5 problemas y 23 soluciones

 Ya se definió una dieta básica, pero no hemos abordado los problemas específicos de alimentación y sus posibles soluciones.

Problema 1: Rechaza las carnes

Soluciones:

• Ofrecer trozos muy pequeños, tiernos y húmedos de carne o pescado

 • Añadir carne a la salsa de espaguetis, pizza, tacos, wraps o estofados

 • Incluir en la dieta leguminosas, huevo y queso

 • Ofrecer pescado sin espinas (enlatado)

Problema 2: Consume poca leche

Soluciones:

• Ofrecer queso y yogurt, gratinados, pasta con queso, pizza. Utilizar la leche para cocinar cereales (avena), cremas de vegetales y preparar budines y natillas

 • Agregar leche en polvo a las recetas

 • Dejar que el niño se sirva la leche y la tome con pitillo

Problema 3: Toma demasiada leche

 Soluciones:

• Ofrezca agua entre comidas

• Limite el consumo de leche a las comidas principales y ofrézcala al final de la comida

• Si todavía utiliza tetero cambiar a taza

Problema 4: Rechaza vegetales y frutas

 Soluciones:

• Si rechaza vegetales ofrezca mas fruta y viceversa

• Los vegetales deben estar tiernos y evitar sobrecocinarlos

• Prepare vegetales al vapor y presente en trozos que puedan ser tomados y consumidos con las manos

• Agregue salsas y dips, salsa de queso para vegetales cocidos, dips para vegetales crudos y yogurt para frutas

 • Prepare sopas y estofados con vegetales

• Adicione frutos secos a los cereales

• Prepare la fruta en diferentes formas, fresca, cocida, en jugo, en gelatina como ensalada

Insista

Problema 5: Consume demasiados dulces

 Soluciones:

• Compre pocos dulces, prepare dulces caseros

• No usar los dulces como castigo o recompensa

• Adicione a los alimentos en vez de utilizarlos como colación (snack)

 • Reduzca a la mitad el azúcar de las recetas

 • Comuníquese con los cuidadores, profesores y demás para limitar los dulces

Precaución: Este tipo de recomendaciones son para niños mayores de 3 años en la gran mayoría de ejemplos, pues en algunas soluciones puede haber respuestas que pueden producir riesgo de ahogamiento en los niños o producir también alergias en los más pequeños. Es importante evaluar la posible solución frente a la edad de nuestros hijos.

Cuando hay dificultades en la alimentación

 Una causa frecuente de preocupación en los padres es cuando los niños comienzan a rechazar alimentos que eran sus preferidos y no prestan mayor interés a las comidas. Estos periodos pueden variar en intensidad de niño a niño y pueden durar de días a años. Estos sucesos son comunes en los procesos de maduración de los niños y si los padres logran comprenderlos y no generar ansiedad alrededor de los mismos pueden favorecer el normal desarrollo de los hábitos alimentarios. En una entrega anterior (El tamaño si importa) explique acerca del tamaño del estómago de los pequeños, tamaño que tenemos que tener en cuenta para respetar las cantidades que le ofrecemos en los diferentes tiempos de comida. A continuación una guía de dieta básica:

Alimento 2 A 3 AÑOS 4 A 6 AÑOS 7 A 12 AÑOS Comentarios
Porción/ Raciones Porción/ Raciones Porción/ Raciones
Lácteos y Derivados Media taza/ 4-5 ½ – ¾ taza/ 3-4 ½ -1 taza/ 3-4 Se puede sustituir por: queso, yogurt o leche en polvo
Carne, Aves y Pescados 1-2 onzas/ 2 1-2 onzas/ 2 2 onzas/ 3-4 Sustituir por: huevo, mantequilla de maní y leguminosas( frijol- lenteja)
 Vegetales Cocinados  

 

