afecten la reputación de alguien.

Para hacerlo, explica Solano, existen varios caminos, uno de ellos el orgánico. “Consiste en crear más contenidos positivos para que los negativos vayan quedando rezagados en los motores de búsqueda. Y así esos contenidos positivos generan mucho tráfico para que queden en los primeros resultados de buscadores como Google. Ese es un mecanismo orgánico para mejorar la reputación en línea”, cuenta el.

Sobre esta, Alberto Arébalos, vicepresidente de atención a clientes y estrategia de MileniumGroup, cuenta que es una consecuencia directa de dos factores, uno la penetración masiva de Internet, y otro la posibilidad que tiene la gente de hacerse oír con distintas herramientas visibilizándose a través de redes sociales e Internet en general.

“Llamamos reputación en línea a las opiniones o contenidos (positivos o negativos) en Internet de experiencias con marcas o sobre una persona. Todo el mundo siempre está buscando y todas las opiniones y contenidos que se han generado están en Internet”, señala Arébalos.

El estratega digital Carlos García opina que actualmente, y sobre todo con el uso de diversas tecnologías y redes sociales todos tenemos una huella digital que se da de nuestro comportamiento e imagen en Internet. “Ahí está incluido en dónde navegamos, los medios que consumimos, la información que compartimos, lo que se dice de nosotros. Es una expresión absoluta de la persona”, cuenta el estratega.

El vicepresidente de atención a clientes y estrategia de MileniumGroup señala que las compañías que buscan cambiar la reputación en línea no lo logran de un día para otro, pero sí pueden trabajar en mejorarla por medio de la realización de contenidos con información positiva.

No obstante, señala que en numerosas ocasiones la mala reputación es producto de un prejuicio, en ese caso se puede trabajar en el cambio, pero en otros casos, cuando está sustentada en hechos reales, es más difícil.

“Hay gente que te ofrece bajar contenidos de Internet, pero eso no es tan fácil. Google pocas veces saca un contenido. Esa solicitud implica la introducción de un juez para determinar si un contenido es difamatorio o no y si se puede retirarse del buscador. Hay mucha mentira en torno a eso, sin embargo sí se puede trabajar en la reputación”, relata Alberto, que ha estado vinculado a importantes compañías como Cisco, Google y Facebook.

Víctor Solano explica que, además de la puesta en marcha de contenidos positivos que mejoren la reputación en Internet existen otros dos caminos.

Uno de ellos, cuenta, es buscar dar de baja a la información negativa mediante acciones manuales y de relaciones públicas. Este procedimiento implica enviar rectificaciones y solicitudes formales para que quien tenga alojado en la web aquello que está perjudicando a alguien lo de baja porque lesiona la reputación.

Si esa estrategia no resulta efectiva, Solano recomienda recurrir a instancias legales. Según él si no se logró mediante relaciones públicas y se tiene la convicción de que el contenido falta a la verdad o se tipifica algún delito como la calumnia o la injuria se puede proceder.

“Lo que hacen las firmas que se dedican a estos cambios de reputación es encontrar los contenidos y hacer una medición de que tanto tráfico o impacto negativo tienen. Si los generaron medios o autores con pocos seguidores el impacto puede ser menor. Dependiendo de esa ponderación de variables, las firmas ofrecen las alternativas que mencioné”, señala Solano, y añade que los políticos son usuarios conocidos de estos servicios.

No obstante, una persona que no sea famosa o un personaje público no está excenta de que después de hacer una búsqueda en Internet de su nombre figuren resultados que pongan en entre dicho su reputación.

En ese casi, dice Arébalos, aunque existe la posibilidad de informarlo a Google, este es solo un buscador, no el dueño de la información que se haya encontrado en la búsqueda. “Pelearse con Google no tiene sentido, ellos no pueden hacer nada, solo si hay una orden de un juez”. En ese sentido, su recomendación, igual que la de Solano, es solicitarle formalmente a quien tenga el contenido alojado que lo retire.

Google hace la aclaración en su página de soporte webmaster, dice que cuando aparece un resultado, sea una foto o información específica, eso quiere decir que existe en Internet, pero no que ellos la están promocionando. No obstante, aclaran que si un usuario no quiere que ese contenido figure entre las búsquedas debe hacer lo siguiente:

“Si quieres eliminar una foto, un enlace a un perfil o una página web de los resultados de Búsqueda de Google, normalmente es necesario solicitar al propietario del sitio web (el webmaster) que elimine la información”.

