Adiós Coca Cola

El mundo se está engordando. Desde principios del presente siglo hemos sido testigos del aumento de las cifras de obesidad a nivel mundial. En mi consulta diaria me toca ver cada vez más niños con sobrepeso. No me gusta realizar este tipo de consulta por las implicaciones que esta enfermedad tiene para los pacientes, pero es además la consulta que prefiero realizar, pues es en la primera infancia, cuando uno puede prevenir la obesidad, cambiando los hábitos.
Una de las enfermedades asociadas a la obesidad es la Diabetes Mellitus. Se espera que haya unos 400.000 millones de casos a nivel mundial para los próximos años. En nuestro hemisferio es México quién tristemente lidera estas cifras. También es uno de los países donde más se consumen bebidas gaseosas y esto entonces nos da una relación directa entre el consumo de bebidas azucaradas, obesidad y diabetes.
Personalmente he sido un consumidor de este tipo de refrescos, pero en el proceso de educar a Isabel, no quiero darle este ejemplo, conociendo el alto riesgo que hay con la ingesta de bebidas gaseosas y la aparición de las enfermedades mencionadas anteriormente.
Isabel ya toma del vaso, ha abandonado prácticamente el biberón y no le gusta mucho beber de vasos con chupo. Ella quiere comer ahora lo mismo que uno come. Si estoy tomando agua ella me pide que le brinde de mi vaso agua. Entonces no puedo tomar gaseosas si no quiero que ella las tome en un futuro. Se muy bien que algún día ella beberá este tipo de bebidas, pero quiero alejar este día por mucho tiempo, tal vez cuando pueda discutir con ella los riesgos de su consumo.
En los últimos meses me he preparado para abandonar las bebidas colas y creo que al hacerlo también me veré beneficiado desde el punto de vista salud.
Así que Adiós a la Coca Cola.

12