Chery Fulwin 2 2016: Un esfuerzo

209fc67418188b228707fdbfab46ba00

Una de las marcas que más nos sorprendió en el pasado Salón Internacional Del Automóvil de Bogotá dentro del pabellón chino, fue Chery. Sobre todo porque presentó modelos con un diseño propio, en un intento por adelantarse a sus rivales de patio en la conquista sólida de mercados externos más alla de los emergentes. En eso anda la marca fundada en 1997 y tal vez sea una de las primeras en lograr la homologación europea y por qué no, la norteamericana. Por lo menos en el voraz mercado chino ya le muerden algo a la tajada que se llevan Toyota, Volkswagen y General Motors, tienen el centro de pruebas más grande de Asia, han fabricado más de 3 millones de unidades en 14 plantas por fuera de su país, es la empresa automotriz número 21 del mundo, la mayor exportadora de China y tienen cerca de mil concesionarios en 85 países. Mientras tanto, traen a Colombia modelos que ya alcanzan algún reconocimiento como el IQ, el XCross, la camioneta Tiggo y el que hoy nos ocupa, el Fulwin. Vamos a ver de qué se trata.

29ca684c232ad5ac00dfaa866a372c17

La marca, representada en Colombia por Cinascar, presenta la segunda generación de este modelo en sus versiones Sedán y Hatchback, donde según representantes de la marca tiene el 13 y 8% respectivamente en el mercado nacional. El Fulwin reemplaza al Cowin, que tuvo muy poca difusión en nuestro mercado. Como dato curioso, lo arman en Ucrania bajo el nombre ZAZ Forza.

681b502bb19000a1eb8a395b8375e9b2

Este Fulwin 2 presenta un diseño propio con un interesante coeficiente aerodinámico (la marca dice que es el mejor del segmento) y sus principales cambios se sitúan en el capot y en la parrilla frontal de la toma de aire. Las luces frontales tienen diseño de una sola pieza, con luces tipo “ojo de águila” y lentes proyectivas. En el interior, toda la consola frontal tiene un nuevo diseño denominado pro Chery “alas de gaviota” y, por fin, la cojinería tiene un tono oscuro.

c60bed836ad76e3e8080ba286cbe193f

El equipamiento de serie incluye el aire acondicionado, elevavidrios eléctricos en las cuatro puertas, sistema de audio AM/FM/CD/MP3 + USB y 4 parlantes, volante ajustable en altura, espejos retrovisores eléctricos, rines de aluminio y bloqueo central con control remoto más alarma.

7ceb7d9eaa93311284d80559b9e3131b

En cuanto a seguridad, la carrocería tiene un monocasco “tipo jaula de alta resistencia”, sistema de frenos ABS + EBD, doble airbag y sistema ISOFIX. La certificación C-NCAP china lo premió con 4 estrellas. El motor  es el 1.5L ACTECO de desarrollo propio y que alguna vez ganó el “Ten Best Engines“, otorgado por el gremio automotriz de la región asiática. Tiene 107 caballos a 6.000 RPM. La caja es mecánica de 5 marchas.

2a8a9032ae048a022be1e2ea4ee7d824

La garantía de este vehículo cubre 3 años o 100.000 km y está disponible desde ya en cualquiera de los 44 concesionarios Cinascar del país, en los colores Blanco Chery, Rojo Devil, Azul Danubio, Gris Delfín y Plata desde $34.990.000, versión Sedán y $35.590.000, versión Hatchback

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>