Tres momentos del perdón

  • Cuando alguien te perdona, te liberas y se crea un compromiso tácito de no agresión o retaliación. FOTO SHUTTERSTOCK
    Cuando alguien te perdona, te liberas y se crea un compromiso tácito de no agresión o retaliación. FOTO SHUTTERSTOCK
María Antonia Giraldo | Publicado el 23 de junio de 2018

María Elena López, psicóloga de familia, y la doctora Elsa Lucía Arango, autora del libro Mundos invisibles, nos comparten las claves para mejorar nuestras relaciones.

1. Perdonar

Para la doctora Elsa Lucía Arango, esta acción significa “dejar de cargar la rabia, el resentimiento, la culpa y el dolor que los errores de otros o de uno mismo nos han producido. Es liberarnos de un dolor antiguo que nos ata a revivir ese dolor a perpetuidad y a mantenernos en el pasado”. Es decir, que estamos tomando el control sobre nuestras emociones para dejar a un lado lo que nos hace mal, sin embargo, para María Elena López, esto debe ser una decisión: “Perdonar es una elección, un acto consciente en el cual elegimos reconocer que el otro puede fallar, equivocarse y aún así mantener su dignidad a pesar de la gravedad de la falta que nos hizo daño”. Dejar de lado las emociones negativas, a pesar de que pueda ser exigente, es un compromiso de ambas partes.

2. Ser perdonado

Recibir el perdón no es necesariamente producto de pedirlo, a veces hacemos daño a los demás sin darnos cuenta y no resolvemos ese conflicto. Sin embargo, cuando ya ha habido un proceso debemos asumirlo con la importancia que requiere. Según Elsa Lucía Arango, quien recibe el perdón tiene “una nueva oportunidad que te da el lesionado para tener paz, enmendar los errores y estar libre de la enemistad de otro. Cuando alguien te perdona, te liberas y hay un compromiso tácito de no agresión o retaliación y eso permite al que es perdonado andar sin tener temor a una venganza o castigo, pero en especial puede tener paz interior. Y para obtener ese perdón, la persona interesada debe mostrar arrepentimiento genuino, deseo de cambiar, de no repetir el mismo error”.

3. Pedir perdón

Cuando hacemos daño, muchas veces no lo entendemos, puede que la acción que desencadenó el problema para nosotros no sea tan trascendente, sin embargo, es necesario cambiar de ángulo y buscar una solución conjunta, hacer concesiones. Debemos tener “conciencia del daño ocasionado, comprender que todo lo que hacemos nos lo va a devolver el destino en algún momento, tener deseo de cambio para no seguir hiriendo a otros y cortar la cadena de dolor que esto ocasiona, estar dispuestos genuinamente a realizar acciones reparadoras, no importa el esfuerzo que esto nos ocasione”, dice Elsa Lucía Arango. Para María Elena López, “el perdón conlleva actos de reparación y un compromiso serio de que lo que se hizo no volverá a suceder. Pedir perdón es más que decirlo”.

Contexto de la Noticia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección