Un apretón de manos que anuncia el final del conflicto

  • Las manos del presidente Juan Manuel Santos y de alias “Timochenko” de las Farc, se entrelazaron, afianzadas por las de Raúl Castro, el presidente cubano. FOTO afp
    Las manos del presidente Juan Manuel Santos y de alias “Timochenko” de las Farc, se entrelazaron, afianzadas por las de Raúl Castro, el presidente cubano. FOTO afp
Por: nelson matta colorado | Publicado el 24 de septiembre de 2015
en definitiva

La firma del acuerdo sobre la jurisdicción especial para la paz es el paso más cercano hacia el fin del conflicto que se ha dado en la historia de Colombia.

Las 6:07 p.m. del 23 de septiembre de 2015 quedarán para siempre marcadas en la historia de Colombia. En ese instante, un apretón de manos entre el presidente Juan Manuel Santos y alias “Timochenko”, el máximo comandante de las Farc, significó el paso más grande hacia la terminación de un conflicto de seis décadas, cerca de 300.000 muertos, 6’044.355 desplazados y 7’620.114 víctimas registradas.

Ese acto, bajo la mirada atenta del presidente cubano Raúl Castro, se dio en el marco de la firma del cuarto acuerdo de la mesa de conversaciones con la insurgencia, sobre las víctimas y la justicia transicional, cuyo texto definitivo fue llamado “Acuerdo de Creación de una Jurisdicción Especial para la Paz”.

Este avance se suma a los otros puntos preacordados entre 2013 y 2014: desarrollo agrícola integral, participación en política y solución al problema de las drogas ilícitas.

“Vamos a lograr el máximo de justicia posible para las víctimas, la máxima satisfacción posible de sus derechos”, declaró el Jefe de Estado colombiano en La Habana, ante la expectativa mundial y un auditorio conformado por las delegaciones de ambas partes, los representantes de los países garantes (Cuba y Noruega), los acompañantes (Chile y Venezuela) y miembros del Congreso colombiano, entre otros.

Los anuncios conjuntos estuvieron precedidos de una reunión a puerta cerrada entre Santos y el jefe de las Farc, Rodrigo Londoño Echeverry (“Timochenko”), en la cual decidieron que a más tardar en seis meses debían terminar las negociaciones, fijando como fecha límite el 23 de marzo de 2016.

También pactaron que la agrupación subversiva dejará las armas en un plazo no mayor a 60 días después de la firma final de los acuerdos.

Castigos y beneficios

El comunicado conjunto despejó las dudas sobre uno de los aspectos que más esceptisismo generaba en el proceso: la persistencia de los delegados de las Farc en afirmar que no estaban dispuestos a pagar “ni un solo día de cárcel”.

La jurisdicción especial que se propuso contempla condenas entre cinco y ocho años de “restricción efectiva de la libertad en condiciones especiales”.

Este beneficio, similar en tiempo al que se concedió a los paramilitares con la ley de Justicia y Paz (2005), excluye a los desmovilizados que hagan un reconocimiento tardío de sus responsabilidades, quienes purgarán la pena en reclusión convencional. También estarán exentos aquellos que ni siquiera de forma tardía reconozcan los crímenes y sean vencidos en juicio, cuyo castigo será una pena de hasta 2o años tras las rejas.

El acuerdo implica que se constituirá un Tribunal para la Paz, integrado mayoritariamente por magistrados colombianos y con participación minoritaria de jueces internacionales.

Entre los compromisos adquiridos por el Gobierno está “la amnistía más amplia posible por delitos políticos y conexos”. El alcance de dicha medida será precisado en una ley sobre el particular.

De este indulto quedaron exentos los delitos de lesa humanidad, como el genocidio, la violencia sexual, la tortura y el desplazamiento forzado.

Si se sumaran todas las condenas vigentes contra el Secretariado de las Farc en la justicia ordinaria, se tendría una pena total superior a los 16 siglos de cárcel para este grupo de líderes insurgentes, de acuerdo con una investigación realizada por EL COLOMBIANO, con base en los expedientes judiciales y los antecedentes registrados en la Dijín.

“Este es un modelo absolutamente respetuoso con las obligaciones internacionales de Colombia (en materia de Derecho) y seguro será tenido en cuenta en otros procesos de paz”, señaló “Timochenko” en su exposición.

Y Santos valoró “el paso que han dado las Farc. Somos adversarios, pero hoy avanzamos en una misma dirección, que es la de la paz”.

En medio de los dos estuvo sentado el presidente cubano, Raúl Castro, quien los felicitó por sus esfuerzos para terminar el conflicto armado colombiano y tener por fin una Latinoamérica en paz.

Al final de las intervenciones y discursos, Castro sirvió de intermediario para el apretón de manos histórico, que tiene a los ciudadanos esperanzados en que este proceso ya no tenga retorno.

A favor y en contra

Minutos después comenzó la lluvia de declaraciones en Colombia, a favor y en contra de la situación.

El fiscal general, Eduardo Montealegre Lynett, comentó que su Institución empezará a “adaptar de manera inmediata” el método de investigación al modelo de justicia transicional que surgirá de La Habana y ordenó suspender las imputaciones que estaban planeadas contra 50 cabecillas de alto nivel de la subversión.

El defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, celebró que se haya acordado excluir de los indultos aquellos delitos de lesa humanidad y el genocidio. “Las víctimas son en sí mismas el eje legitimador del proceso de paz”, precisó.

Y el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, trinó en su cuenta de Twitter que “la paz es la mejor noticia para nuestro soldados y policías”.

De acuerdo con las cifras de su despacho, entre enero y agosto del presente año fueron asesinados 142 miembros de la Fuerza Pública en actos del servicio y 1.409 quedaron heridos. En la confrontación, 132 militantes de grupos armados al margen de la ley también perecieron.

La oposición también se hizo sentir, en cabeza del expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez. “Para los cabecillas confesos se mencionan trabajos sociales, restricciones de libertades, pero no cárcel”, cuestionó.

Un camino difícil

Aunque parece haber una alegría generalizada por lo obtenido hasta ahora, lo que viene para el proceso de paz no es un camino de pétalos regados.

En tan solo seis meses, las partes tendrán que ponerse de acuerdo en el punto del fin del conflicto. En el tema ya hay avances, por medio de subcomisiones en las que participan oficiales activos de las Fuerzas Armadas y cabecillas del ala militar de las Farc.

Al respecto no se ha definido la forma en que los rebeldes dejarán las armas. ¿Será una entrega de arsenal al Gobierno o a un tercer país? ¿Las conservarán sin usarlas?

Luego vendrá la etapa de implementación, verificación y refrendación de los acuerdos. Y el punto más crítico: someter lo pactado a la voluntad del pueblo, cuestión que suscita divergencias entre los que proponen una asamblea constituyente, un referendo o un plebiscito. En todo caso, como lo prometió ante el mundo el propio Santos, “todos los colombianos tendrán la oportunidad de refrendar, de decir sí o no”.

Contexto de la Noticia

CRONOLOGÍA 6 momentos del proceso de cuba

1. EL PRELUDIO

Entre agosto 26 y octubre 17 de 2012, los negociadores de Gobierno y Farc, con el apoyo de Noruega y Cuba, diseñan el “Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”, y establecen en Oslo la mesa de diálogos.

2. PRIMEROS TRES ACUERDOS

- El 26 de mayo de 2013, ambas delegaciones anuncian el primer acuerdo sobre desarrollo agrario integral. El 6 de noviembre ocurre lo mismo con el punto de participación política. El 16 de mayo de 2014 se firma el acuerdo sobre el punto de drogas ilícitas.

3. PRIMERA CRISIS

- El 16 de noviembre de 2014, el general Rubén Alzate, del Ejército, es secuestrado en Chocó, junto a dos personas. Santos suspende los diálogos.

- Son liberados el 30 de noviembre y el 10 de diciembre de 2014 se reanudan las conversaciones en Cuba.

4. DESESCALAMIENTO

- El 7 de marzo de 2015 los negociadores presentan un proyecto para iniciar el desminado humanitario conjunto.

- Con un nuevo cese unilateral de las Farc como telón de fondo, el 10 de marzo el Presidente suspende los bombardeos a sus campamentos.

5. LA SEGUNDA CRISIS

Las Farc matan 11 militares en Cauca, el 15 de abril de 2015. Se reanudan los bombardeos y el 21 de mayo mueren al menos 60 insurgentes (27 confirmados). La guerra “normal” sigue hasta el 20 de julio y acaba con cese al fuego unilateral y suspensión de bombardeos.

6. PROYECTO DE LEY

El pasado 15 septiembre el Gobierno radicó en el Congreso un proyecto de ley para definir mecanismos que permitan implementar los acuerdos de paz. Incluye la creación de una comisión legislativa especial y facultades especiales al Presidente.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección