Y qué tal si cocina con sus hijos

  • ilustración archivo Elena ospina
    ilustración archivo Elena ospina
Por Helena Cortés Gómez | Publicado el 10 de julio de 2018
15%

de los niños entre 11 y 17 años tiene prevalencia de sobrepeso: perfil de seguridad alimentaria y nutricional de Medellín.

60

enfermedades están relacionadas con la obesidad: Organización Mundial de la Salud.

en definitiva

Las prácticas de alimentación temprana logran influir en los hábitos alimenticios en etapas posteriores, lo cual puede programar nutricionalmente al niño para la preferencia o rechazo de alimentos.

Hace unos 40 o 50 años el hogar era el centro desde el que se compartían recetas familiares y el amor por la comida, según dice el cocinero inglés Jaimie Oliver.

Hoy, el ritmo de la vida ha cambiado esta situación y el afán, incluso para comer, “se ha transmitido a unas tres generaciones; la comida principal de muchos niños es la chatarra, altamente procesada y sin ingredientes frescos a la vista”, agrega Oliver, reconocido por promover integrar a los niños en la cocina en escuelas y otros espacios de varios países como Estados Unidos e Inglaterra.

Muchos chicos no reconocen el brócoli, la berenjena, la cebolla o el apio. Oliver relata que al visitar escuelas se da cuenta de que muchos de ellos ni siquiera saben de dónde vienen los alimentos.

El tema es cultural: en muchas familias si un niño está cachetón y “bien repuestico” no preocupa a sus padres y al contrario asumen que “está comiendo bien”, pero, ¿qué es comer bien? ¿Es comer en gran cantidad?, ¿incluye esta idea la adopción de un estilo de vida sano?

La clave, dice Beatriz Solórzano, nutricionista de la Universidad de Antioquia y autora del libro La dieta flexitariana (Editorial Día Uno, 2015), está en alimentarlos mejor e incentivar a que se muevan más. El problema radica en que a pesar de que existe consenso sobre la importancia del ejercicio, nadie parece ponerse de acuerdo en cuanto a cuál es la mejor forma de alimentarlos. Unos dicen que con dietas bajas en grasas como la tocineta o la mayonesa y otros con bajas en carbohidratos como los panes y cereales.

Lo que sea, dice Oliver, debe incluir involucrarlos en la cocina y, obviamente, sin gaseosas en el tetero, exceso de dulces o papas fritas asumidas como vegetales.

De tener cuidado

La obesidad infantil no es un asunto estético ni superficial, sino de salud pública. El número de niños y adolescentes con sobrepeso en el mundo se ha multiplicado por 10 en los últimos 40 años.

Así, los adultos de las últimas cuatro generaciones “hemos heredado a nuestros hijos un destino que les dará una vida más corta que la de sus padres. Los suyos morirán diez años más jóvenes que ustedes solo por el entorno de alimentación que hemos creado a su alrededor”, agrega Oliver en su charla Ted, El deseo de Jamie Oliver. Enseñarle a todos los niños acerca de la comida.

En el caso colombiano las alarmas se encendieron a partir de la Encuesta de Salud Nutricional publicada en 2010, en la que se evidenció que uno de cada seis niños entre los 11 y 17 años presenta sobrepeso u obesidad.

Incluso la ausencia de esta no debería ser un tranquilizador si igual toman gaseosas y comen comida ultraprocesada. El doctor Sean C. Lucan, del Albert Einstein College of Medicine, dijo en un artículo que hizo para le revista médica Jama que “los edificios altos y delgados no son menos propensos a derrumbarse cuando están débiles en sus bases, y cuando alimentamos a nuestros niños con basura, construimos una base de mala salud”.

Por esto, más allá que recomendar incrementar el consumo de verduras y disminuir el de productos procesados y con altos contenidos de azúcar, estas tres recomendaciones de la American Academy of Pedriatrics podrían darle ideas sobre cómo manejar esta situación en casa.

Fomente un paladar variado desde bebé

Muchas recetas de alimentos para bebés usan sabores de frutas dulces para alentar al niño a comer. No obstante, si al dejar el tetero se incluyen vegetales variados desde el principio en la dieta del niño, es menos probable que su paladar desarrolle una preferencia solo por los sabores de frutas. Las papas, la zanahoria y la remolacha equilibrarán los vegetales menos populares como el brócoli, la espinaca y la coliflor, y las hierbas y las especias suaves (como la cúrcuma, el cilantro y el comino) agregarán profundidad a los platos.

integre a su hijo a la cocina

No vea la cocina como un lugar inseguro para los chicos. Hay muchos trabajos de preparación de alimentos en los que ellos pueden ayudar y son seguros. Permítale explorar un arcoíris de colores, sabores y texturas allí. Esto los alentará, con el tiempo, a probar nuevos alimentos. Entre más colorida sea su dieta, más lo beneficiará por su gran variedad de vitaminas y antioxidantes.

Finalmente aliente los esfuerzos

Ignore la irritabilidad que produce el rechazo de los alimentos por parte de los niño, ya que esto puede convertirse en una batalla en la que ellos ganarán más atención por resistirse que por no hacerlo. Y si se siente inclinado a ofrecer recompensas, conviértalas en una actividad en la cocina más allá que proveerlo de alimentos: no les dé las galletas, prepárelas con ellos .

* Academia Americana de Pediatría (AAP). Esta tiene aproximadamente 67.000 miembros en varios países.

Contexto de la Noticia

Qué necesita un niño en las diferentes etapas de su vida temprana*

EDAD PREESCOLAR
Estos tienen periodos de crecimiento abrupto y su apetito viene y va en esos tiempos, por lo que pueden comerse toda la comida un día y el próximo casi nada. Esto es normal, y mientras les ofrezca una selección saludable, obtendrán lo que necesitan. El calcio es una pieza fundamental del cuerpo, es necesario para desarrollar huesos y dientes sanos y fuertes. También hay opciones para los alérgicos a la leche, los intolerantes a la lactosa o para quienes son imparciales a la leche: la sin lactosa, de soya, tofu, las sardinas, jugos de naranja fortificados con calcio, cereales, waffles y avena son algunas opciones que contienen este elemento.

La fibra es también muy importante. Los niños empiezan a decir “no” con más frecuencia y es posible que deseen continuar con la dieta blanda (trozos de pollo, papas fritas, espaguetis), pero este es el momento de animarlos a que coman frutas, verduras, granos enteros y frijoles, ya que todos proporcionan fibra.

EDAD PRIMARIA
No se sorprenda si su hijo deja de comer carne. Es común que un niño de 6 o 7 años repentinamente no quiera comer carne una vez que se enfrenta al tema de los animales y de dónde provienen los alimentos. Puede ser por una decisión momentánea o para toda la vida, y esto no significa que no obtendrá suficiente proteína. El tejido animal no es la única fuente de esta. El arroz, frijoles, huevos, leche, mantequilla de maní, todos la contienen. Así él aún puede obtener suficientes cantidades.

Esta es la época cuando los chicos van por primera vez a la escuela y tienen más opciones con respecto a lo que comen, especialmente si eligen ellos mismos la comida en la cafetería.

Los pasteles, dulces, papas fritas y otros refrigerios pueden convertirse en su forma de alimentación. Tenga en cuenta que aunque el cuerpo necesita los carbohidratos (azúcares), grasas y sodio, se deben comer con moderación.

ANTES Y DURANTE LA ADOLESCENCIA
A medida que empieza la pubertad, las personas jóvenes necesitan más calorías para sustentar los cambios que presentan. Desafortunadamente, para algunos, estas calorías adicionales se obtienen de la comida rápida o “chatarra” con poco valor nutricional.

Algunos adolescentes optan por lo opuesto y restringen las calorías, grasas o carbohidratos. La adolescencia es la época en que se empieza a tener consciencia de su peso e imagen física. Para algunos, puede causarles trastornos alimentarios u otros comportamientos no saludables. Los padres deben estar alertas a los cambios en los patrones de alimentación y tratar de que las comidas en familia sean una prioridad una o dos veces a la semana.

Al igual que las calorías, los requerimientos de calcio son más altos. Este es más importante que nunca en los años de la preadolescencia y la adolescencia debido a que durante este tiempo se forma la mayor parte de la masa ósea. Anime a sus hijos a que tomen leche, productos lácteos o alternativas ricas en calcio.

Además, el sexo de su hijo puede jugar un papel importante para determinar si necesita más de un nutriente en particular. Por ejemplo, ellas necesitan más hierro que los jóvenes de su edad para reemplazar lo que pierden durante la menstruación y ellos requieren un poco más de proteínas que las niñas.

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección