Triqui traque

¡Triqui!¡Traque!¡Juipi!¡Juape!¡Arre!¡Hola!¡Upa! ¡Vivo!, ¡Carambola

Este es el comienzo de uno de los poemas de Rafael Pombo que Isabel lee conmigo o con su madre a la hora de acostarse. La llegada de la noche es un llamado para Isabel para apegarse a sus rutinas. Dice que está oscuro y que es hora de bañarse. Dentro de los rituales diarios que realizamos además del aseo general, el cepillado de dientes es fundamental y por último el premio diario de explorar los libros y leer un cuento. No me cansaré de insistir en el cumplimiento de los horarios y en el desarrollo de las rutinas diarias para adquirir los hábitos saludables que deseamos para nuestros hijos.

Dentro de los hábitos saludables esta la realización de actividad física. Si queremos que nuestros hijos sean activos, debemos comenzar por nosotros mismos en la realización de ejercicio físico. Desde hace un año ya Isabel se convirtió en mi compañía para los viajes en bicicleta, lógicamente ella es una pasajera que goza plenamente y plácidamente del viaje que realizamos con cierta regularidad, y es tan contagioso que su madre se nos unió en esta actividad que se ha convertido en una práctica de rutina de la familia. Que nos permite estar juntos y realizar un ejercicio físico que nos ayuda a estar saludables.

Es tal el entusiasmo que tenemos con el ciclismo, que cuando Isabel cumplió los dos años de edad uno de los presentes que recibió fue una bicicleta con las especificaciones para su edad. Poco a poco se ha ido apropiando de su bicicleta y ha aprendido ya a manejarla sola, es más, uno o dos días de la semana cuando llego temprano a casa y si el clima lo permite le dedicamos unos cuantos minutos a montar en bicicleta. Es una actividad física muy buena para la niña, desarrolla su motricidad y tiene un gasto de energía, además que permite que ella sea independiente y fortalezca su auto confianza, y la aleja de las pantallas de televisión y tabletas electrónicas, que igual no son ajenas a su entorno, pero están definidas para ciertas ocasiones.

El día de ayer salimos a caminar en familia en la pista atlética de una unidad deportiva. Isabel iba en el coche, pero después de dar unas tres vueltas decidió bajarse y acompañar a su mamá en un trote suave que fue de unos 400 metros, más que loable para esta pequeña. Me sentí complacido al ver que el ejemplo que le damos la incentiva para hacer actividad física y me recuerda que en ese mismo sitio fue donde también mi padre hace unos 38 años atrás nos inculcó en la realización de actividad física.

Espero que compartan con sus hijos estos momentos, pues en lo particular me hacen especialmente muy feliz.

Alicia en el país de las delicias

He aquí otro gran libro que me he encontrado. Hace unos dos le regalé este libro a la hija de un amigo mió porque me llamo la atención la presentación y el contenido del libro, por estar relacionado con la nutrición, pero nunca pensé que había regalado una verdadera joya.

Este libro es un triptico que incluye elementos valiosos para la creación de hábitos saludables. En primera instancia esta la adaptación del cuento original de Lewis Carroll de “Alicia en el país de las maravillas”. En este cuento hay un sinnúmero de referencias alimentarias que estan relacionadas con diferentes recetas que aparecen en la segunda parte del libro. Este recetario cuenta con 11 diferentes preparaciones con las especificaciones de sus ingredientes y la manera de preparación. Al ir a la cocina a preparar estos alimentos después de leer la historia o antes de la misma, ayuda a ensayar nuevos tipos de alimentos. Familiariza a los niños con la preparación de las comidas y aprender el valor de los nutrientes.  La tercera parte del libro contiene un juego que hace también parte de la historia, el cual invita a la imaginación y especialmente a la actividad física. Además como bono adicional trae unas fichas que hablan de la importancia de la higiene en la preparación de los alimentos y de la importancia de cada uno de los diferentes nutrientes como son los granos, la proteína, las verduras y los lácteos.

