Isabel no quiere comer II

Cada momento tiene su afán. Hace un año y cuatro meses escribí acerca de la disminución del apetito de Isabel y que este obedecía a un cambio en su rutina diaria y a una situación emocional por el inicio de su etapa escolar. Hasta hoy no he podido descifrar cual es el problema que me acecha al respecto, pero como lo dije antes, debemos ser analíticos de todas las situaciones nuevas para poder encarar el problema de la mejor forma posible.

Las posibles causas pueden obedecer a su proceso de crecimiento y a sus cambios de intereses, pues cada vez es más divertido hacer algo diferente a comer. Ella necesita más tiempo para jugar, ya está socializando y la atención de sus pares puede que esté por encima de la alimentación. Además ya puede verbalizar, es decir, manifestar que no quiere algo, e incluso justificar por qué no  quiere hacer las cosas. Por el momento no evidenció ningún otro tipo de causa para esta falta de apetito.

Que hacer?

Por ahora hacer las recomendaciones de siempre.

  1. Mantener los horarios de comidas.
  2. Dedicar el tiempo suficiente para la toma de los alimentos que no supere los veinte minutos.
  3. No tener distracciones a la hora de comer.
  4. Ofrecer porciones acorde a su capacidad gástrica.
  5. No sobreactuarnos cuando no quiere comer y tomarlo con calma.
  6. Siempre tener algo que le guste en el plato además de otro tipo de alimento.
  7. No dar comidas con alto contenido calórico entre comidas. Y espaciar los tiempos de comida al menos cada 3 horas.
  8. Ser consistentes con todo lo anterior.
  9. No obligar a comer.
  10. Exigir el acompañamiento del grupo familiar y de cuidadores.

Estas son algunas de las recomendaciones que debemos seguir, soy consciente de la dificultad que tiene el seguimiento de las mismas, pero estoy convencido que son las herramientas que debemos aplicar. Somos los responsables del sano crecimiento de nuestros hijos, ellos tienen el derecho a recibir la educación de nuestra parte, así como la alimentación. Y siendo la alimentación un derecho fundamental , no podemos ni premiar o castigar con los alimentos, pero si podemos y debemos hacer la mejor elección para nuestros hijos.

Les contaré como continúa la historia, por lo pronto, Isabel almorzó bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>