La explicación que da la compañía sobre el procedimiento que debe seguirse es que aunque ellos eliminen el sitio o la imagen de los resultados, “la página web seguirá existiendo y podrá encontrarse a través de la URL que dirige al sitio, del uso de las redes sociales para compartir contenido y de otros motores de búsqueda”.

Sobre el trámite con Google el consultor en reputación explica que eso está entre las relaciones públicas y lo legal porque la compañía pone a disposición de los usuarios los formularios y mecanismos para hacer la solicitud de retirar algo de los resultados de búsqueda.

La posibilidad de trabajar en el cambio de la reputación en línea, para Carlos García, es absolutamente válido si alguien lo necesita. “Si existen contenidos que afectan la imagen de alguna persona y necesita mejor su reputación en línea y su posicionamiento puede hacerlo mediante técnicas de SEO. Es lícito”.

Trabaje por su reputación

Para Víctor Solano, la aparición de las redes sociales y la masificación de los teléfonos inteligentes convirtió a los seres humanos en “contenidos que se pueden encontrar en la web”. En esa medida, explica, cuando hay departamentos de recursos humanos de las empresas que no se conforman con las hojas de vida que envía algún aspirante a un cargo, rastrean a la persona en Internet y “ahí la reputación adquiere un nivel preponderante. Yo como empleador puedo saber más de alguien buscándolo en Internet que viendo su hoja de vida. Puedo ver qué hábitos tiene, con quién se relaciona y cómo administra su identidad para generar una buena imagen dentro de lo público”.

Por esa razón la recomendación de Alberto Arébalos, que escribió el eBook Reputación en la era de control social, es que “lo que no quieres que se sepa no lo pongas en Internet”. Ese consejo, según él, se lo dio un Ceo de Google. “Si hay algo que cree que podría afectar su reputación en el futuro no lo ponga en redes sociales porque será algo que lleve su nombre en Internet”, manifiesta Arébalos.

Aunque los temas del buen manejo parecen estar más vinculados a personajes públicos no está de más, si se es un ciudadano común, ser cuidadoso con lo que se publica y estar atento a aquello que se comenta de cada uno en Internet.*Nombre cambiado por

petición de la fuente.

¿Por qué es importante la buena reputación?
Opina Óscar del Santo, español experto en reputación en línea y marketing de atracción:

“La reputación e imagen es el activo intangible que cualquiera de nosotros posee. Va íntimamente ligado al concepto de confianza, con consecuencias de una importancia capital: a mayor y mejor reputación, más confianza generamos entre nuestros seguidores, clientes, consumidores, etc.

Es un proceso que va integrado en el de crear una buena marca personal o personal branding. Debemos tener claros nuestros objetivos, a qué nicho de audiencia queremos llegar, cuidar elementos como nuestra estética y fotografía, y publicar contenidos de calidad que atraigan a esas personas a las que queremos influir.

Se puede aplicar desde una táctica de SEO revertido o posicionamiento revertido (es decir, enterrar una entrada para que pase a la segunda o tercera página), como lo hacen muchas agencias especializadas. Pero tembién podemos recurrir a Google y hacer uso del derecho al olvido si la entrada se enquista y queremos deshacernos de ella para que no sea una losa que tengamos que arrastrar permanentemente”.

Contexto de la Noticia

Para saber más Si quiere que eliminen algo de google

1. Debe indicarle a la compañía dónde vio la información que quiere que eliminen que crea afecte su reputación.

2. Hay que aclarar si la eliminación que desee que se haga está en los resultados de búsqueda de Google y en un sitio web.

3. Ponerse primero en contacto con el webmaster si la información está en un sitio. Google le indica cómo hacerlo.

4. Usted puede no preferir ponerse en contacto con el webmaster debido a la naturaleza de la información mostrada.

Paréntesis esto dice Google que puede eliminar

De la información personal que se encuentre a través del buscador, esto notifican que puede eliminarse:

Números de identificación nacional, como el número de la seguridad social de Estados Unidos, el número único de identificación fiscal de Argentina, el registro de personas físicas de Brasil, el número de registro de residente de Corea, la tarjeta de identidad de residente de China, etc.

Números de cuentas bancarias

Números de tarjeta de crédito

Imágenes de firmas

Imágenes sexualmente explícitas o de desnudos subidas o compartidas sin tu consentimiento

Jonathan Montoya García

Periodista de la Universidad de Antioquia. Interesado en temas de tecnología y cultura. Disfruto del cine y la música.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección