Aprendizajes de las vacaciones

prawn-1239427_1920

Es común que después de cada año escolar o un año hagamos una evaluación de las cosas hayamos aprendido o que podemos rescatar como algo positivo de ese periodo. Por eso también es importante llegar a las conclusiones de las enseñanzas que nos dejan las vacaciones.

Independiente de donde hayan sido y en que época debemos aprovecharlas para aprender cosas nuevas. Si estamos en otra cultura incluso dentro de nuestro mismo País o dentro de nuestra región vamos a encontrar costumbres poco comunes para nosotros y en especial para nuestros hijos. Colombia es diversa y existen dietas variadas y diferentes inclusive en zonas cercanas a nuestra ciudad. Conocer nuevas costumbres permite reconocer la diversidad y es una oportunidad para aprender e introducir nuevos elementos en la educación de los niños. Es más, compartir con otras familias al permitir que nuestros hijos departan con las familias de sus amigos les confiere cierta independencia y de igual manera pueden ser críticos a sus hábitos. Isabel estuvo con una de sus grandes amigas del colegio en su casa y luego ella en la nuestra. Ambas pudieron compartir su espacio íntimo y tuvieron la oportunidad de conocer otras costumbres.

Tuvimos nuevos aprendizajes, conocimos nuevas culturas, compartimos con otras familias y aumentamos la lista de alimentos que están dentro de los gustos de Isabel.

Viajar es un gran placer y como lo dije anteriormente no se precisa salir del País para tener un nuevo aprendizaje. Estar fuera de casa ya empieza a cambiar los hábitos, y esto no debe ser motivo de preocupación. Por el contrario, puede ser algo positivo. En primer lugar estamos en una época de descanso y probablemente no tenemos que ser tan estrictos en el cumplimiento de los horarios. Las múltiples actividades que se realizan pueden ser una manera de abrir el apetito para la recuperación de la energía gastada. Eso sí, debemos garantizar la ingesta de líquido para una buena hidratación, en especial agua. También es necesario ofertarles un alimento que sea de su agrado y no necesariamente obligar a conocer nuevos alimentos en cada tiempo de comida. Este fue el caso de un amigo colombiano que nos visitó del extranjero. Quería que sus hijos abandonaran la dieta tradicional y conocieran la alimentación local. Y alcanzó su objetivo al combinar sus gustos con alimentos nuevos para ellos. Lo mismo pasó con Isabel, quién no quería comer pescado y al probar una preparación en particular, identifico que si era de su agrado y ya está incluida en su alimentación y en la identificación del gusto.

Tuvimos nuevos aprendizajes, conocimos nuevas culturas, compartimos con otras familias y aumentamos la lista de alimentos que están dentro de los gustos. Esas son las enseñanzas de las vacaciones. Aprovechemos cada oportunidad que tenemos para alcanzar una alimentación saludable y variada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>