Crudos

2-3 cdas/ 4-5 3-4 cdas/ 4-5 ¼ – ½ taza/ 4-5 Incluir hojas verdes o amarillos como fuente de vitamina A como zanahorias, espinaca, brocoli
Pocas piezas Pocas piezas Varias piezas
Frutas CrudasJugos ½- 1 pequeña ½- 1 pequeña 1 mediana Incluir fruta con vitamina C, cítricos, fresas, melón, tomate
3-4 onzas 4 onzas 4 onzas
Pan integral ½ – 1 rebanada/ 3 1 rebanada/ 3 1 rebanada/ 4 Sustituir pan por: pasta, arroz, saltines, tortilla, arepa pequeña, panecillo
Cereal cocinado ¼- ½ taza ½ taza 1 taza
Cereal seco ½ – 1 taza 1 taza 1 taza

Adaptado de Lowenberg ME, Development of food patterns in Young children. Nutrition Infancy and Childhood  4 Ed. Times Mirror/Mosby College Publishing; 1989

Equivalentes

Taza= 230 mililitros    Onza= 30 mililitros ó 30 gramos    Cda= Cucharada= 15 mililitros 

Nota: Esta es una guía básica y en caso de necesidades especificas se debe individualizar con orientación profesional

Isabel también come chicharrón

Isabel ya cumplió su primer año. Desde hace varios meses atrás no había escrito mucho acerca de la alimentación de Isabel, pues desde los ocho meses hasta ahora no ha presentado ningún cambio significativo en su hábito alimentario y solo nos hemos enfocado en reforzar las rutinas diarias para que se apropie de ellas así como en reforzar el gusto por los alimentos que ya hacen parte de su dieta.
Al cumplir el año es un momento de consultas médicas, fue revisada por su oftalmóloga quién evaluó la condición de su iris, la cual refleja en gran medida su estado nutricional, y por fortuna se encuentra bien. En este momento es fundamental en su dieta el consumo de vitamina A que la obtiene de los vegetales y frutas amarillas, así como de la carne. La importancia de esta vitamina es su poder antioxidante y su participación en una buena visión.
Otra de las evaluaciones médicas fue realizada por la especialista en odontología infantil. Esta consulta se hace con el objetivo de ambientar a Isabel al consultorio de odontología y a que se familiarice con la odontopediatra. Como ya tiene seis dientes es el momento de revisarlos pero el énfasis que se hace en esta consulta tiene que ver mucho con la alimentación de los bebes. El consejo es la evitación de la dieta cariogénica. La dieta cariogénica es aquella que condiciona la aparición de caries y está representada por la ingesta de bebidas azucaradas (jugos, biberones, agua de panela) y el consumo de dulces, asi como alimentos blandos ricos en azucares simples. Uno de los aspectos a resaltar es la prevención de la caries del biberón, esto se logra evitando dar tetero a la hora de dormir, es decir, no dejar que el bebe se duerma con el biberón en la boca, pues se disminuye la producción de saliva, y esta al ser más espesa favorece el crecimiento bacteriano por no poder barrer los microorganismos que se desarrollan en los dientes y encías al contacto con el azúcar lo que deriva en la caries. Si los bebes rechazan los líquidos o hace muecas al masticarlos puede tener caries. También los cambios en coloración de los dientes son característicos de esta enfermedad.  Para prevenir la caries del biberón se debe evitar dar bebidas azucaradas a la hora de dormir, reemplazarla por agua o hacer aseo de los dientes y encías con una gasa y cepillo de dientes después de las comidas, limitar el consumo de bebidas azucaradas durante el día. El aseo de los dientes es fundamental, no es imprescindible utilizar una crema de dientes, y si se desea aplicar un dentífrico, hay que utilizar una que no contenga flúor, por el riesgo de fluorosis. Como lo he mencionado el cepillado de dientes ayuda más a crear el hábito si se hace en familia, y también ayuda a prevenir la caries.
Hasta que no tenga los molares, es decir entre los 14 y 24 meses no se le darán alimentos sólidos como carne entera, si carne molida por el momento como le hemos dado y más adelante se la dará mechada cuando ya tenga los caninos (entre los 12 y 14 meses). Incluso actualmente le damos a Isabel Chicharrón, el cual le sirve para que ella experimente tener una textura diferente en la boca y adquiera el gusto por la carne. Lógicamente no se lo come entero pero si lo disfruta y aprende más sobre la dieta de la casa.

