La importancia de la actividad

20160605_092345
En mi caso personal siendo un entusiasta de la actividad física, he querido que Isabel comparta esa afición. Es así como desde hace un año ella ha venido preparándose para competir en una carrera ciclística, pues es esa una de las actividades que a ella le llama la atención. Pero porque le gusta tanto?

Isabel para su segundo cumpleaños recibió de parte mía y de su padrino una pequeña bicicleta para iniciarse en esta actividad. El tipo de bicicleta que le regalamos no tiene pedales y sirve para que los niños se familiaricen con la máquina y aprendan a tener mejor dominio viso espacial. Esta es una competencia importante para el desarrollo motriz y cognitivo. Rápidamente Isabel fue mejorando en su control de la bicicleta hasta que cumplió los cinco años, en donde hizo su escalamiento a una maquina de pedales y no tuvo necesidad de soporte de ruedas traseras y pronto logro tener la destreza suficiente para montar en su nueva bicicleta.

Hasta ahora se que es su afición existe porque ha tenido contacto con el ciclismo, pues Isabel me ha acompañado desde muy pequeña en diferentes excursiones ciclísticas en las sillas diseñadas para los velocípedos. También le gusta la bicicleta porque ha visto en casa que realizamos actividad regularmente y eso no viene en el ADN sino en el ejemplo.

Yo no concibo la nutrición sin actividad, ambas se complementan y se aprenden con el ejemplo.

Recetas caseras

Una de las dificultades a la que se enfrentan las mamas  y creo que cualquier persona encargada de la cocina es definir el menú. Cada vez que tenemos que pensar en que vamos a cocinar, tenemos un bloqueo mental y las ideas no fluyen con naturalidad. También es una preocupación de todos los padres que vamos a ofrecer a nuestros hijos entre comidas. Si bien es importante ofrecer variedad para evitar la monotonia. Hay que tratar para descubrir juntos nuevos sabores.

  1. Sopa de verduras: Se puede realizar con cualquier tipo de verduras, papa criolla, ahuyama, zanahoria, arverjas, habichuelas. Lavar bien los vegetales y cocinar en agua, utilizar pequeñas cantidades tanto de vegetales como agua. Se puede aderezar con cilantro, un poco de tomate. La cocción de esta sopa es rápida y en unos 10 minutos esta lista. Una vez este cocida se puede licuar o macerar los vegetales con un tenedor. Es importante esta acción dependiendo de la edad del bebé para manejar el tamaño de la porción para evitar ahogos.
  2. Compota de fruta natural: Las compotas se preparan facilmente. Se pela la fruta y se cocina en un poco de agua hasta que este suave,es decir, si se chuza con un tenedor este entra facilmente en la fruta. Ya estando lista se pasa por el procesador de alimentos o la licuadora con muy poca cantidad del agua en la cual se cocino.
  3. Cereal con fruta: Las frutas que esten permitidas a la edad del bebe se pueden mezclar con cereal de caja acompañado de un poco de yogurt o kumis.
  4. Maiz o arroz soplado: En los supermercados se consiguen este tipo de productos, los cuales son ideales para los niños, pues no tienen preservantes, no tienen huevo y se consideran libres de gluten. Estos cereales se pueden combinar con fruta rallada, derivado lácteo o leche (aquella que este recibiendo el bebé).
  5. Pasta con carne y vegetales: La pasta tiene una cocción rápida, igual en agua con un poco de aceite se hierven las pastas, pueden ser cualquier tipo de pasta, si es larga se debe partir para facilitar el consumo de la misma. Los vegetales se cocinan en agua como para la sopa mencionada anteriormente. A la par se puede freir un poco de carne molida en aceite vegetal hasta que este bien cocida y se sirve todo junto.

