Hábitos saludables desde la primera infancia

Cuando se revisa la reciente Encuesta de la Situación Nutricional (ENSIN 2010) encontramos que el 34.6% de la población nacional tiene sobrepeso y el 16.5% tiene obesidad, comparado con la encuesta anterior, el aumento fue de 5.3 puntos.  Cabe destacar que se presentan conductas de riesgo alimentario, es decir, dejan de comer o utilizan algún producto para perder peso un gran número de personas. Entonces hay consciencia de los problemas derivados por el sobrepeso, pero no existe una orientación adecuada para su manejo y tampoco existen unos hábitos saludables que ayuden a evitar estas situaciones. Sobresale también que las dietas complementarias (alimentación diferente a la leche materna) son deficientes en frutas y verduras, que deberían ser la base de este tipo de alimentación inicial. Esto lleva entonces a que las personas no ingieran frutas y verduras en la edad adulta y por lo tanto hace las dietas deficientes y convierte a las personas propensas al sobrepeso y la obesidad, así como a la desnutrición. Resalto también de la ENSIN 2010 que el 20% de la población consume gaseosas diariamente y el 20% de la población igualmente consumimos más de un producto de paquete diariamente. Esto nos demuestra nuevamente los malos hábitos alimentarios que existen en el País. Para terminar la población es cada vez más sedentaria y el 62% de los jóvenes dedican diariamente más de dos horas en videojuegos y/o ver televisión.
Los hábitos de vida saludable se construyen durante toda la vida. Nunca es tarde para cambiarlos, pero es en la primera infancia cuando la mente es más plástica y permite adaptar los nuevos hábitos de una manera más sencilla.
Como vimos en la ENSIN 2010 los colombianos complementainiciamos mal la dieta complementaria y no incluimos las frutas y verduras, es entonces ahí donde debemos cambiar para brindar la mejor nutrición a nuestros hijos. Incluir las verduras, las frutas y los cereales como parte de la dieta complementaria es crucial. Se debe empezar con rutinas desde pequeños para el baño, rutinas para la hora de dormir y para la ingesta de alimentos, esto es, respetar los horarios de comida y hacerlo en ambientes propicios para la misma, es decir, en el comedor sin otras distracciones que afecten el tiempo y la dedicación al consumo de alimentos.

Las guías nutricionales recomiendan las disminución de bebidas azucaradas a no más de 12 onzas (un vaso y medio) al día, en su defecto utilizar bebidas como el agua para calmar la sed y evitar al máximo las bebidas gaseosas. Los productos de paquete elaborados tienen algunos grandes cantidades de grasa y azúcar, que son responsables del aumento exagerado de peso por su alto consumo, entonces no debería haber este tipo de productos en casa al alcance de los niños y los adultos de igual manera no deberían de consumirlos. Así se evita la exposición a estos alimentos y de esta forma se van creando los buenos hábitos.

Por último tenemos el problema del sedentarismo, y son los adultos quienes deben promover la actividad física, tienen que dedicar tiempo para jugar con sus hijos, para salir a correr al aire libre e inculcar en ellos las bondades del ejercicio. No hay que inscribirse en un gimnasio, es mas hay políticas públicas que están facilitando la realización de actividad física, entonces debemos informarnos y acudir a estos programas que buscan brindar salud a los colombianos. Creo que el ejemplo que nosotros damos a nuestros hijos es la mejor manera de educarlos y por fin alcanzar los buenos hábitos de vida que incluyen una alimentación balanceada y la realización de actividad física. Está demostrado que estas dos acciones previenen las enfermedades crónicas responsables de la mayor cantidad de muertes a nivel local y mundial.

2 comments

  1. Diana Isabel Arias Arango   •  

    Cordial saludo.
    Dr Sandro soy una madre primeriza con una nena de dos años y medio y quisiera saber que tan recomendables son los estimulantes del apetito y si deben ser recetados por el pediatra o el nutricionista. También quisiera saber si usted atiende consulta privada.

    Muchas gracias

    • Sandro Gómez M. Sandro Gómez M.   •     Autor

      Cordial saludo.

      La prescripción de un estimulante del apetito debe provenir de un profesional médico quién despues de realizar una consulta médica detallada donde haya descartado la presencia de una enfermedad específica, decida iniciar este tipo de tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>