Para aquellos que tengan dificultades con la alimentación de sus hijos, especialmente los hábitos, creo que esta es una herramienta valiosa y afortunada para aquellos que tengan acceso a ella. No podemos descargar nuestra responsabilidad en los médicos pediatras o en las nutricionistas, tampoco en los sicologos, creyendo que ellos nos van a dar todas las respuestas. Existen productos como este libro que nos pueden ayudar, pero nuestros hijos no pueden hacer la tarea solos. Requieren de nuestro concurso e imaginación para alcanzar los objetivos que nos fijemos. 

Este libro es de la editorial Villegas Editores

Alimentación durante la actividad I

Como ya es del conocimiento de mis seguidores Isabel y yo venimos muy juiciosos realizando paseos dominicales en la bicicleta. El más reciente fue a conocer el Parque Natural Urbano Cerro del Volador. Al salir a realizar estos periplos es importante prepararse bien para evitar inconvenientes durante la salida. Además de los elementos de seguridad y la identificación, hay que cumplir con otros requisitos previamente.
Primero debemos tomar un buen desayuno para iniciar la actividad, no vaya ser que a mitad de camino tengamos hambre o no nos alcancen las fuerzas para llegar a nuestro destino. El desayuno debe contener una buena cantidad de energía que nos permita tener el vigor necesario para no desfallecer en el camino, se debe incluir proteína y carbohidratos, además de una buena hidratación previa. Es mejor el consumo de agua y jugos naturales. Para Isabel que es la copiloto con su desayuno de costumbre es suficiente. Este incluye huevo, galletas o tostadas y jugo natural.
Una vez consumidos los alimentos nos tenemos que preparar para evitar el exceso de rayos solares, es decir, la aplicación de un buen protector solar. La exposición a los rayos ultravioletas nos ayudan a la síntesis de vitamina D, pero el exceso de los mismos nos pueden ocasionar cáncer de piel, así que es mejor usar el anti solar y aquellas zonas que no cubrimos con el bloqueador solar serán las encargadas de esta función.  Dependiendo del clima también debemos prepararnos adecuadamente. Yo que soy el que realiza la actividad, no tengo que estar muy abrigado, pero Isabel que está expuesta al viento y permanece más bien quieta durante el recorrido debe cubrirse con gorro, bufanda, abrigo y guantes. Lo mejor es tener ropa que se pueda ir quitando en la medida que aumente la temperatura y el tiempo este seco.
Al estar al aire libre con exposición solar se hace imperiosa la hidratación, no por permanecer con poco movimiento Isabel no va a necesitar agua, por lo tanto es primordial llevar uno o dos termos con agua para hidratarnos regularmente.
Por último debemos llevar en nuestros bolsillos algo de dinero necesario para comprar frutas, más agua, o algo de comer para la niña y si es del caso como poder regresar a casa en caso de emergencia.
Para resumir buen desayuno, buena protección, buena hidratación y buen viaje.

En Familia (a mi padre)

El tiempo que tenemos para compartir con los hijos es muy valioso y no debemos desaprovechar ningún momento que tengamos disponible con ellos porque nos permite crecer de una manera extraordinaria. Los lectores del Blog han sido testigos de excepción de los progresos de Isabel y también de las dificultades a las que nos hemos enfrentado en este duro proceso de la crianza de los hijos. Todos los momentos difíciles han sido oportunidades de aprendizaje y de poder compartir estas experiencias para que todos logremos resolver los diferentes problemas que nos aquejan, especialmente con lo que tiene que ver con la alimentación de ellos. En estos días de descanso estuvimos de paseo con Isabel y tuvimos poco contacto con la Familia, es decir, fueron unos días de exclusividad de madre, padre e hija. Enfrentarse uno solo las 24 horas del día con sus hijos, le va dando a uno mayor idea del comportamiento de Isabel y de su relación con la comida. En este punto se determina como ella es capaz de manipular a su madre, incluso a mi mismo, cuando normalmente no lo hace con su abuela, se niega a comer como regularmente lo hace. En este punto es importante imponer la disciplina, es decir, ser firmes frente al momento de la comida. Observar que el niño si quiera comer (tenga apetito) y no esté demostrando que en realidad no desea comer, no por capricho, sino por ausencia de hambre. Para tal fin es de suma importancia tener definidos los horarios de comida, respetar los horarios y no atiborrar de alimentos y bebidas los momentos previos a la hora de las comidas principales. En la mayoría de casos, si respetamos estas reglas básicas no nos enfrentaremos a problemas de esta índole.

