Isabel no toma leche

Uno de los temas que cobra importancia en todos los padres preocupados por el crecimiento de los hijos está relacionado con las aversiones a diferentes tipos de alimentos. En cualquier etapa de la niñez pueden aparecer diferentes tipos de rechazo a un alimento especifico. Es importante identificar las posibles causas para evaluar la solución al problema, o buscar un sustituto del grupo de alimentos que haya sido motivo de rechazo. En el articulo sobre los 5 problemas y las 23 soluciones están las causas frecuentes de estas situaciones y las estrategias para resolverlos.

 Isabel esta próxima a cumplir 18 meses y la recomendación de la pediatra fue el retiro del biberón. A esta edad ya debe consumir los líquidos en vaso anti derrame, o vaso pitillo. Isabel ya se estaba acostumbrando a este tipo de vaso pero si recibía un biberón especialmente en la mañana al despertar y ocasionalmente durante el día. Coincidió el retiro del biberón con un cambio en la leche de formula que había recibido hasta la fecha y desde entonces no ha querido recibir leche. Esta es una situación que puede generar ansiedad en los padres, pero si ella ha decidido no consumir leche es porque no le gusta y es obligación de nosotros como padres brindarle los nutrientes necesarios. Dentro de los sustitutos de la leche le hemos dado con éxito yogur, natilla, jugos en leche, queso dentro de los lácteos y derivados. En la alimentación de Isabel también hemos tenido siempre vegetales verdes que son fuente de calcio y más adelante incluiremos leche en la preparación de las sopas y cremas.

 Otra estrategia para lograr que nuestros hijos coman frutas y lácteos es la preparación de un postre conocido como Arco Iris.

 Receta:

  •  Gelatina de sabores
  •  Gelatina sin sabor
  •  Crema de leche
  •  Frutas troceadas finas

Se preparan las gelatinas de sabor y se parten en cubos pequeños. Se bate la crema de leche con la gelatina sin sabor disuelta y se mezclan en un molde con las frutas y los cubos de gelatina. Se lleva a refrigeración y una vez este consistente se parte y se sirve.

Guía de alimentación en niños preescolares

Mañana tengo una conferencia privada para un grupo  de padres que esta interesado en la nutrición de sus hijos. Y he revisado las diferentes guías existentes acerca de las cantidades de nutrientes que debemos ofrecer en las comidas. Esta es una pregunta frecuente en la consulta y considero que las tablas a continuación nos pueden ayudar en gran medida para acercarnos a los requerimientos de los pequeños. Hay que tener en cuenta que si hay alguna condición clínica especial estas tablas puede que no sean las pertinentes para esos casos especiales.

Las guías contienen valores en onzas americanas o tazas americanas (240 ml).

Recetas caseras III

Sigue siendo un dolor de cabeza definir el menú diario, establecer que se va a llevar en la lonchera o que alimento ofrecer entre comidas para nuestros hijos o para nosotros mismos. La nutrición saludable se resume en cinco puntos que son:

1. Bajo en grasa

2. Bajo en azúcar

3. Rico en fibra

 4. Bajo en sal

 5. Actividad física regular

Para hoy quiero proponer las siguientes recetas:

1. Nachos horneados con guacamole

a. Se consiguen tortillas de maíz y se cortan en cuartos, se colocan en un molde y se llevan al horno hasta que estén tostadas.

b. Se macera un aguacate mediano, se agrega el jugo demedio limón, media cebolla finamente picada, un poco de sal y pimienta. Tambien se puede agregar ajo macerado y tomate finamente picado.

 2. Galletas caseras

a. Seguir este enlace para ver la receta.

La ventaja grande con estas recetas es la facilidad en su preparación, donde podemos involucrar a los niños para que participen activamente y disfruten más su relación con los alimentos que van a consumir. Son productos libres de preservantes y por lo tanto van a ser mucho más saludables. De igual manera nos ayudan a educar el paladar de los pequeños, pues les estaremos dando una fruta como el aguacate donde se incluye además vegetales cebolla y tomate. Las tortillas al ser horneadas son bajas en grasa. Las galletas al ser ricas en cereales nos permitirán también educar acerca de los beneficios de las harinas integrales. Espero con esto animarlos para que ingresen a la cocina y preparan deliciosas recetas saludables.

Recetas Caseras II

Anteriormente publique un blog con algunas recetas caseras con el ánimo de facilitar la planeación del menú diario para nuestros hijos. Las recetas que están a continuación sirven para niños a partir del año de edad.
 Torticas de atún: Se escurre atún enlatado y se agrega harina de trigo o avena en hojuelas con huevo batido. Se arman las tortas y se sofríen en aceite vegetal.
• Sopita de arroz: Cocinar la carne molida con las legumbres (alverja, zanahoria y papa) con tomate y cilantro en agua, agregar una pizca de sal, y el arroz hasta que este blando
• Zanahorias asadas: partir la zanahoria en rodajas y se llevan al horno hasta que se encuentren tiernas.
• Maíz Dulce: Cocinar las mazorcas en agua y servir una vez estén listas.
Acá también agrego unas recomendaciones de loncheras para los mayorcitos:
• Tortilla integral con fresas, mermelada, arequipe o crema de chocolate (esparcida), queso pera y jugo de fruta natural.
 Sanduche de pan integral con atún mezclado con guacamole, mayonesa o crema agria, bebida láctea y uvas sin semilla.
• Galletas integrales con Dip de huevo duro triturado con queso crema, fruta.
• Pizza con pan árabe integral queso mozzarella, tomate, jamón o pavo en tiras, galletas de avena  y yogurt con trozos de fruta.
Es importante buscar productos bajos en grasa. Cocinar bien aquellos alimentos que así lo requieran, fomentar el consumo de agua que se logra enviando siempre agua en la lonchera.
Estas son recomendaciones de una alimentación saludable, no son para alguna condición clínica específica como colesterol alto o diabetes, aunque son alternativas que podrían ser tenidas en cuenta para estos pacientes. Siempre recomiendo la asesoría profesional para aquellos niños que tengan una situación clínica especial.

La madre consciente que consiente, entrevista

El viernes pasado en una charla con mi amiga Mónica Cano me dio mucho gusto ver la preocupación que ella tiene por la sana alimentación de sus preciosas hijas. Me llamo la atención el comentario que le hicieron en el Colegio donde estudian las niñas. Le preguntaron que si las niñas tenían alguna condición clínica como Diabetes o problemas digestivos, por la comida que llevaban para los descansos.
La mamá de las niñas llego a este tipo de alimentación por que la hija mayor tenía problemas de dolor abdominal y constipación desde muy temprana edad. Desde que la niña comenzó a recibir una dieta rica en fibra con consumo de “harinas” (cereales) integrales como pan, galletas y tostadas, mejoró dramáticamente. Ya no consume ninguna “harina blanca”, no las tolera y tampoco le gustan.

  • Esta es una muestra de la lonchera de las niñas:
    • Bebidas lácteas con probióticos
    • Wraps integrales
    • Pasta
    • Sanduches con pan integral
    • Fajitas de pollo
    • Granola
    • Arroz y Maíz soplado

Una de las características de la dieta de Amalia y Lucia es que tiene pocas frituras, no consumen bebidas gaseosas y solo consumen un dulce diario y productos de paquete una sola vez por semana. Este equilibrio en su alimentación permite que sean unas niñas saludables y por quienes no se tienen que preocupar por problemas de peso.
Es importante educar a nuestros hijos acerca de la alimentación saludable y hacerlos conscientes de la importancia que esta tiene. Por ejemplo en la casa de las niñas los dulces y mecatos (paquetes) están a su alcance, pero precisamente por esto ellas no abusan de estos productos, es más, preguntan si pueden tener uno de más. La prohibición sin razón no es buena y esto se ejemplariza con una vecina de mis pequeñas amigas, ya que ella si tiene prohibiciones en su casa y cuando las visita se muestra ansiosa frente a la comida y la consume con voracidad y sin medida.
La invitación es entonces a generar buenos hábitos desde pequeños para ser saludables.

La fruta solución

Ayer mientras descansábamos en casa y pasábamos la calurosa tarde jugando, llego el momento de darle el algo a Isabel. Yo no había pensado en ningún alimento en particular y entonces llegó la mamá  y le dio una ciruela. Me regocije viendo a Isabel comiendo con todo el gusto esta fruta, que si bien no es una fruta originaria de nuestra región si tiene unas características que permiten su consumo de parte de los bebes. En primer lugar tiene el tamaño adecuado a la pequeña mano de Isabel, lo que permite su manipulación sin necesidad de ayuda, segundo por el mismo tamaño es propio para que pueda ser mordido adecuadamente por las pequeñas bocas, en tercer lugar la semilla es suficientemente grande como para causar un ahogo, y además queda con parte de la carnosidad de la fruta y de esa manera aumenta su tamaño y por lo tanto minimiza el riesgo de ahogamiento. Es importante que durante los procesos de aprendizaje en la alimentación y en el desarrollo de habilidades de nuestros hijos, que ellos vayan dominando su propia alimentación. Esto los hace independientes y refuerza su autoestima al ver que ellos realizan las tareas por sí mismos. Durante este proceso de alimentarse solos, es fundamental que se encuentren bajo nuestra atenta vigilancia, para detectar cualquier problema que pueda surgir y especialmente evitar la aparición de algún accidente. Otras frutas que podemos ofrecer incluyen: manzana, pera, mango. Estas si se deben trocear pero en tamaños medianos que permitan la manipulación de los pequeños. En la creación de hábitos saludables se incluye el consumo de frutas diario hasta tres raciones con el ánimo de dar la fibra necesaria, de aportar vitaminas antioxidantes y brindar una dieta balanceada. Puede que en un futuro los niños rechacen las frutas dentro de su alimentación, pero considero que la persistencia y el ofrecer de manera regular este tipo de alimento, ayuda a la creación de un buen hábito. Entonces a manera de solucionar el dilema de que ofrecer de media mañana o algo a nuestros hijos, podemos echar mano de una gran cantidad de frutas que incluso se la pueden comer “solos” bajo nuestra vigilancia.

Recetas caseras

Una de las dificultades a la que se enfrentan las mamas  y creo que cualquier persona encargada de la cocina es definir el menú. Cada vez que tenemos que pensar en que vamos a cocinar, tenemos un bloqueo mental y las ideas no fluyen con naturalidad. También es una preocupación de todos los padres que vamos a ofrecer a nuestros hijos entre comidas. Si bien es importante ofrecer variedad para evitar la monotonia. Hay que tratar para descubrir juntos nuevos sabores.

  1. Sopa de verduras: Se puede realizar con cualquier tipo de verduras, papa criolla, ahuyama, zanahoria, arverjas, habichuelas. Lavar bien los vegetales y cocinar en agua, utilizar pequeñas cantidades tanto de vegetales como agua. Se puede aderezar con cilantro, un poco de tomate. La cocción de esta sopa es rápida y en unos 10 minutos esta lista. Una vez este cocida se puede licuar o macerar los vegetales con un tenedor. Es importante esta acción dependiendo de la edad del bebé para manejar el tamaño de la porción para evitar ahogos.
  2. Compota de fruta natural: Las compotas se preparan facilmente. Se pela la fruta y se cocina en un poco de agua hasta que este suave,es decir, si se chuza con un tenedor este entra facilmente en la fruta. Ya estando lista se pasa por el procesador de alimentos o la licuadora con muy poca cantidad del agua en la cual se cocino.
  3. Cereal con fruta: Las frutas que esten permitidas a la edad del bebe se pueden mezclar con cereal de caja acompañado de un poco de yogurt o kumis.
  4. Maiz o arroz soplado: En los supermercados se consiguen este tipo de productos, los cuales son ideales para los niños, pues no tienen preservantes, no tienen huevo y se consideran libres de gluten. Estos cereales se pueden combinar con fruta rallada, derivado lácteo o leche (aquella que este recibiendo el bebé).
  5. Pasta con carne y vegetales: La pasta tiene una cocción rápida, igual en agua con un poco de aceite se hierven las pastas, pueden ser cualquier tipo de pasta, si es larga se debe partir para facilitar el consumo de la misma. Los vegetales se cocinan en agua como para la sopa mencionada anteriormente. A la par se puede freir un poco de carne molida en aceite vegetal hasta que este bien cocida y se sirve todo junto.

A tener en cuenta:

  1. Cocinar bajo en sal, mientras menos sal se utilice mucho mejor para la salud de nuestros hijos.
  2. Bajo en azúcar. La recomendación es no agregar azúcar a las preparaciones para educar su paladar a un sabor menos recargado y no convertir nuestros pequeños en grandes consumideros de azúcar. De igual manera estas preparaciones nos ayudan a prevenir problemas dentales.
  3. Cocciones rápidas. Como explique en la preparación de las recetas, estas no necesitan demasiado tiempo de cocción a excepción de la carne. Los vegetales deben estar tiernos, las preparaciones prolongadas pueden afectar las caracteristicas nutricionales de los alimentos.
  4. No utilizar caldos comerciales. Este tipo de productos tiene preservantes y son altos en sal. Si cocinamos fondos naturales vamos a brindarle una mejor salud a nuestros hijos.
123