Papá, me cabe una tortilla más. Cuanto se debe dejar comer demás.

tortilla-988986_1920

tortilla-988986_1920Una noche de esta semana la cena fue de acuerdo al gusto de Isabel. A pesar de que no ha sido una fanática del huevo, si le gusta la tortilla de huevo. Es uno de sus desayunos favoritos, también se sirve en otros tiempos de comida de acuerdo a la disponibilidad y sobre todo al deseo de Isabel. Nosotros como padres debemos moldear el hábito con rutinas y disciplina, pero en este proceso también debemos sacar provecho de las preferencias y gustos de los niños para poder brindar un aporte nutricional adecuado acorde a las necesidades individuales relacionadas con la edad y la etapa de crecimiento.
¿Cuál es el límite para permitir que se repita un plato o que se agregue más comida? Continuar leyendo

Isabel no quiere comer II

Cada momento tiene su afán. Hace un año y cuatro meses escribí acerca de la disminución del apetito de Isabel y que este obedecía a un cambio en su rutina diaria y a una situación emocional por el inicio de su etapa escolar. Hasta hoy no he podido descifrar cual es el problema que me acecha al respecto, pero como lo dije antes, debemos ser analíticos de todas las situaciones nuevas para poder encarar el problema de la mejor forma posible.

Las posibles causas pueden obedecer a su proceso de crecimiento y a sus cambios de intereses, pues cada vez es más divertido hacer algo diferente a comer. Ella necesita más tiempo para jugar, ya está socializando y la atención de sus pares puede que esté por encima de la alimentación. Además ya puede verbalizar, es decir, manifestar que no quiere algo, e incluso justificar por qué no  quiere hacer las cosas. Por el momento no evidenció ningún otro tipo de causa para esta falta de apetito.

Que hacer?

Por ahora hacer las recomendaciones de siempre.

  1. Mantener los horarios de comidas.
  2. Dedicar el tiempo suficiente para la toma de los alimentos que no supere los veinte minutos.
  3. No tener distracciones a la hora de comer.
  4. Ofrecer porciones acorde a su capacidad gástrica.
  5. No sobreactuarnos cuando no quiere comer y tomarlo con calma.
  6. Siempre tener algo que le guste en el plato además de otro tipo de alimento.
  7. No dar comidas con alto contenido calórico entre comidas. Y espaciar los tiempos de comida al menos cada 3 horas.
  8. Ser consistentes con todo lo anterior.
  9. No obligar a comer.
  10. Exigir el acompañamiento del grupo familiar y de cuidadores.

Estas son algunas de las recomendaciones que debemos seguir, soy consciente de la dificultad que tiene el seguimiento de las mismas, pero estoy convencido que son las herramientas que debemos aplicar. Somos los responsables del sano crecimiento de nuestros hijos, ellos tienen el derecho a recibir la educación de nuestra parte, así como la alimentación. Y siendo la alimentación un derecho fundamental , no podemos ni premiar o castigar con los alimentos, pero si podemos y debemos hacer la mejor elección para nuestros hijos.

Les contaré como continúa la historia, por lo pronto, Isabel almorzó bien.

Cuanto debe comer?

Esa es una pregunta frecuente, hasta donde debemos poner un límite. Pueden nuestros hijos comer lo que quieran? Es prudente dejarlos comer un solo grupo de alimentos en cantidades ilimitadas? En su etapa de crecimiento cual alimento es infaltable? Todos estos interrogantes surgen incluso cuando los niños tienen una ingesta adecuada. Al referirme como adecuada es que cumplen con sus tiempos de comida (desayuno, almuerzo y comida) y comen algún tipo de alimento entre comidas.

Para empezar creo que la respuesta más acertada a los interrogantes es el equilibrio. Con equilibrio quiero decir que si debemos poner un límite a todos los grupos de alimentos. Si solo come dulces, vamos a condicionar problemas de salud como el sobrepeso, desnutrición por falta de los otros grupos de alimentos que son fuente de vitaminas, minerales y otros nutrientes. Como signos de deficiencia encontramos en los órganos y tejidos diferentes señales como sequedad en los ojos, pelo seco, desprendible y con falta de color, uñas quebradizas y en forma de cuchara, los ángulos de la boca rajados, encías irritadas y sangrantes, lengua lisa, hinchada y dolorosa, piel seca y descamativa. 

