El huevo en Abril

Una de las fuentes de proteína clásica ha sido el huevo. Es un alimento económico, fácil de preparar que permite ser utilizado en diferentes formas para los diferentes gustos y popularmente cuando alguien llega tarde a una comida ya servidas o no quiere comer nada se le ofrece un huevo como alternativa. Es un nutriente completo que también ha sido satanizado por su alto contenido en colesterol que puede ser responsable de las dislipidemias.

El huevo contiene proteínas, vitaminas y  minerales como Hierro, Vitamina A, Biotina, Tiamina y Riboflavina y por su puesto lípidos (grasas) además del colesterol. Es un alimento completo que proporciona 6 gramos de proteína por unidad. La cantidad mínima de proteína de un niño varia de 0.8 a 1.2 gramos de proteína por kilogramo de peso al día, es decir, que con el consumo de un huevo diario se está alcanzando casi la mitad de los requerimientos diarios en niños menores de tres años y la quinta parte en niños de hasta 10 años. Es importante recalcar la necesidad de la combinación de las diferentes fuentes de proteína de la dieta, pues son necesarias para un adecuado desarrollo. Debemos incluir entonces en la alimentación de nuestros hijos los lácteos, cárnicos y la proteína de origen vegetal como las leguminosas.

Isabel come huevo casi a diario, este hace parte de su desayuno. Particularmente le gusta más cuando se presenta como tortilla a la cual ella nombra “huevo como pizza”. Si se le sirve huevo frito o cocido, nunca se come la yema, hemos intentado infinidad de veces darle la yema y no la acepta, pero si está preparado como huevo revuelto o en tortilla no lo rechaza.

Hace poco me consultaron que Abril no come huevo y esta situación genera ansiedad en su familia, particularmente en su madre quién ha intentado de diferentes formas darle el huevo en su dieta. Hemos revisado que es una buena fuente de proteína para los pequeños, que aporta además otros nutrientes y que complementariamente es fácil de preparar y adicionalmente es económico. Es una falla que Abril no coma huevo, pues se pierde sus beneficios, aunque la buena noticia es que se debe seguir intentando en ofrecerle este valioso alimento. El huevo dentro de su versatilidad se usa en múltiples recetas como preparación de tortas, dulces, postres, apanados, salsas y flanes. No creo entonces que le haga falta, pues si recibe dentro de su alimentación los productos mencionados está recibiendo sus beneficios.

Recetas Caseras II

Anteriormente publique un blog con algunas recetas caseras con el ánimo de facilitar la planeación del menú diario para nuestros hijos. Las recetas que están a continuación sirven para niños a partir del año de edad.
 Torticas de atún: Se escurre atún enlatado y se agrega harina de trigo o avena en hojuelas con huevo batido. Se arman las tortas y se sofríen en aceite vegetal.
• Sopita de arroz: Cocinar la carne molida con las legumbres (alverja, zanahoria y papa) con tomate y cilantro en agua, agregar una pizca de sal, y el arroz hasta que este blando
• Zanahorias asadas: partir la zanahoria en rodajas y se llevan al horno hasta que se encuentren tiernas.
• Maíz Dulce: Cocinar las mazorcas en agua y servir una vez estén listas.
Acá también agrego unas recomendaciones de loncheras para los mayorcitos:
• Tortilla integral con fresas, mermelada, arequipe o crema de chocolate (esparcida), queso pera y jugo de fruta natural.
 Sanduche de pan integral con atún mezclado con guacamole, mayonesa o crema agria, bebida láctea y uvas sin semilla.
• Galletas integrales con Dip de huevo duro triturado con queso crema, fruta.
• Pizza con pan árabe integral queso mozzarella, tomate, jamón o pavo en tiras, galletas de avena  y yogurt con trozos de fruta.
Es importante buscar productos bajos en grasa. Cocinar bien aquellos alimentos que así lo requieran, fomentar el consumo de agua que se logra enviando siempre agua en la lonchera.
Estas son recomendaciones de una alimentación saludable, no son para alguna condición clínica específica como colesterol alto o diabetes, aunque son alternativas que podrían ser tenidas en cuenta para estos pacientes. Siempre recomiendo la asesoría profesional para aquellos niños que tengan una situación clínica especial.

5 problemas y 23 soluciones

 Ya se definió una dieta básica, pero no hemos abordado los problemas específicos de alimentación y sus posibles soluciones.

