Esperando la ENSIN 2010

De acuerdo a la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional ENSIN 2005 en nuestra población el sobrepeso se presenta en un 10.3% en los jóvenes de 10 a 17 años. Estas cifras de sobrepeso coinciden con el estudio piloto realizado por los Doctores Maria Rocío Delgado y Álvaro Arango en nuestra ciudad, donde encontraron un 5% de obesidad y un 13% de sobrepeso. En la encuesta ENSIN 2005 también se evidencio la pobre alimentación que tiene nuestra población específicamente en lo que concierne a la ingesta de frutas y verduras que no alcanza el 30% de la población, situación grave desde del punto de vista nutricional, debido a que este grupo de alimentos son fuente importante de micronutrientes necesarios para el metabolismo así como fuente esencial de fibra, necesaria para la saciedad y el control del apetito y por consiguiente fundamentales en una alimentación saludable para evitar el sobre consumo de alimentos. Otro factor importante para el desarrollo de la obesidad y el sobrepeso es el sedentarismo y nuestros niños cada vez se mueven menos debido al apego a las nuevas tecnologías y a los factores de seguridad que no permiten que los pequeños realicen actividades lúdicas deportivas al aire libre.

Continuar leyendo

La leche de soya

Es común que encontremos algunos pacientes que presentan intolerancia a la proteína de la leche o a la lactosa (azúcar de la leche), la alternativa nutricional para estos pequeños son la formulas desarrolladas en los años 60 a base de soya. Estas fórmulas son también alternativas para pacientes con galactosemia, enfermedad metabólica donde se altera el procesamiento de la galactosa o en aquellas personas que practican el vegetarianismo, aunque personalmente creo que este tipo de prácticas (vegetarianismo) no se debe adoptar en los niños hasta que se encuentren totalmente desarrollados, es decir, en la adolescencia.

 Recientemente se ha creado controversia acerca de la leche de soya, pues si es adecuada para los pacientes con intolerancia o alergia a la proteína de la leche, alrededor de la mitad de estos pacientes también desarrollan intolerancia a la proteína de la soya
Son de amplio conocimiento los alimentos alergénicos como la leche, la soya, la fresa, el maní, pescado, crustáceos y huevo, también llamados los grandes siete y por esta razón ninguno de ellos se incluye en la dieta de un bebé hasta después del año de vida.
Además de la posibilidad del desarrollo de las alergias existe la controversia por el uso de la leche de soya por su contenido de fitatos que pueden alterar la absorción de minerales como calcio, fosforo, hierro y zinc. Las fórmulas comerciales vienen entonces enriquecidas con estos minerales para compensar su posible deficiencia. Existen estudios que evidencian un crecimiento y desarrollo adecuado en los bebes alimentados con este tipo de leche y solamente está contraindicada en los bebes prematuros.
La soya contiene isoflavonas (fitoestrogenos) que son hormonas de origen natural que pueden afectar el normal funcionamiento del organismo y por esta razón hay cierta prevención en su uso, especialmente en los bebes. Uno de los efectos es la posibilidad de desarrollar una pubertad precoz, pero hay estudios de personas que recibieron estas fórmulas con soya en la infancia y no tuvieron alteraciones en la fertilidad o aparición de enfermedades. En este punto es de suma importancia aclarar la diferencia entre las formulas infantiles de soya y las bebidas comerciales que contienen soya pues estas tienen niveles más altos que las formulas y pueden alterar el metabolismo de los bebes y los niños.
Mi invitación siempre va orientada a encontrar el equilibrio, si hay intolerancia a la lactosa o a la proteína de la leche se debe buscar la alternativa en las fórmulas de soya, si no es estrictamente necesario no se debe utilizar la soya, no basar la alimentación de nuestros hijos en un solo producto. Siempre tener en cuenta esta información y buscar el consejo de un especialista al momento de iniciar o cambiar un alimento.

Cuánto peso se debe ganar en el embarazo

El factor determinante del peso del embarazo es el peso previo al embarazo. De esta manera se puede construir la meta  de cuanto peso es saludable ganar.  Para construir esta meta tenemos en cuenta el Índice de Masa Corporal (IMC) que es una operación que tiene en cuenta el peso y la talla de la persona y la clasifica en peso bajo, peso saludable, sobrepeso y obesidad.

IMC Menor 18.5 18.5- 24.9 25- 29.9 Mayor 30
Peso Bajo Saludable Sobrepeso Obesidad

Entonces para una mamá que tenga un  peso bajo debe ganar entre 13 y 18 Kg, para un peso saludable entre 11.5 y 16 Kg, para un  sobrepeso entre 7 y 11.5 Kg y para las madres obesas no debe superar este aumento los 7 Kg al final del embarazo. El aumento se debe a la sumatoria del peso del bebé, la placenta, el cordón umbilical,  el líquido amniótico, el útero,  los senos y la grasa corporal. Sin contar los senos y la grasa corporal así como el aumento del volumen de la sangre se tienen ya 6 Kg. De ahí radica la importancia de llevar los controles prenatales y de esta manera vigilar entre otros factores, el peso. Continuar leyendo