Nuestros hijos no son transparentes como para permitirnos conocer hasta qué nivel se encuentra su estómago lleno, pero por su edad se puede determinar más o menos cual es su capacidad gástrica. Que al año es de de unos 350 ml, a los dos años de 500 ml y de ahí en adelante va aumentando lentamente hasta llegar a 900 ml a los diez años de edad. Este valor de capacidad gástrica es en promedio y los valores expresados son los máximos. De ahí radica la importancia de no dar líquidos abundantes antes de las comidas, pues esto va a ocasionar saciedad y disminución de la ingesta de sólidos.

Todos los grupos de alimentos son indispensables en la nutrición y de un aporte de todos se logra la buena salud y se garantiza el crecimiento y el desarrollo adecuados. Analizando cada grupo vemos entonces que los carbohidratos son necesarios como aporte de energía y estos deben ocupar una gran parte de las calorías diarias y lo aportan las frutas, arroz, papa, panes, galletas, cereales en general. Las grasas son fundamentales en el buen desarrollo del cerebro y la producción de hormonas y la regulación de la temperatura corporal además de proteger el organismo  y estas preferiblemente deben provenir de fuentes vegetales y se incluyen también en la preparación de los alimentos, están entre otros los aceites vegetales y el aguacate. Importante no abusar de productos fritos para evitar el sobrepeso. Por último quiero hacer énfasis en la proteína pues es primordial en la fase de crecimiento. Revisando la literatura médica se encuentra que en los primeros años se necesita 1.5 gramos de proteína por kilogramo de pesoy que a partir de los dos años de edad es de 1.0 gramos de proteína por kilogramo de peso. Es decir que para un niño de 12 kilogramos su requerimiento de proteína es de 12 gramos al día. Para ilustrar mejor cuanto corresponde a un gramo de proteína esta la siguiente tabla.

 

Alimento

Gramos de proteína

100 gramos de carne res o cerdo

20

1 muslo de pollo

23

1 pechuga de pollo

30

1 huevo

6

1 rebanada de jamón

6

1 salchicha

5

100 gramos pescado

15

1 taza de Leche

8

1 rebanada de queso

6

1 taza de yogur

5

1 taza de frijol

19

Continuar leyendo

El tamaño si importa

Me perdonan por ser reiterativo en el tema de la saciedad, pero como ya lo he dicho antes, es un concepto muy particular que depende de diferentes variables, y si no aprendemos a manejarlas, en el futuro tendremos problemas con la alimentación de nuestros hijos. Problemas como el sobrepeso, la obesidad y trastornos de la conducta alimentaria, así como dificultades en llevar una alimentación saludable. Para adquirir el concepto propio de saciedad en la infancia temprana es esencial la lactancia materna. Está demostrado por diferentes estudios, que aquellos bebes que reciben lactancia materna tienen más elaborado su sentido de saciedad. La alimentación por medio del seno materno exige más actividad de los niños, tienen que realizar mayor fuerza en la succión y luchar por su alimento, diferente a aquellos que reciben biberón algunas veces con bocas muy anchas que no permiten alcanzar el tiempo necesario del paso de la información de la distensión del estómago al cerebro y sentirse lleno. Entonces al llegar el momento cuando ya se siente lleno, el niño ha comido mas de lo requerido, esta sobrealimentado y esta situación produce un aumento del tamaño del estomago y con el tiempo hay una mayor capacidad gástrica. El tener un estomago cada vez mas grande va a requerir de mayor cantidad de alimento para saciarse, lo que va a terminar en sobrepeso y obesidad.

Una vez comienzan con la alimentación complementaria es de suma importancia comenzar a manejar las cantidades que debe recibir el bebé, y poner especial cuidado en no insistir demasiado en el ofrecimiento de la comida, pues como en el caso de los que reciben lactancia de formula exclusiva se pueden llenar más de la cuenta y producir como lo mencioné una mayor capacidad gástrica. A continuación veremos en la tabla los promedios de la capacidad gástrica de las diferentes edades que se deben tener en cuenta para las cantidades que debemos ofrecer en cada tiempo de comida y respetarlo para que nuestros hijos tengan la satisfacción de tener el logro de consumir lo que hay en el plato y que no tuvo que ser obligado a comerlo. Ellos mismos van construyendo sus límites.
Respetémoslos.

Capacidad gástrica = (Peso (g) -3)/ 10  
Edad Capacidad (mL)
Neonato 10 20
1 Semana 30-90
2-3 Semanas 75-100
1 Mes 90-150
3 Meses 150-200
1 Año 210-360
2 Años 500
10 Años 750-900
16 Años 1500
Adultos 2000-3000
Adaptado de Moulews&Ramsay, 1998