Los momentos en la intimidad de la familia son de un valor mayor porque en ellos podemos ensayar nuevos hábitos y especialmente empezar a inculcar los mismos. Desde mi infancia estuve expuesto a la realización de actividad física por el ejemplo que recibí de mi padre, me llevaba a los alrededores del Estadio y nos enseñaba a jugar fútbol, beisbol, balonmano, a montar en bicicleta a correr y en fin a realizar cualquier cantidad de ejercicio, hábito que nos ha quedado a aquellos que tuvimos la oportunidad de compartir con él. Es así como ya incluí a Isabel en la actividad física que hago, salimos por primera vez a pasear en la bicicleta, no se sabe quién estaba más feliz de todos, puedo asegurar que Isabel lo disfruto demasiado. Por ahora ella no hace ningún esfuerzo, pero considero que el contacto con la naturaleza por medio de la realización de actividades lúdicas le creará un hábito para su futuro. De igual manera Isabel también me incluye dentro de sus actividades y es así como yo también debo acceder a tirarme al suelo a jugar con ella en sus interminables juegos de aprendizaje, donde repite una y otra vez las cosas que va descubriendo. Isabel y yo estamos a mano y de esta manera estamos estrechando nuestro vínculo cada vez más y nos engrandece como padre e hija y junto a su madre como una familia.

Papá, cuanto pesas?

Hasta ahora nos hemos preocupado de cómo el peso de la madre influye en el peso de los hijos, es decir, el peso previo de la mamá antes del embarazo constituye una predicción del peso del bebé al nacimiento. Tanto nos hemos ocupado, que definimos unas metas de ganancia de peso para la madre con el objetivo principal de que su hijo nazca saludable, y ella pueda recuperar el peso previo al embarazo, incluso reducir hasta el peso saludable.
En una publicación reciente de unos estudios del Coombe Women and Infants University Hospital en Irlanda, definieron que también el peso del padre afecta al bebé.  Describieron que aquellos padres obesos tienen entre 2 y 4 veces más hijos obesos que aquellos padres con un peso saludable. Este problema se suma si la madre también es obesa y es de esta manera que se encuentra mayor peso al nacer. Hasta ahora solo habíamos tenido en cuenta el peso de la madre, pero desde este punto tenemos que empezar a estar atentos al peso del padre antes de que la pareja decida quedar en embarazo. El estudio reporto que solo el 22% de las parejas estaba en su peso saludable y que apenas una tercera parte de los padres tenían un índice de masa corporal (IMC) normal.
La importancia de este estudio nos alerta para lograr conseguir un peso saludable antes de iniciar una gestación. Llevar una alimentación saludable solamente no es suficiente, me refiero, a que los futuros padres se deben proponer alcanzar un peso saludable con IMC entre 18.5 y 24.9 para tener hijos con un peso adecuado y evitarle futuras enfermedades.(Ver Programación Fetal)
Los problemas de peso tienen mucho que ver con los hábitos alimentarios, la actividad física y la educación que recibamos respecto a la alimentación. Estos factores ambientales se pueden cambiar. Lo mismo que los factores mentales, es decir, aquellas personas que comen al tener un stress emocional, lo hacen porque así fueron educados. Para este tipo de problemas se puede intervenir para disminuir la ingesta emocional. La susceptibilidad genética no se puede cambiar todavía, pero prepararnos adecuadamente para decidir el momento de tener un hijo, nos puede estar acercando a prevenir desde el punto de vista genético.