A tener en cuenta:

  1. Cocinar bajo en sal, mientras menos sal se utilice mucho mejor para la salud de nuestros hijos.
  2. Bajo en azúcar. La recomendación es no agregar azúcar a las preparaciones para educar su paladar a un sabor menos recargado y no convertir nuestros pequeños en grandes consumideros de azúcar. De igual manera estas preparaciones nos ayudan a prevenir problemas dentales.
  3. Cocciones rápidas. Como explique en la preparación de las recetas, estas no necesitan demasiado tiempo de cocción a excepción de la carne. Los vegetales deben estar tiernos, las preparaciones prolongadas pueden afectar las caracteristicas nutricionales de los alimentos.
  4. No utilizar caldos comerciales. Este tipo de productos tiene preservantes y son altos en sal. Si cocinamos fondos naturales vamos a brindarle una mejor salud a nuestros hijos.

Cuando la diarrea se vuelve crónica

Hace un mes Isabel presento un cuadro infeccioso viral que comenzó con una fiebre alta durante unos tres días seguido por un brote en la piel y acompañado de este inicio con diarrea. La diarrea se define como el aumento del número de deposiciones diarias y a cambios en su consistencia. En el caso de Isabel se cambio su hábito intestinal con más de tres deposiciones diarias y a una consistencia liquida. La tarea que reviste mayor importancia frente a el diagnostico de la diarrea es la hidratación adecuada de los niños. Siempre se debe ofrecer sales de rehidratación oral, idealmente las que vienen preparadas comercialmente, pues estas garantizan los volúmenes y concentraciones adecuadas de electrolitos. No es recomendable la utilización de bebidas gaseosas o bebidas deportivas, pues estas tienen altas concentraciones de azúcar y pueden agravar la diarrea al absorber el agua del intestino. La recomendación acerca de la hidratación es ofrecer las sales de rehidratación después de cada deposición diarreica en pequeñas cantidades no mayores a 10 ml cada minuto con el ánimo de reemplazar el líquido perdido y garantizar la tolerancia a este líquido. Es de suma importancia no suspender la alimentación de los pequeños, pues si dejamos progresar la diarrea y le aunamos a esto la desnutrición por la suspensión de los alimentos, va a ser difícil su recuperación pronta y puede dejar secuelas. Se espera una pérdida de peso leve y por lo tanto debemos estar alertas a las pérdidas de peso mayores de 1 kilogramo y consultar oportunamente al pediatra para prevenir problemas futuros.

Cuando las deposiciones diarreicas se prolongan por más de 15 días, se considera una diarrea crónica. En esta situación es importante suspender la lactosa, que puede ser una causa de empeoramiento de la enfermedad y es así como a Isabel le comenzamos a dar leche de fórmula sin lactosa, de igual manera se necesito la utilización de probióticos con el objetivo de restablecer la microbiota (flora) intestinal. En situaciones de diarrea crónica el aumento de las deposiciones barre con las bacterias que son habitantes normales del intestino y necesarias para la defensa y absorción de nutrientes. Existen en el mercado diferentes productos para restablecer esta microbiota (flora) intestinal, pero se debe consultar con el especialista la cantidad y el tiempo de administración de este medicamento. Como en el mercado también existen derivados lácteos con este tipo de bacterias no nos debemos confundir y administrarlos a los niños porque los contienen, pues como mencione anteriormente se tuvo que suspender la lactosa en el caso de Isabel. Hay quienes prefieren no suspender la lactosa para una reintegración pronta a la dieta previa a la enfermedad, pero esto como es una controversia médica, ya depende de la preferencia del médico la suspensión o no de la lactosa. Una de las deficiencias que hay en nuestro medio es el Zinc, el cual también se utilizo como reemplazo en la enfermedad de Isabel. Está demostrado científicamente que la utilización de este suplemento es beneficioso para la reducción del tiempo de la diarrea y la recuperación intestinal en niños mayores de 6 meses.