Problema 1: Rechaza las carnes

Soluciones:

• Ofrecer trozos muy pequeños, tiernos y húmedos de carne o pescado

 • Añadir carne a la salsa de espaguetis, pizza, tacos, wraps o estofados

 • Incluir en la dieta leguminosas, huevo y queso

 • Ofrecer pescado sin espinas (enlatado)

Problema 2: Consume poca leche

Soluciones:

• Ofrecer queso y yogurt, gratinados, pasta con queso, pizza. Utilizar la leche para cocinar cereales (avena), cremas de vegetales y preparar budines y natillas

 • Agregar leche en polvo a las recetas

 • Dejar que el niño se sirva la leche y la tome con pitillo

Problema 3: Toma demasiada leche

 Soluciones:

• Ofrezca agua entre comidas

• Limite el consumo de leche a las comidas principales y ofrézcala al final de la comida

• Si todavía utiliza tetero cambiar a taza

Problema 4: Rechaza vegetales y frutas

 Soluciones:

• Si rechaza vegetales ofrezca mas fruta y viceversa

• Los vegetales deben estar tiernos y evitar sobrecocinarlos

• Prepare vegetales al vapor y presente en trozos que puedan ser tomados y consumidos con las manos

• Agregue salsas y dips, salsa de queso para vegetales cocidos, dips para vegetales crudos y yogurt para frutas

 • Prepare sopas y estofados con vegetales

• Adicione frutos secos a los cereales

• Prepare la fruta en diferentes formas, fresca, cocida, en jugo, en gelatina como ensalada

Insista

Problema 5: Consume demasiados dulces

 Soluciones:

• Compre pocos dulces, prepare dulces caseros

• No usar los dulces como castigo o recompensa

• Adicione a los alimentos en vez de utilizarlos como colación (snack)

 • Reduzca a la mitad el azúcar de las recetas

 • Comuníquese con los cuidadores, profesores y demás para limitar los dulces

Precaución: Este tipo de recomendaciones son para niños mayores de 3 años en la gran mayoría de ejemplos, pues en algunas soluciones puede haber respuestas que pueden producir riesgo de ahogamiento en los niños o producir también alergias en los más pequeños. Es importante evaluar la posible solución frente a la edad de nuestros hijos.

Que fue primero el huevo o la gallina?

Esta pregunta filosófica y clásica se responde fácilmente cuando se trata de la alimentación de Isabel, fue primero la gallina, pues el huevo no se le puede iniciar hasta el primer año de edad, por tratarse de un alimento potencialmente alergenico. Ya hemos visto cuales son los alimentos potenciales para desarrollar alergias, los cuales debemos evitar hasta el primer año de edad, de ahí en adelante se pueden introducir en la dieta gradualmente y evaluando la respuesta de cada uno. Los alimentos alergenicos son la leche de vaca, la soya, el huevo, el pescado, el maní y las nueces,  las fresas, los mariscos y los pescados. Debemos incluir dentro de estos los cítricos, pues también pueden llegar a presentarse alergias a los mismos. Aquellos niños que tienen padres con una alergia identificada a uno de estos alimentos es prudente posponer el inicio de los mismos hasta los dos años de edad.
Siguiendo este orden de ideas y como Isabel ya cumplió su primer año de edad, vamos a iniciar el huevo en su alimentación. La llegada de este ingrediente a su dieta va a ser beneficioso, pues el huevo es una muy buena fuente de proteína, vitaminas como la biotina y antioxidantes como la luteína y la zeaxantina, además es una fuente de grasa dentro de la alimentación y que también es necesaria para diferentes funciones en el organismo, para mencionar solo una, el colesterol presente en la dieta hace parte estructural de diferentes hormonas necesarias para el normal funcionamiento del organismo. El huevo es muy versátil y se puede ofrecer en diferentes preparaciones como huevo duro, revuelto, en tortilla y como complemento de otros alimentos como por ejemplo en las sopas.
La estrategia para iniciar el huevo es escalonada. Esto quiere decir que se comenzará con un cuarto de yema preferentemente dura por dos días intercalados y evaluar la respuesta del organismo, que no haya brotes en la piel o presencia de síntomas gastrointestinales como vómito o diarrea. Si hay buena tolerancia se aumenta en la siguiente semana a media yema, vigilando los mismos síntomas anteriores y si es bien tolerado se le seguirá dando medio huevo revuelto o duro. En la preparación debe ser bien cocinado para evitar la intoxicación por salmonella. La frecuencia del consumo de huevo a partir de entonces será de tres a cuatro por semana.
Después de estas dos semanas de introducción del huevo en la dieta se puede continuar con los cítricos prestando especial cuidado de no consumirlos mientras haya exposición directa al sol, pues podría generar manchas en la piel.
Hasta ahora Isabel ha recibido pollo picado en su alimentación, es decir, primero fue la gallina y ahora vendrá a disfrutar del huevo.