Llego Diciembre y su Alegría

christmas-cookies-2975570_1920

Es cierto. Llego Diciembre y su alegría. Muchas personas se preocupan al aproximarse la época de la navidad especialmente por el control de peso, tanto personal como el de sus hijos. La angustia es creciente y en vez de disfrutar las fiestas se convierte en un gran tormento.

Todo se puede hacer con medida.

Tenemos que aprender a ser moderados. En última instancia podemos establecer tres o cuatro días especiales para poder disfrutar de todos los manjares y comidas especiales que se ofrecen en esta época. Controlar el exceso de peso o evitar la ganancia exagerada de peso se puede lograr sin necesidad de abstenerse de los placeres. Comer porciones pequeñas, distribuir los horarios de comida, no consumir alimentos entre comidas. Por ejemplo, si se tiene conocimiento que habrá una cena especial, es mejor comer algo liviano al almuerzo, consumir solo una fruta en la tarde y si disfrutar en la noche de la cena programada.

Existen productos bajos en calorías. Estos productos se obtienen al disminuir algún ingrediente como son el azúcar o la grasa. Esto no significa que no aportan calorías y que no ocasionan aumento de peso. Algunos de ellos están diseñados para personas en condición de diabetes y tienen en su rotulado la leyenda de “apto para diabéticos”. En este caso funciona igual, no se puede exagerar su consumo. Pues dentro de sus ingredientes no tienen azúcar adicionado, pero si se trata de una torta, si tiene harina y esta es un carbohidrato que puede afectar los niveles de glicemia de la persona en condición de diabetes. Aquellos que no tengan esta condición tampoco están autorizados a exagerar su consumo por lo que ya se mencionó en el aporte de calorías. Es una alternativa que se puede utilizar, pero con moderación.

Aprovechar los días festivos para realizar actividad física

La época decembrina coincide con las vacaciones escolares y empresariales. Es un momento oportuno para realizar actividades al aire libre. Realizar caminatas, ir a nadar, dar un paseo en bicicleta, en fin aprovechar el tiempo libre de una manera activa. Alejar a los niños y adultos de las pantallas que son los mayores responsables de la falta de actividad. Igualmente dar regalos que incentiven la realización de actividad física como implementos deportivos, ropa adecuada para hacer actividad. También podemos dar un paseo o una caminata previa a las festividades y así disfrutaremos sin remordimientos después.

Como ha sido una constante el ejemplo es la mejor manera de enseñar buenos hábitos.

La comida saludable es costosa?

watermelon-846357_1920

Si el concepto de comida saludable está representado en los cereales de moda como la quinua e ingredientes que solo se consigue en las tiendas especializadas, probablemente si es costosa.

Muchos padres privan a sus hijos del consumo de frutas, aduciendo el alto costo de las mismas. Colombia es un país localizado en el trópico y con todos los pisos térmicos, que permiten disponer de una amplia variedad de frutas y verduras, con cosechas que se dan en corto tiempo y que por lo tanto no tienen por qué encarecer su costo. Si bien el mercado de la oferta y la demanda regula el precio, el consumir productos de temporada es una estrategia para acceder a productos económicos y saludables.

En todos los barrios hay proveedores de frutas y verduras, y si se compara el costo de un banano frente a un paquete de una colación dulce, la fruta va a tener un valor inferior. Por eso debemos acercarnos a estas tiendas o a los distribuidores como son las plazas de mercado y con seguridad encontraremos las frutas a un menor precio y al alcance de todos.

No todos los colegios, tanto públicos como privados tienen una oferta saludable o no dan opciones que sean adecuadas para los jóvenes. Al entrevistarlos en consulta siempre dicen que en las cafeterías solo encuentran productos con altas calorías provenientes de la grasa y el azúcar, no hay oferta de agua y por lo tanto terminan haciendo elecciones dentro del menú que no favorecen el control de peso. Como vimos en agua para la vida se debe incentivar el consumo de agua por encima de cualquier otra bebida. Es así como debemos orientar a nuestros hijos para que tengan el consumo de agua como un hábito. La potabilidad del agua en nuestra región hace que su consumo sea seguro, y por lo tanto se puede obtener de la llave en la escuela o se puede llevar desde casa en un recipiente para su transporte como un termo. No tiene calorías y es barato.

Es necesario moldear los hábitos e ir cambiando las preferencias nutricionales, si optamos por la vía fácil de darle dinero a nuestros hijos para que hagan la elección de su alimentación fuera de casa, probablemente no escogerán las más saludables, pero si les brindamos información, hablamos con ellos acerca de sus preferencias y juntos elegimos, se podría mejorar ostensiblemente su nutrición.

No podemos pensar que lo saludable es costoso. Tenemos que informarnos bien y hacer compras inteligentes. Hoy día hay tiendas cercanas con productos saludables en promoción que nos sirven de alternativa, tenemos que mirar las cosas sencillas que nos brindan una alta calidad de vida.

La comida saludable no es costosa.