Edulcorantes. ¿Sí o no? Qué tan seguros son

spoon-2426623_1920

Desde la aparición de los sustitutos del azúcar ha existido la inquietud acerca de la seguridad de estos productos y su utilización, en especial en las poblaciones pediátricas. Voy a revisar algunos aspectos básicos para tener elementos de juicio y entrar a decidir acerca de la seguridad de estos productos.

Continuar leyendo

Y si hay alergia a la leche de vaca, ¿qué tal la de cabra?

goat-208440_1920

Anteriormente al diagnosticarse la alergia a la leche de vaca, se optaba por sustituir esta leche por la leche de cabra. Vamos a analizar si esto es una práctica adecuada.

Ya hemos visto el tema de la prevención de las alergias alimentarias y dentro de estas la alergia a la proteína de la leche de vaca como uno de los ejemplos principales. En este aspecto se puede resumir que es un poco difícil prevenir su aparición sin acudir a situaciones extremas como evitar la exposición total a la leche. Se ha popularizado la eliminación de la leche y derivados lácteos como una acción preventiva, pero repito que no comparto en la totalidad esta práctica sin que exista una alergia establecida y documentada.

En la alergia a la leche debemos entender entonces el concepto de intolerancia a la lactosa y la alergia como tal. La intolerancia es un proceso enzimático, donde no hay una acción de las enzimas encargadas de metabolizar los azucares de la leche y por lo tanto se expresa esta situación como diarrea, dolor abdominal, distensión que son síntomas comunes a la alergia. Se diferencia de la alergia, que es un proceso inmunológico (de las defensas del organismo), por el acompañamiento de vómito y sangrados digestivos.

Al existir la alergia a la proteína de la leche, esta se va a presentar independiente del origen de la leche, es decir, la leche de cabra tiene la misma potencialidad de generar esta condición.

Continuar leyendo

Los vegetales desde el inicio

breakfast-21707_1920

Una de las principales preocupaciones de todos los padres es que sus hijos consuman vegetales. Es bastante común que lleguen buscando consejería para que les enseñe a sus hijos a consumir vegetales. Como ha sido una constante en este Blog siempre he dicho que el ejemplo se convierte en la mejor estrategia para incentivar el consumo de alimentos. Los niños imitan todo lo que nosotros hagamos.

En primer lugar cuando se comienza la dieta complementaria una vez se inicia el destete desde mi punto de vista es bueno incluir los vegetales para que sea una de las primeras experiencias en cuanto al gusto para lograr moldearlo e incluirlos dentro de la dieta de los bebes.

Las madres siempre se ven embargadas por la duda de cómo preparar una lonchera saludable para sus hijos y la inclusión de vegetales en la misma se vuelve una alternativa adicional para que ellos mejoren su alimentación y accedan a productos más saludables. Las zanahorias conocidas como “babies” pueden hacer parte de estas loncheras, algunos pueden aceptar el tomate y el pepino entre otros.

Continuar leyendo

La comida al alcance de todos

IMG_20170831_171849

Ya hemos visto que Isabel incluso se está preparando algunos de sus alimentos y cada día quiere aprender más acerca de las artes culinarias y de la magia de la transformación de los alimentos, eso sí, siempre bajo la supervisión de un adulto.

A todos nos preocupan los buenos hábitos alimentarios y la mejor manera de construirlos. Ya se ha dicho que el ejemplo es la mejor manera de inculcar los buenos hábitos, pero incluso hay otras formas indirectas con las cuales podemos lograr que nuestros hijos se alimenten bien. Continuar leyendo

La comida saludable es costosa?

watermelon-846357_1920

Si el concepto de comida saludable está representado en los cereales de moda como la quinua e ingredientes que solo se consigue en las tiendas especializadas, probablemente si es costosa.

Muchos padres privan a sus hijos del consumo de frutas, aduciendo el alto costo de las mismas. Colombia es un país localizado en el trópico y con todos los pisos térmicos, que permiten disponer de una amplia variedad de frutas y verduras, con cosechas que se dan en corto tiempo y que por lo tanto no tienen por qué encarecer su costo. Si bien el mercado de la oferta y la demanda regula el precio, el consumir productos de temporada es una estrategia para acceder a productos económicos y saludables.

En todos los barrios hay proveedores de frutas y verduras, y si se compara el costo de un banano frente a un paquete de una colación dulce, la fruta va a tener un valor inferior. Por eso debemos acercarnos a estas tiendas o a los distribuidores como son las plazas de mercado y con seguridad encontraremos las frutas a un menor precio y al alcance de todos.

No todos los colegios, tanto públicos como privados tienen una oferta saludable o no dan opciones que sean adecuadas para los jóvenes. Al entrevistarlos en consulta siempre dicen que en las cafeterías solo encuentran productos con altas calorías provenientes de la grasa y el azúcar, no hay oferta de agua y por lo tanto terminan haciendo elecciones dentro del menú que no favorecen el control de peso. Como vimos en agua para la vida se debe incentivar el consumo de agua por encima de cualquier otra bebida. Es así como debemos orientar a nuestros hijos para que tengan el consumo de agua como un hábito. La potabilidad del agua en nuestra región hace que su consumo sea seguro, y por lo tanto se puede obtener de la llave en la escuela o se puede llevar desde casa en un recipiente para su transporte como un termo. No tiene calorías y es barato.

Es necesario moldear los hábitos e ir cambiando las preferencias nutricionales, si optamos por la vía fácil de darle dinero a nuestros hijos para que hagan la elección de su alimentación fuera de casa, probablemente no escogerán las más saludables, pero si les brindamos información, hablamos con ellos acerca de sus preferencias y juntos elegimos, se podría mejorar ostensiblemente su nutrición.

No podemos pensar que lo saludable es costoso. Tenemos que informarnos bien y hacer compras inteligentes. Hoy día hay tiendas cercanas con productos saludables en promoción que nos sirven de alternativa, tenemos que mirar las cosas sencillas que nos brindan una alta calidad de vida.

La comida saludable no es costosa.

Agua para la vida

drops-of-water-578897_1920

La hidratación adecuada es fundamental para la vida. Existe una cantidad de conceptos alrededor del consumo de agua y de la cantidad misma que se requiere y con este articulo quiero orientar un poco acerca de los requerimientos que tienen tanto las madres en embarazo y lactancia y por su puesto los niños y adolescentes.

Gran parte de la ganancia de peso del embarazo obedece al agua que hace parte del líquido amniótico, el volumen sanguíneo de la madre, agua en los tejidos y el bebé mismo, por lo que se debe aumentar 300 mililitros al día para tener entonces un consumo de 2,3 litros de líquido al día, siempre con predominio del agua.

La leche materna está compuesta en un 88% de agua, así que las madres lactantes necesitan aumentar su consumo en unos 700 mililitros para llegar a 2,7 litros al día. Aquellos bebés con lactancia exclusiva no necesitan consumo de agua adicional debido a la baja carga de solutos de la leche materna y por lo tanto un mejor funcionamiento de los riñones.

Continuar leyendo

Más largo que una semana sin carne, a propósito de la aftosa

cow-48494_1280Desde hace algunos días nos ha llegado la noticia acerca de un brote de fiebre aftosa en Colombia y el inicio de una cuarentena en ciertas regiones del País buscando evitar la propagación de la enfermedad. Desde el comienzo de esta situación y de las diferentes noticias emanadas desde las entidades gubernamentales decidí investigar un poco más acerca de esta enfermedad. Pues considero que falta mayor ilustración.

La Fiebre Aftosa es una enfermedad que afecta animales y hombres lo que se conoce como una zoonosis. Es un virus altamente contagioso que se encuentra en casi todo el Mundo. Latino américa se considera una zona endémica, es decir, donde hay presencia de la enfermedad. Este virus afecta al ganado de pezuña hendida (vacas, cabras, cerdos, ovejas e incluso a búfalos). El tiempo de incubación de la enfermedad es de unos doce días y por lo tanto se propaga rápido la enfermedad porque no se detecta sino hasta que los animales manifiestan los síntomas, y cuando se va a actuar ya se ha extendido. El virus viaja por el aire, en las prendas de vestir de las personas que tienen contacto, en el transporte de alimentos y en los vehículos de transporte de un País a otro.

La enfermedad se previene con vacunación del ganado y controlando el importe de ganado y productos alimenticios. Una vez se detecta en los animales es mejor el fusil sanitario (sacrificio) para evitar la propagación, ya que la enfermedad afecta la productividad por falta de alimentación adecuada del ganado y en cuanto a costo efectividad se tarda la recuperación del mismo. Se entra en cuarentena para abarcar los doce días de incubación y treinta días más para tener la certeza de la erradicación.

Ahora sí. ¿Debemos dejar de comer carne de res o cerdo por esta contingencia?

El virus sobrevive varios días en la carne fresca, poco cocida, ahumada y curada así como en la leche no hervida e incluso hasta 30 días en la leche refrigerada. Pero es en última instancia la leche el vehículo de transmisión en la cadena alimentaria. La transmisión se da por el consumo de leche cruda y sus derivados de reses infectadas y de personas que tienen contacto con los animales infectados.

No tenemos entonces que dejar de consumir carne o leche a no ser que estemos en zonas de cuarentena, de igual manera debemos conocer el origen de los cárnicos y lácteos y derivados que vamos a consumir. La cuarentena busca conjurar la posibilidad de infección en los humanos.
Por lo pronto Isabel y nosotros seguimos consumiendo carne.

Cómo prevenir alergias en la lactancia

milk-995051_1280Recientemente se ha popularizado suspender alimentos de la dieta de la mujer lactante e incluso en las embarazadas para prevenir alergias alimentarias en los niños. Esto, en gran parte, relacionado con el diagnóstico cada vez más frecuente de alergias alimentarias en los lactantes. Surge entonces la pregunta acerca de cuál es la práctica que se debe realizar en este sentido. Qué tanto se puede evitar la aparición de alergias o como podemos prevenirlas.

Ya anteriormente hemos podido constatar que todos los alimentos que consume la madre afectan el sabor y la composición de la leche, por lo que potencialmente se puede generar una alergia. Para que aparezca una alergia, el organismo debe exponerse al elemento que ocasiona la misma. En ese orden de ideas uno podría decir que: el no consumir alimentos alergénicos previene las alergias. Siendo así y teniendo en cuenta los principales alimentos involucrados en esta condición, se debería eliminar la leche, soya, fresas, huevo, nueces, pescado y mariscos que son conocidos como los principales alimentos que producen alergias. Si se toma esta alternativa, la madre lactante se tendría que privar de todos estos alimentos, lo que haría un poco complicado organizar una dieta, pues varios de ellos aparecen en la alimentación diaria.

Considero entonces que es difícil prevenir la aparición de alergias alimentarias y que la práctica de eliminar alimentos de la dieta no es efectiva para tal propósito mientras no exista una justificación para hacerlo. Las alergias se pueden evitar de acuerdo a la historia familiar. Es decir, si uno de los padres o ambos son alérgicos, se debe retardar un poco la introducción de alimentos que puedan ocasionar alergias en particular los antes mencionados conocidos como los Big 7 o grandes 7.  Tampoco creo que se debe llegar al extremo contrario de dar todo tipo de alimentos a los niños incluso lactantes, pues el sistema digestivo requiere un proceso de maduración para soportar todos los tipos de comida. Fisiológica y genéticamente estamos diseñados para recibir lactancia en nuestros primeros meses de vida, y en particular leche materna.

Cuando se dan los casos de alergia ya establecida y documentada, es decir, que tengamos pruebas clínicas que confirmen esta situación, si debemos suspender el alimento que esta produciendo esta respuesta del organismo. En la mayoría de las ocasiones no es posible hacer pruebas de laboratorio o test de alergias, por lo que se debe hacer la prueba de ensayo respuesta. Esto es, retirar el alimento del cual sospechamos de la dieta de la madre y esperar que esto mejore la condición del bebé.

Por último tenemos que tener en cuenta que es la lactancia materna el mejor protector contra todo tipo de alergias, incluyendo las alimentarias.