Edulcorantes. ¿Sí o no? Qué tan seguros son

spoon-2426623_1920

Desde la aparición de los sustitutos del azúcar ha existido la inquietud acerca de la seguridad de estos productos y su utilización, en especial en las poblaciones pediátricas. Voy a revisar algunos aspectos básicos para tener elementos de juicio y entrar a decidir acerca de la seguridad de estos productos.

Continuar leyendo

Prohibir las gaseosas?

Me parece muy interesante el artículo sobre las gaseosas “Prohibir las gaseosas o cambiar de actitud?” Ya había escrito anteriormente “Adiós Coca Cola” donde esta mi posición frente a las bebidas azucaradas. En realidad no se trata de satanizarlas, tampoco de endilgarles la completa responsabilidad de los problemas de sobrepeso y obesidad, pero si colaboran a que se desarrollen. Me tildaron de cándido por la posición que tome frente a no enseñarle a tomar este tipo de bebidas a mi hija, pero hasta la fecha Isabel no consume gaseosas.

Deja a los niños

Para mí como padre de y médico especialista en nutrición es muy difícil pasar desapercibido por mis pacientes y amigos cuando estoy en la calle con Isabel, pues las miradas criticas no se hacen esperar en lo que tiene que ver con la alimentación de mi hija. Siempre he pregonado la adquisición de buenos hábitos alimentarios, y que estos se construyen en casa y en la escuela, y donde nosotros siempre tengamos control, debemos intervenir.

Recientemente una paciente al verme con mi hija comiendo papas de paquete tuvo la tranquilidad de poder sacar uno igual para sus hijos en  frente mío. Debemos partir de la premisa que en cualquier medio es difícil controlar todas las variables e información a la que están expuestos nuestros hijos. La publicidad, la escuela y particularmente los pares dentro de la escuela ejercen un gran poder sobre ellos. De nosotros depende encausar adecuadamente esta información.

Alguna vez me tildaron de cándido por evitar hasta ahora el consumo de bebidas gaseosas para mi hija, y que además estaba ayudando a gestar la anorexia en ella. Los excesos son malos, los extremos son peores. Soy consciente del medio en el que vivo, pero también tengo los criterios bien fundamentados de cómo quiero educar a mi hija. En este sentido tengo que hacer gala de mi conocimiento y orientar en este sentido la creación de los hábitos alimentarios de Isabel. Ella es una niña, yo también lo fui, y no estuve privado del consumo de dulces, refrescos, helados, chocolates, golosinas y demás que hacen parte de la dieta de la infancia. Lo importante es encontrar los espacios donde se pueden consumir como son por ejemplo los horarios, los días de la semana, sin ser como lo he dicho en anteriores artículos, objeto de premio o castigo para ellos.

Es así como ahora que se desarrollado mucho más la comunicación de parte de Isabel, ella misma  pide agua, mandarina, manzana, arbolitos (brócoli), queso, yogur, huevo además de los dulces, la chocolatina y el helado entre otros.

Ser firmes con nuestras orientaciones para con nuestros hijos nos ayuda a alcanzar las metas que nos propongamos. Hay que dejarlos ser niños, pero creo profundamente en la capacidad intelectual de los pequeños, al punto de no subestimarlos y por lo tanto de exigirles con amor y respeto y sobre todo con argumentos.

Así que no me avergüenzo si me ven con mi hija compartiendo una comida rápida o una golosina, porque estos hacen parte de la alimentación y no se clasifican los alimentos como buenos y malos, solo que hay un grupo que son más saludables que otros y del equilibrio resulta la diversidad y la prevención de los malos hábitos alimentarios.

La madre consciente que consiente, entrevista

El viernes pasado en una charla con mi amiga Mónica Cano me dio mucho gusto ver la preocupación que ella tiene por la sana alimentación de sus preciosas hijas. Me llamo la atención el comentario que le hicieron en el Colegio donde estudian las niñas. Le preguntaron que si las niñas tenían alguna condición clínica como Diabetes o problemas digestivos, por la comida que llevaban para los descansos.
La mamá de las niñas llego a este tipo de alimentación por que la hija mayor tenía problemas de dolor abdominal y constipación desde muy temprana edad. Desde que la niña comenzó a recibir una dieta rica en fibra con consumo de “harinas” (cereales) integrales como pan, galletas y tostadas, mejoró dramáticamente. Ya no consume ninguna “harina blanca”, no las tolera y tampoco le gustan.

  • Esta es una muestra de la lonchera de las niñas:
    • Bebidas lácteas con probióticos
    • Wraps integrales
    • Pasta
    • Sanduches con pan integral
    • Fajitas de pollo
    • Granola
    • Arroz y Maíz soplado

Una de las características de la dieta de Amalia y Lucia es que tiene pocas frituras, no consumen bebidas gaseosas y solo consumen un dulce diario y productos de paquete una sola vez por semana. Este equilibrio en su alimentación permite que sean unas niñas saludables y por quienes no se tienen que preocupar por problemas de peso.
Es importante educar a nuestros hijos acerca de la alimentación saludable y hacerlos conscientes de la importancia que esta tiene. Por ejemplo en la casa de las niñas los dulces y mecatos (paquetes) están a su alcance, pero precisamente por esto ellas no abusan de estos productos, es más, preguntan si pueden tener uno de más. La prohibición sin razón no es buena y esto se ejemplariza con una vecina de mis pequeñas amigas, ya que ella si tiene prohibiciones en su casa y cuando las visita se muestra ansiosa frente a la comida y la consume con voracidad y sin medida.
La invitación es entonces a generar buenos hábitos desde pequeños para ser saludables.

Blanqueando las harinas

Pensando en el tema del blog y buscando en la literatura que puede haber novedoso, me encontré con una entrevista realizada al Doctor Alan Greene, pediatra, quién es uno de los abanderados de la nutrición infantil en los Estados Unidos de Norteamérica. El Doctor Greene está promoviendo una lucha que él ha denominado “WhiteOut” que se puede traducir como blanqueado, en un juego de palabras que se refiere para eliminar las harinas blancas de la dieta, entendiendo por dieta lo que compone la alimentación de una persona.

“Que la primera comida de tu bebé sea una comida verdadera”, ese es el lema del Doctor Greene y concuerdo con él. Si queremos construir una alimentación saludable para nuestros hijos, debemos tratar al máximo de ofrecerle una comida sana y natural. Ha existido controversia acerca de que se debe iniciar como alimento sólido a los niños, en el caso de Isabel como lo describí anteriormente fue con vegetales, luego frutas y por último cereales. Otros dicen que debe ser con cereales, pero sucede que los cereales para bebé que existen son refinados (harinas blancas) y es contra estas las que no está de acuerdo el Doctor Greene. La causa del rechazo de parte del médico pediatra obedece a el desarrollo del gusto de los recién nacidos(inteligencia gustativa). Para comenzar la leche materna tiene diferentes sabores de acuerdo a la dieta de la madre, entonces desde la lactancia la madre comienza a educar el gusto de su hijo. Si hay algún tipo de eliminación de alimento de la dieta materna, se hace más difícil la aceptación de parte del bebé. En segundo término como también lo he comentado en este espacio el gusto se desarrolla por la exposición, es decir, debemos ofrecer un alimento de 10 a 20 veces para que este sea aceptado. Si a la primera oportunidad desfallecemos, nunca lograremos que el niño o la niña acepten el alimento. Vuelvo entonces a insistir en el término insistir, debemos ser repetitivos en ofrecer los alimentos. Se puede igualmente por ejemplo dar el alimento que queremos introducir en el primer bocado para lograr la exposición al mismo. Por último para concluir con la teoría del pediatra en mención, quién considera que la dieta de iniciación a los alimentos sólidos debe ser entonces con cereal integral.

Continuar leyendo

Hábitos saludables desde la primera infancia

Cuando se revisa la reciente Encuesta de la Situación Nutricional (ENSIN 2010) encontramos que el 34.6% de la población nacional tiene sobrepeso y el 16.5% tiene obesidad, comparado con la encuesta anterior, el aumento fue de 5.3 puntos.  Cabe destacar que se presentan conductas de riesgo alimentario, es decir, dejan de comer o utilizan algún producto para perder peso un gran número de personas. Entonces hay consciencia de los problemas derivados por el sobrepeso, pero no existe una orientación adecuada para su manejo y tampoco existen unos hábitos saludables que ayuden a evitar estas situaciones. Sobresale también que las dietas complementarias (alimentación diferente a la leche materna) son deficientes en frutas y verduras, que deberían ser la base de este tipo de alimentación inicial. Esto lleva entonces a que las personas no ingieran frutas y verduras en la edad adulta y por lo tanto hace las dietas deficientes y convierte a las personas propensas al sobrepeso y la obesidad, así como a la desnutrición. Resalto también de la ENSIN 2010 que el 20% de la población consume gaseosas diariamente y el 20% de la población igualmente consumimos más de un producto de paquete diariamente. Esto nos demuestra nuevamente los malos hábitos alimentarios que existen en el País. Para terminar la población es cada vez más sedentaria y el 62% de los jóvenes dedican diariamente más de dos horas en videojuegos y/o ver televisión.
Los hábitos de vida saludable se construyen durante toda la vida. Nunca es tarde para cambiarlos, pero es en la primera infancia cuando la mente es más plástica y permite adaptar los nuevos hábitos de una manera más sencilla.
Como vimos en la ENSIN 2010 los colombianos complementainiciamos mal la dieta complementaria y no incluimos las frutas y verduras, es entonces ahí donde debemos cambiar para brindar la mejor nutrición a nuestros hijos. Incluir las verduras, las frutas y los cereales como parte de la dieta complementaria es crucial. Se debe empezar con rutinas desde pequeños para el baño, rutinas para la hora de dormir y para la ingesta de alimentos, esto es, respetar los horarios de comida y hacerlo en ambientes propicios para la misma, es decir, en el comedor sin otras distracciones que afecten el tiempo y la dedicación al consumo de alimentos.
Continuar leyendo

