Ganancia de peso

La preocupación por el peso de los niños y la ganancia del mismo es frecuente tanto en padres como en médicos pediatras. Algunos pecan por exceso, otros por defecto. Es difícil determinar el peso ideal de un recién nacido, pero existen tablas y curvas de crecimiento que nos orientan al respecto. Estas tablas de crecimiento nos permiten hacer un seguimiento adecuado de la ganancia de peso y estar alertas para tomar decisiones y evaluar las posibles causas de su alteración como falta de ganancia o un aumento exagerado. En nuestro medio nos hemos orientado los médicos por tablas diseñadas por la  Organización mundial de la salud OMS, pero por fortuna ya estarán disponibles las tablas de peso y talla para los niños colombianos. Las causas son diferentes y se pueden revisar en el post de este mismo blog, los niños que no crecen.

Escribo esto, porque en diferentes situaciones me enfrento en la consulta con niños remitidos a la misma por fallo de medro, es decir, por falta de ganancia en peso y talla. El caso más frecuente es de los niños prematuros, ellos no se pueden comparar con un recién nacido a término (nacido en el tiempo de un embarazo normal). Y tanto las familias como los médicos quieren que estos niños alcancen su peso y talla para la edad pronto. Esto no debe ser así, no debemos forzar la ganancia de peso en estos pacientes ya que ellos tienen un fenómeno de recaptura (catch up) de peso que puede ser hasta los dos años. En ellos utilizamos la edad corregida que permite hacer un cálculo más exacto de la evolución del peso. Existe también el caso de los pacientes que tienen movilidad reducida como por ejemplo los pacientes con secuela de parálisis cerebral, quienes tienen alteraciones en la deglución e interacción con el medio y movilidad. Estos pacientes tienen justificación para no tener una ganancia igual a sus pares sin enfermedades que condicionen la nutrición. En estos casos debemos tener en cuenta otras variables diferentes al peso para valorar su estado nutricional como son la evaluación de la piel y anexos que nos pueden ilustrar muy bien sobre la presencia de deficiencias vitamínicas por ejemplo, o las pruebas de laboratorio que también nos indican sobre el estado nutricional desde el punto de vista bioquímico.

Continuar leyendo