Recogiendo frutos

Siempre he enfatizado en este Blog en la importancia de la creación de hábitos saludables desde la primera infancia. Es la repetición de los actos lo que lleva a que nos apropiemos de ellos y en última instancia esto se vuelve un acto automático. Por eso es tan difícil enseñar a comer frutas y verduras en niños mayores de 6 años, porque si no lo aprendieron en casa, va a ser muy complicado en una consulta médica de 30 o 60 minutos. Tenemos que dar ejemplo.

Salir con Isabel a un Restaurante es un poco complicado, ya que la niña por su edad no permanece quieta en un sitio por más de 2 minutos, ya que quiere explorar y conocer donde se encuentra y que hay de nuevo a su alrededor. Si bien en algunos restaurantes que son amigables para los niños se encuentran juegos para ellos, no siempre se puede o se quiere ir a estos lugares. El caso es que el fin de semana pasado estuvimos en un restaurante con Isabel. La primera sorpresa me la lleve cuando la acomodé en la silla para bebes, pues se quedo sentada en esta sin protestar, y creo que ya se ha acostumbrado a que ese es su sitio. Considero de suma importancia compartir la hora de comida en Familia, e Isabel lo ha aprendido bien. A ella no le gusta comer sola y en ese sentido es importante sincronizar los horarios nuestros con el de nuestros hijos para poder comer a la misma hora. Iniciamos la comida con una Ensalada de la Barra, así que no tuvimos que esperar mucho para el primer tiempo de comida. Isabel me acompaño hasta la barra y fue testigo de los diferentes vegetales que iba sirviendo en la taza dispuesta para ello. Clara, la mamá de Isabel, la niña y yo compartimos ese plato. Daba gusto ver a Isabel con sus cachetes llenos de comida, brócoli, coliflor, zanahoria, pepino. Luego siguió con su plato que era una crepe con boloñesa. El menú infantil incluía un miniwafer con arequipe, helado y chocolate. Isabel solo se comió el chocolate y como no somos basurita el resto de su postre lo compartimos en familia y no hubo necesidad de pedir otro. A partir del postre comenzó la persecución de Isabel. Pero era justo, ya había permanecido en su puesto por unos 40 minutos y tuvo la oportunidad de compartir sus alimentos en Familia.

Además de sentarlos a la mesa con el resto de la familia, es importante dejarlos que prueben los alimentos, que experimenten texturas, sabores, colores y olores, que pongan todos sus sentidos en práctica para que se desarrollen adecuadamente. También se hace necesario que los dejemos que manipulen los cubiertos y aprendan a manejarlos, bajo nuestra estricta vigilancia para evitar accidentes. Darles la libertad para que descubran, permite que sean independientes y que desarrollen su personalidad. Antes me parecía difícil ir a un Restaurante con Isabel, pero considero que ahora estoy recogiendo los frutos de ayudarle a crear buenos hábitos.

Nota: Se acerca la Navidad y saldremos de vacaciones. Retomare el Blog la segunda semana de Enero, pero si tengo un poco de tiempo colgaré otro artículo antes de finalizar el Año. Solo me resta desearles unas felices fiestas y agradecer a los seguidores por sus valiosos aportes.