¿Qué le falta a la leche materna?

IMG-20170630-WA0034

Estamos celebrando la lactancia materna. Es, sin duda, el mejor alimento que se puede ofrecer a un recién nacido pues, como le enseño a mis pacientes, tiene los componentes necesarios para una alimentación saludable, no requiere preparación, está disponible a todo momento y con la temperatura ideal, además de todos los beneficios que ofrece desde la salud física hasta la salud mental.

“LA LECHE MATERNA ES EL MEJOR ALIMENTO, PERO TIENE POCA CANTIDAD DE VITAMINA D, LA EXPOSICIÓN AL SOL DE LOS RECIÉN NACIDOS GARANTIZA SU PRODUCCIÓN”

Pero la lactancia materna es un factor de riesgo para tener una vitamina D baja, pues esta no se encuentra en grandes cantidades en la leche materna. Es por eso que recomiendo que se continúe la toma de los multivitamínicos del embarazo durante la lactancia, para evitar deficiencias en la madre y asegurar en alguna medida una buena calidad de la leche materna.
La vitamina D es una vitamina que ha tenido mucho auge en los últimos tiempos y se ha destacado su importancia, pues en el ser humano se encuentran receptores para vitamina D, prácticamente, en todos los órganos. Aún desconocemos en la totalidad sus funciones, pero si sabemos que son importantes.


Es bien conocida la función de la vitamina D para la fijación del calcio en los huesos. La aparición del raquitismo nos alertó sobre la existencia de la vitamina D y su fuente esencial, el sol. Sí es la vitamina del Sol. Al exponernos a los rayos ultravioleta se estimula el colesterol de la piel y comienza su transformación en vitamina D. Por eso es importante en los recién nacidos darles su baño de sol entre las 8 y 10 de la mañana y después de las 4 de la tarde unos pocos minutos para que produzcan la vitamina D que no obtienen por la lactancia materna.
Somos un país tropical y por lo tanto tenemos exposición solar durante todo el año, por lo que teóricamente no deberíamos tener problemas con la síntesis de vitamina D, pero resulta que no todo nuestro cuerpo está expuesto y los protectores solares afectan la síntesis de esta vitamina, además es muy escasa en la naturaleza y, por lo tanto, no hay muchos alimentos que la contengan, por lo que es necesario suplementarla.
Los requerimientos van desde unas 400 a 1.000 UI en los niños y esto se puede suministrar en gotas que es la forma más adecuada para los niños pequeños. Una gota equivale a 100 UI y es así como se la podemos dar a los bebes lactantes, debemos tener en cuenta que las leches de formula vienen fortificadas con esta vitamina así que no es necesario dar dosis extras con este tipo de leche, la leche pasteurizada que se comercializa también viene adicionada con vitamina D, pero en niños mayores es mejor dar una dosis adicional.
Isabel es muy entusiasta con las gotas para su salud y regularmente le doy unas gotas de vitamina D para ayudarle en su proceso de crecimiento y maduración.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>