Saciedad

Isabel ya casi cumple los 10 meses de edad y su alimentación ha mejorado mucho. Cuando me refiero a que ha mejorado quiero decir que su alimentación es cada vez más variada. Solo tenemos en cuenta aquellos alimentos alergenicos como el huevo, los cítricos, los pescados y mariscos asi como la leche para no incluirlos todavía en su dieta. Isabel gatea por toda la casa y es una gran exploradora, esta exploración y curiosidad que le esta brindando esta nueva etapa de su vida también incluye la comida. Yo ya había comentado como Isabel quiere comer lo mismo que uno come. En este sentido y de acuerdo a la evitación de los alimentos más riesgosos para el desarrollo de alergias le permito probar de mis alimentos. Esta situación me ha permitido mejorar aún más mis hábitos alimentarios en el sentido que he disminuido el consumo de sal entre otros o la ingesta de bebidas colas, pues son estos hábitos los que quiero enseñar a mi hija. De Isabel estamos aprendiendo todos los que la rodeamos. Ella me ha enseñado la perseverancia en la consecución de metas, me ha enseñado a prescindir de algunos alimentos que no son estrictamente necesarios, me ha enseñado a explorar los sentidos y degustar cosas nuevas cada día. Me ha demostrado también como va adquiriendo su sentido de saciedad. En este punto sobre la saciedad me quiero detener porque es un problema que enfrentamos los que estamos involucrados en la educación de los menores. No falta la abuela que quiere a su bebe gordo, pues este es el parámetro de salud, son aquellas que quieren que los niños se acaben su plato. No solo son las abuelas, son los tíos, las tías, incluso las empleadas o cualquier persona cercana la que opina acerca de la cantidad de alimento que debe comer un bebe. Da satisfacción al observador ver un plato terminado y vacio, y muy probablemente indigestión al pequeño que fue forzado a comer. Al presionar la ingesta de comida aumentamos cada vez más su capacidad gástrica y se va a necesitar cada vez más comida para saciarlo, así estamos es educando a un futuro obeso. Estoy consciente que esto genera conflicto, pero la salud de nuestros hijos debe primar por sobre los intereses o las creencias de la familia. Trato de ser muy respetuoso con Isabel y nunca me esfuerzo más de lo necesario cuando le ofrezco la comida. Anoche particularmente no quiso recibir su ultimo tetero de la noche, por más que se lo ofrecí no lo recibió y no le hizo falta, durmió la noche completa y eso si hoy en la mañana disfruto mucho su biberón. Mi invitación es observar bien a nuestros hijos, descifrar sus mensajes y no forzarlos nunca a comer. Tenemos que tener en mente que sus estómagos tienen el mismo tamaño que ellos, es decir, también son pequeños.

Esperando la ENSIN 2010

De acuerdo a la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional ENSIN 2005 en nuestra población el sobrepeso se presenta en un 10.3% en los jóvenes de 10 a 17 años. Estas cifras de sobrepeso coinciden con el estudio piloto realizado por los Doctores Maria Rocío Delgado y Álvaro Arango en nuestra ciudad, donde encontraron un 5% de obesidad y un 13% de sobrepeso. En la encuesta ENSIN 2005 también se evidencio la pobre alimentación que tiene nuestra población específicamente en lo que concierne a la ingesta de frutas y verduras que no alcanza el 30% de la población, situación grave desde del punto de vista nutricional, debido a que este grupo de alimentos son fuente importante de micronutrientes necesarios para el metabolismo así como fuente esencial de fibra, necesaria para la saciedad y el control del apetito y por consiguiente fundamentales en una alimentación saludable para evitar el sobre consumo de alimentos. Otro factor importante para el desarrollo de la obesidad y el sobrepeso es el sedentarismo y nuestros niños cada vez se mueven menos debido al apego a las nuevas tecnologías y a los factores de seguridad que no permiten que los pequeños realicen actividades lúdicas deportivas al aire libre.

Continuar leyendo

12