 Al parecer después de este evento Isabel quedo con una intolerancia a la lactosa, pues al ofrecerle de nuevo una leche con lactosa volvió a presentar diarrea. La intolerancia a la lactosa es una de las deficiencias enzimáticas que se presenta con mayor frecuencia y comienza desde la infancia como en el caso de Isabel. Esta se caracteriza por la ausencia de lactasa, la enzima encargada de digerir el azúcar de la leche (lactosa). Los pacientes con deficiencia deben consumir una dieta libre de lactosa para evitar los síntomas intestinales que esta produce.

Hábitos saludables desde la primera infancia

Cuando se revisa la reciente Encuesta de la Situación Nutricional (ENSIN 2010) encontramos que el 34.6% de la población nacional tiene sobrepeso y el 16.5% tiene obesidad, comparado con la encuesta anterior, el aumento fue de 5.3 puntos.  Cabe destacar que se presentan conductas de riesgo alimentario, es decir, dejan de comer o utilizan algún producto para perder peso un gran número de personas. Entonces hay consciencia de los problemas derivados por el sobrepeso, pero no existe una orientación adecuada para su manejo y tampoco existen unos hábitos saludables que ayuden a evitar estas situaciones. Sobresale también que las dietas complementarias (alimentación diferente a la leche materna) son deficientes en frutas y verduras, que deberían ser la base de este tipo de alimentación inicial. Esto lleva entonces a que las personas no ingieran frutas y verduras en la edad adulta y por lo tanto hace las dietas deficientes y convierte a las personas propensas al sobrepeso y la obesidad, así como a la desnutrición. Resalto también de la ENSIN 2010 que el 20% de la población consume gaseosas diariamente y el 20% de la población igualmente consumimos más de un producto de paquete diariamente. Esto nos demuestra nuevamente los malos hábitos alimentarios que existen en el País. Para terminar la población es cada vez más sedentaria y el 62% de los jóvenes dedican diariamente más de dos horas en videojuegos y/o ver televisión.
Los hábitos de vida saludable se construyen durante toda la vida. Nunca es tarde para cambiarlos, pero es en la primera infancia cuando la mente es más plástica y permite adaptar los nuevos hábitos de una manera más sencilla.
Como vimos en la ENSIN 2010 los colombianos complementainiciamos mal la dieta complementaria y no incluimos las frutas y verduras, es entonces ahí donde debemos cambiar para brindar la mejor nutrición a nuestros hijos. Incluir las verduras, las frutas y los cereales como parte de la dieta complementaria es crucial. Se debe empezar con rutinas desde pequeños para el baño, rutinas para la hora de dormir y para la ingesta de alimentos, esto es, respetar los horarios de comida y hacerlo en ambientes propicios para la misma, es decir, en el comedor sin otras distracciones que afecten el tiempo y la dedicación al consumo de alimentos.
Continuar leyendo

Programación Fetal

Cuanto tiempo ha dedicado a preparar una fiesta de matrimonio o cualquier otra fiesta? Cuanto le ha dedicado a planear sus vacaciones o la compra de un carro, una casa, inclusive un teléfono?

Siempre cuidamos mucho nuestros pasos y nos preparamos adecuadamente. Pero para el acontecimiento más importante de la Vida que es el nacimiento no nos preparamos como debemos. Tal vez si sabemos quién será el médico, incluso sabremos cual es la clínica, pero no tenemos en cuenta cómo debe estar nuestro cuerpo y el de nuestra pareja para iniciar un embarazo.

En el Congreso de la Asociación Colombiana de Nutrición Clínica tuve el privilegio de asistir a diferentes conferencias del Dr. Alan Lucas, quién es una autoridad mundial en nutrición infantil. En su charla evidenció por medio de sus estudios de más de treinta años de experiencia que la lactancia materna exclusiva comparada con la lactancia con leche de fórmula es superior y ayuda a la prevención de diabetes, hipertensión, obesidad, dislipidemias y alergias.