Preparación para la Programación Fetal

Ya se discutió la importancia de la Programación Fetal como factor determinante en la prevención primaria de enfermedades cronicas no transmisibles que incluye la diabetes, la hipertensión, la obesidad y ciertos tipos de cáncer además de otras enfermedades como lo son los problemas alérgicos.

Cuando una pareja decide quedar en embarazo se deben preparar ambas partes desde un tiempo prudencial previo para llegar con el mejor estado de salud. Tenemos entonces que conocer con antelación el Indice de Masa Corporal (IMC) de ambos con el fin de conocer si hay problemas de peso, es decir, si hay bajo peso, peso saludable, sobrepeso u obesidad. La fórmula del IMC se obtiene de dividir el peso en kilogramos sobre la estatura (talla) en metros al cuadrado:

IMC= PESO (Kg)/ TALLA (m2)   Ejemplo: Mujer de 60 Kilos con 1.65 de estatura tiene un IMC= 60/1.65X 1.65= 22.03

IMC menor 18.5 18.5- 24.9 25- 29.9 mayor 30
Clasificación Peso Bajo Peso Saludable Sobrepeso Obesidad

Si estamos frente a un peso bajo, se puede presentar infertilidad y si se da el embarazo, la madre no tendrá suficiente reservas para aportar a su bebe para que este crezca saludable. El estado nutricional, el peso y la talla de la madre son determinantes y se correlacionan con el peso y la talla al nacimiento. Entonces aquellas futuras madres que tengan un peso bajo, deben buscar la asesoría profesional para la ganancia de peso. Como recomendación se debe aumentar la densidad calórica de los alimentos, esto es en el mismo volumén o cantidad al que está acostumbrada a comer, debe aumentar el aporte calórico. Esto se consigue por ejemplo consumiendo queso adicional en las comidas, tomar alimentos gratinados, agregar aderezos con aceites, consumir dulces como postres, utilizar las cremas de chocolate para untar, la mantequilla de maní, en fin hay deliciosas alternativas para ganar peso incluyendo el yogurt que ahora viene en pequeñas porciones bebibles. Recomiendo además consultar para definir deficiencias y encontrar aquellos suplementos nutricionales que sean adecuados para cada persona.
Las mujeres que tengan un peso saludable no tienen ningún inconveniente en iniciar el embarazo, pero si es fundamental el consumo de acido fólico, esto no solo aplica para las mamas de peso saludable, sino para cualquier embarazo, pues su consumo evita la aparición de defectos del desarrollo del tubo neural del bebé. La recomendación es tomar este suplemento en capsulas 3 meses antes de buscar la gestación, ya que su requerimiento es fundamental en las 8 primeras semanas de embarazo. Se puede aumentar el consumo de trigo, naranja, vegetales verdes, leguminosas y carne que son ricos en acido fólico, aunque se absorbe muy bien el que viene como medicamento.

