Chevrolet Traverse, todos a bordo

GM Colombia presentó a los medios y potenciales clientes, su nueva apuesta en un terreno que conoce a la perfección pero que había dejado vacío durante unos años. El de las SUV de gran calado, como sus ex productos Blazer y Trail Blazer que se vendieron en nuestro mercado durante los ultimos 18 años. Aprocechando el voraz apetito que muestra el mercado nacional por todos los segmentos, la alternativa ahora es la Traverse, con la que planean plantar cara a su eterno rival, Ford, que ya aununció su renovada Explorer para nuestro mercado y morder parte de la torta que ahora disfrutan las propuestas japonesas y coreanas.

El principal argumento de las SUV norteamericanas siempre ha sido el equipo y el espacio, algo vital si se quiere sobrevivir con éxito en ese mercado. Algo por lo que también se destacaban estos vehículos eran sus inmensos motores que devoraban combustible a placer con el argumento de la comodidad y la potencia. Pero los tiempos cambian y la crisis que golpeó a la industria durante los ultimos años obligó a los fabricantes con base en Detroit a replantear las plantas motrices y ahora son más amables con el medio ambiente y con el bolsillo.

La Traverse es entonces todo un centro de entretenimiento y comodidad para largos viajes con capacidad para albergar hasta a 8 ocupantes en tres filas de asientos. Tiene un motor de inyección directa y distribución variable de válvulas (VVT) de 6 cilindros en V que desplaza 3,6 litros y produce 281 caballos a 6.300 rpm. La caja es secuencial Hydra-matic de 6 velocidades y la transmisión es 4X4 conectable automáticamente con control de tracción.

la suspensión es independiente en las 4 ruedas, que son de 20 pulgadas, hay 6 bolsas de aire para protección a los pasajeros y sistema LATCH para fijación de sillas de bebé en la segunda y tercera fila de asientos.

El equipo de entretenimiento está dotado con un radio Bose 5.1 Surround CD, MP3, 10 altavoces y DVD con mando a distancia e independiente adelante y atrás, es decir, los pasajeros pueden ver diferentes discos según sus preferencias pues tras los asientos hay conexiones para audífonos personales. El aire acondicionado es digital e individual para cada fila de asientos, hay techo eléctrico de panel doble y control de crucero.

Otras comodidades incluyen multi camaras de reversa en todos los espejos (externos eléctricos plegables y climatizados con direccional integrada), monitor de presión de llantas, sensores de parqueo, cojinería en cuero (delantera con control de temperatura), puerta trasera de apertura eléctrica.

La Traverse está ya disponible en tres concesionarios del país, Continautos en Bogotá, Autolarte de Medellín y Autopacífico de Cali por un precio de 63 mil dólares

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

2 comments

  1. Camilo Ochoa   •  

    Este carro en su tracción 4×4 tiene la opción del bajo (4L)?

    gracias por su pronta respuesta.

  2. Blogaraje Blogaraje   •     Autor

    Hola Camilo

    La Traverse no viene dotada con el bajo (4LO). Solo transmisión delantera (FWD) y 4X4 (AWD)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>