 El crecimiento temprano de acuerdo al Doctor Lucas es crítico para el resto de la vida y el resultado se verá a largo plazo. Entonces la lactancia materna exclusiva durante 6 meses ha demostrado la reducción de las enfermedades cardiovasculares en un 25% y la mortalidad total en 14%. El concepto de la nutrición temprana va mucho más allá y podemos hablar de programación fetal. Esto quiere decir que desde la preconcepción podemos mejorar el estado nutricional de los futuros bebes y estamos previniendo la aparición de las enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión y la obesidad, que son responsables de el mayor número de muertes por enfermedad a nivel mundial. La relación de un estado nutricional pobre en la madre se traduce en un peso fetal bajo y este se asocia a una mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares.

 El estado nutricional de ambos padres es fundamental para una buena salud del recién nacido. Debemos prepararnos de la mejor manera posible, teniendo hábitos saludables, suplementar el acido fólico en la madre, esto es preparar el nacimiento de nuestros hijos como el máximo acontecimiento de nuestras vidas, y si le vamos a brindar salud, le estamos dando el mejor regalo, todo esto sin costo alguno.

Vegano…. no Vegano? He ahí la pregunta.

En el articulo del El Colombiano El mundo verde de los veganos en el que se habla sobre el caso de la niña francesa de 11 meses que falleció por deficiencias vitamínicas abre el debate sobre la opción de escoger el vegetarianismo como opción de vida. Este caso me insitó a investigar sobre la dieta vegana en los niños recién nacidos y evaluar que tan provechoso o que tan peligroso puede ser esta elección.

Los textos de nutrición infantil no encuentran peligro en la dieta vegana para los bebes, siempre y cuando esten orientadas por profesionales que identifiquen a tiempo la presencia de deficiencias nutricionales para corregirlas a tiempo. De hecho los bebes cuando inician su dieta complementaria, esta es vegetariana. Iniciamos con verduras, frutas y cereales, hasta ese punto coincidimos en la dieta de los pequeños que tienen alimentación omnivora y vegetariana. No sobra decir que la leche materna marco esta etapa inicial, si la familia ha tomado la decisión de ser veganos puros y no es posible la lactancia materna se puede dar leche de soya. En este punto en particular se debe aclarar que la leche de fórmula a base de soya, es diferente a las bebidas de soya que tienen una mayor controversia en cuanto a su utilización en la infancia por su riesgo de producir alteraciones hormonales.

Los riesgos de deficiencia de micronutrientes esta particularmente presente en la dieta vegana por la falta de  vitamina B12, el calcio, el zinc y el hierro. Las madres lactantes deben tomar un suplemento de B12, ya que los depositos de la madre no alcanzan a suplir la leche materna con esta importante vitamina. La deficiencia de Zinc es rara y solo se debe suplementar en caso de tener esta deficiencia. El calcio lo recibe de otras fuentes como la leche de formula de soya, y el hierro por medio de la dieta complementaria.

Si lo analizamos detenidamente no hay problema en iniciar una dieta vegana en la infancia temprana, pero esta debe provenir de un convencimiento sincero, de un conocimiento adecuado de este tipo de alimentación y de una orientación profesional que nos indique como hacer la selección adecuada de los alimentos y de un control médico del crecimiento y desarrollo de los bebes para detectar la presencia de enfermedades, especialmente de las deficiencias nutricionales.

Los Buses son de Fresa

Hace poco estoy dedicado a la lectura de un libro interesante sobre el apetito y la ingesta alimentaria. En este libro destacan las  variables que existen para tener las preferencias por los diferentes tipos de alimentos e incluso por la cantidad de alimentos que consumimos.
Existen tres esferas que son la mental, la gastrointestinal y la social. Estas no actúan solitarias sino que en conjunto, se sobreexponen y cada una participa en la ingesta de alimentos y el control del apetito.