Continuar leyendo

Hábitos saludables desde la primera infancia

Cuando se revisa la reciente Encuesta de la Situación Nutricional (ENSIN 2010) encontramos que el 34.6% de la población nacional tiene sobrepeso y el 16.5% tiene obesidad, comparado con la encuesta anterior, el aumento fue de 5.3 puntos.  Cabe destacar que se presentan conductas de riesgo alimentario, es decir, dejan de comer o utilizan algún producto para perder peso un gran número de personas. Entonces hay consciencia de los problemas derivados por el sobrepeso, pero no existe una orientación adecuada para su manejo y tampoco existen unos hábitos saludables que ayuden a evitar estas situaciones. Sobresale también que las dietas complementarias (alimentación diferente a la leche materna) son deficientes en frutas y verduras, que deberían ser la base de este tipo de alimentación inicial. Esto lleva entonces a que las personas no ingieran frutas y verduras en la edad adulta y por lo tanto hace las dietas deficientes y convierte a las personas propensas al sobrepeso y la obesidad, así como a la desnutrición. Resalto también de la ENSIN 2010 que el 20% de la población consume gaseosas diariamente y el 20% de la población igualmente consumimos más de un producto de paquete diariamente. Esto nos demuestra nuevamente los malos hábitos alimentarios que existen en el País. Para terminar la población es cada vez más sedentaria y el 62% de los jóvenes dedican diariamente más de dos horas en videojuegos y/o ver televisión.
Los hábitos de vida saludable se construyen durante toda la vida. Nunca es tarde para cambiarlos, pero es en la primera infancia cuando la mente es más plástica y permite adaptar los nuevos hábitos de una manera más sencilla.
Como vimos en la ENSIN 2010 los colombianos complementainiciamos mal la dieta complementaria y no incluimos las frutas y verduras, es entonces ahí donde debemos cambiar para brindar la mejor nutrición a nuestros hijos. Incluir las verduras, las frutas y los cereales como parte de la dieta complementaria es crucial. Se debe empezar con rutinas desde pequeños para el baño, rutinas para la hora de dormir y para la ingesta de alimentos, esto es, respetar los horarios de comida y hacerlo en ambientes propicios para la misma, es decir, en el comedor sin otras distracciones que afecten el tiempo y la dedicación al consumo de alimentos.
Continuar leyendo

Frutas, verduras y algo más

El pasado fin de semana me embarque con un gran amigo en una tarea titánica, enseñar a los niños a comer frutas y verduras. La idea nació en la consulta médica, pues es una queja frecuente de los padres de familia, la poca ingesta de frutas y verduras de sus hijos. Igualmente hay médicos que identifican las deficiencias como la Doctora Alicia Cortes al valorar el iris de sus pacientes y los remiten para mejorar sus hábitos alimentarios.

Yo recuerdo muy bien en mi infancia que acompañaba a mi madre en la preparación de las verduras, en esos tiempos había que desgranar, las arvejas, limpiar las habichuelas, picar la zanahoria porque no existían los productos congelados. Acompañar a mi madre en la realización de esta tarea me brindo la oportunidad de tener un contacto directo con los alimentos y la curiosidad de probarlos, permitió que se consolidará una costumbre de comerlos crudos y de incluirlos en nuestras dietas sin mayor problema. Personalmente considero que nuestros hijos actúan por imitación y son sus referentes los que deben promocionar la ingesta de estos alimentos. Si damos ejemplo en casa al consumir frutas y verduras, si hacemos comentarios buenos acerca de las bondades del sabor de los alimentos y de la exploración de los mismos, tal vez estaremos iniciando un viaje tranquilo sin peleas ni pataletas por “tener” que consumir un producto saludable. Los pequeños son receptivos, inquietos y curiosos, exigen mucho de nuestro tiempo y dedicación y no podemos desfallecer en el intento de brindarles la mejor nutrición posible.

De acuerdo a la ENSIN 2010 (Encuesta de Situación Nutricional) no hemos cambiado nada, antes hemos empeorado en cuanto a los malos hábitos de vida. Se rescata algunas acciones que tienen que ver con la desnutrición, pero estas por ser más dramáticas, más no menos importantes, ameritan la atención de las autoridades. También mejoramos en lactancia materna.Pero perdimos cinco valiosos años sin hacer nada por mejorar. Las entidades educativas, las empresas, nosotros mismos somos responsables junto con las autoridades quienes tenemos esta gran responsabilidad en estas lamentables cifras.

Los resultados del taller fueron inicialmente buenos, es decir, logramos que al menos la mitad de asistentes probaran frutas y verduras en diferentes preparaciones y aceptaran su sabor. Es labor de sus padres continuar con el proceso. El chef Hernán Montoya y yo estamos complacidos con los resultados y estamos retados para mejorar cada día más y ayudar a quienes necesitan de nuestro apoyo.

Un abrazo a todos.