Huesos sanos en cuerpos sanos

La salud ósea es uno de los aspectos más importantes de la vida pues depende de la nutrición que se reciba en los primeros años de vida y de los hábitos nutricionales que se lleven después de esta etapa.  Para comenzar enfatizo la importancia de un consumo adecuado de calcio durante la gestación, pues las demandas del bebe en crecimiento deben ser cubiertas, para que la madre no presente una deficiencia posterior, ya que si un  feto en crecimiento no recibe calcio de la dieta materna lo va a obtener de los depósitos que tenga la madre. Vemos entonces como el binomio madre hijo tienen unos requerimientos aumentados y por lo tanto es importante dar un suplemento a la madre en gestación. El estado nutricional de la madre refleja el del bebé y es por eso que también la madre en embarazo debe recibir suplemento de vitamina D que es fundamental para el metabolismo del calcio y fijarlo a los huesos.
En los primeros años de vida la deficiencia de vitamina D se manifiesta como raquitismo que se caracteriza por una debilidad en los huesos que lleva a producir malformaciones en los mismos. La vitamina D es escasa en la naturaleza y por lo tanto se debe recibir en suplementos que están en las fórmulas de leche maternizadas y la fuente primordial que es la exposición al sol para que nuestro organismo la sintetice. Aquellos que solo reciben leche materna garantizan su aporte por la luz solar y la dieta (alimentación) de la mama.

La época clave en el metabolismo del calcio y la realización de los depósitos del mismo en los huesos es entre los 10 y los 18 años de edad. Es decir, en la época de crecimiento rápido de los huesos y la terminación de su crecimiento alrededor de los 16 años en las mujeres y los 18 años en los hombres. Es en este momento donde los requerimientos de calcio son mayores y donde la dieta debe ser rica en este mineral. Se recomienda entonces tener una alimentación que contenga lácteos y sus derivados, vegetales verdes, soya y si es del caso también consumir un suplemento de calcio, pues de acuerdo a las encuestas nutricionales realizadas en nuestro país, las dietas son deficientes en este nutriente. Cobra importancia la realización de actividad física, ya que esta estimula la producción de hueso y por lo tanto garantiza la fortaleza de los huesos. Igualmente se recomienda la disminución de la ingesta de bebidas gaseosas tipo cola específicamente, ya que estas alteran la absorción del calcio y son responsables de unos huesos frágiles en el futuro.

Continuar leyendo

Preparación para la Programación Fetal

Ya se discutió la importancia de la Programación Fetal como factor determinante en la prevención primaria de enfermedades cronicas no transmisibles que incluye la diabetes, la hipertensión, la obesidad y ciertos tipos de cáncer además de otras enfermedades como lo son los problemas alérgicos.

Cuando una pareja decide quedar en embarazo se deben preparar ambas partes desde un tiempo prudencial previo para llegar con el mejor estado de salud. Tenemos entonces que conocer con antelación el Indice de Masa Corporal (IMC) de ambos con el fin de conocer si hay problemas de peso, es decir, si hay bajo peso, peso saludable, sobrepeso u obesidad. La fórmula del IMC se obtiene de dividir el peso en kilogramos sobre la estatura (talla) en metros al cuadrado:

IMC= PESO (Kg)/ TALLA (m2)   Ejemplo: Mujer de 60 Kilos con 1.65 de estatura tiene un IMC= 60/1.65X 1.65= 22.03

IMC menor 18.5 18.5- 24.9 25- 29.9 mayor 30
Clasificación Peso Bajo Peso Saludable Sobrepeso Obesidad

Si estamos frente a un peso bajo, se puede presentar infertilidad y si se da el embarazo, la madre no tendrá suficiente reservas para aportar a su bebe para que este crezca saludable. El estado nutricional, el peso y la talla de la madre son determinantes y se correlacionan con el peso y la talla al nacimiento. Entonces aquellas futuras madres que tengan un peso bajo, deben buscar la asesoría profesional para la ganancia de peso. Como recomendación se debe aumentar la densidad calórica de los alimentos, esto es en el mismo volumén o cantidad al que está acostumbrada a comer, debe aumentar el aporte calórico. Esto se consigue por ejemplo consumiendo queso adicional en las comidas, tomar alimentos gratinados, agregar aderezos con aceites, consumir dulces como postres, utilizar las cremas de chocolate para untar, la mantequilla de maní, en fin hay deliciosas alternativas para ganar peso incluyendo el yogurt que ahora viene en pequeñas porciones bebibles. Recomiendo además consultar para definir deficiencias y encontrar aquellos suplementos nutricionales que sean adecuados para cada persona.
Las mujeres que tengan un peso saludable no tienen ningún inconveniente en iniciar el embarazo, pero si es fundamental el consumo de acido fólico, esto no solo aplica para las mamas de peso saludable, sino para cualquier embarazo, pues su consumo evita la aparición de defectos del desarrollo del tubo neural del bebé. La recomendación es tomar este suplemento en capsulas 3 meses antes de buscar la gestación, ya que su requerimiento es fundamental en las 8 primeras semanas de embarazo. Se puede aumentar el consumo de trigo, naranja, vegetales verdes, leguminosas y carne que son ricos en acido fólico, aunque se absorbe muy bien el que viene como medicamento.

Continuar leyendo

Hábitos saludables desde la primera infancia

Cuando se revisa la reciente Encuesta de la Situación Nutricional (ENSIN 2010) encontramos que el 34.6% de la población nacional tiene sobrepeso y el 16.5% tiene obesidad, comparado con la encuesta anterior, el aumento fue de 5.3 puntos.  Cabe destacar que se presentan conductas de riesgo alimentario, es decir, dejan de comer o utilizan algún producto para perder peso un gran número de personas. Entonces hay consciencia de los problemas derivados por el sobrepeso, pero no existe una orientación adecuada para su manejo y tampoco existen unos hábitos saludables que ayuden a evitar estas situaciones. Sobresale también que las dietas complementarias (alimentación diferente a la leche materna) son deficientes en frutas y verduras, que deberían ser la base de este tipo de alimentación inicial. Esto lleva entonces a que las personas no ingieran frutas y verduras en la edad adulta y por lo tanto hace las dietas deficientes y convierte a las personas propensas al sobrepeso y la obesidad, así como a la desnutrición. Resalto también de la ENSIN 2010 que el 20% de la población consume gaseosas diariamente y el 20% de la población igualmente consumimos más de un producto de paquete diariamente. Esto nos demuestra nuevamente los malos hábitos alimentarios que existen en el País. Para terminar la población es cada vez más sedentaria y el 62% de los jóvenes dedican diariamente más de dos horas en videojuegos y/o ver televisión.
Los hábitos de vida saludable se construyen durante toda la vida. Nunca es tarde para cambiarlos, pero es en la primera infancia cuando la mente es más plástica y permite adaptar los nuevos hábitos de una manera más sencilla.
Como vimos en la ENSIN 2010 los colombianos complementainiciamos mal la dieta complementaria y no incluimos las frutas y verduras, es entonces ahí donde debemos cambiar para brindar la mejor nutrición a nuestros hijos. Incluir las verduras, las frutas y los cereales como parte de la dieta complementaria es crucial. Se debe empezar con rutinas desde pequeños para el baño, rutinas para la hora de dormir y para la ingesta de alimentos, esto es, respetar los horarios de comida y hacerlo en ambientes propicios para la misma, es decir, en el comedor sin otras distracciones que afecten el tiempo y la dedicación al consumo de alimentos.
Continuar leyendo