 Desde el punto de vista mental hay zonas en el cerebro encargadas de regular el apetito a diferentes estimulos dados por hormonas producidas en el mismo cerebro y otras provenientes de el sistema digestivo. El desarrollo mental y la avidez o la repulsión de un alimento también depende del ambiente que hay al momento de ingerir los alimentos.
Desde el momento que los alimentos llegan al tubo digestivo, es decir, a la boca, comienza una cascada de fenómenos que preparan la comida para su absorción y el mejor aprovechamiento, también se liberan hormonas que llevan señales al cerebro para suspender la ingesta cuando se esta lleno, igualmente se para el ingreso de comida cuando el estomago se distiende. La cantidad y calidad de alimento regula de igual forma su ingesta. Los azucares y la grasa estimulan el apetito y la proteína tiende a dar mas saciedad.
La interacción con la comida y el ambiente influyen de manera decisiva en el apetito. Si se come en familia tiende a haber un mejor consumo.
Los sentidos son esenciales en el desarrollo del apetito y la integración de los mismos. La vista, el olfato, el tacto de los alimentos, tanto con las manos como con la lengua y sobre todo el gusto representado en las papilas de la lengua. Tengo una pequeña paciente que por una situación desafortunada perdió la vista, pero esta le ha ayudado a agudizar el resto de sentidos y es así como me ha identificado en un video por la voz y dice que las busetas son de fresa, porque ha olido esta esencia alguna vez en un bus de servicio público.

Continuar leyendo

Frutas, verduras y algo más

El pasado fin de semana me embarque con un gran amigo en una tarea titánica, enseñar a los niños a comer frutas y verduras. La idea nació en la consulta médica, pues es una queja frecuente de los padres de familia, la poca ingesta de frutas y verduras de sus hijos. Igualmente hay médicos que identifican las deficiencias como la Doctora Alicia Cortes al valorar el iris de sus pacientes y los remiten para mejorar sus hábitos alimentarios.

Yo recuerdo muy bien en mi infancia que acompañaba a mi madre en la preparación de las verduras, en esos tiempos había que desgranar, las arvejas, limpiar las habichuelas, picar la zanahoria porque no existían los productos congelados. Acompañar a mi madre en la realización de esta tarea me brindo la oportunidad de tener un contacto directo con los alimentos y la curiosidad de probarlos, permitió que se consolidará una costumbre de comerlos crudos y de incluirlos en nuestras dietas sin mayor problema. Personalmente considero que nuestros hijos actúan por imitación y son sus referentes los que deben promocionar la ingesta de estos alimentos. Si damos ejemplo en casa al consumir frutas y verduras, si hacemos comentarios buenos acerca de las bondades del sabor de los alimentos y de la exploración de los mismos, tal vez estaremos iniciando un viaje tranquilo sin peleas ni pataletas por “tener” que consumir un producto saludable. Los pequeños son receptivos, inquietos y curiosos, exigen mucho de nuestro tiempo y dedicación y no podemos desfallecer en el intento de brindarles la mejor nutrición posible.

De acuerdo a la ENSIN 2010 (Encuesta de Situación Nutricional) no hemos cambiado nada, antes hemos empeorado en cuanto a los malos hábitos de vida. Se rescata algunas acciones que tienen que ver con la desnutrición, pero estas por ser más dramáticas, más no menos importantes, ameritan la atención de las autoridades. También mejoramos en lactancia materna.Pero perdimos cinco valiosos años sin hacer nada por mejorar. Las entidades educativas, las empresas, nosotros mismos somos responsables junto con las autoridades quienes tenemos esta gran responsabilidad en estas lamentables cifras.

Los resultados del taller fueron inicialmente buenos, es decir, logramos que al menos la mitad de asistentes probaran frutas y verduras en diferentes preparaciones y aceptaran su sabor. Es labor de sus padres continuar con el proceso. El chef Hernán Montoya y yo estamos complacidos con los resultados y estamos retados para mejorar cada día más y ayudar a quienes necesitan de nuestro apoyo.

Un abrazo a todos.