China: sobre ruedas

Los colegas de Autoblog (www.es.autoblog.com), se han dado a la tarea de difundir el ranking de ventas mundiales en 2009 (hasta octubre) y se han encontrado con que 51 millones de personas en todo el mundo han estrenado carro este año y que el país más consumidor de vehículos es China, donde se han vendido poco más de 9 millones de carros en éste periodo (!casi 1 millón al mes!), Mao se debe estar sacudiendo en su cripta.  Esta y otras curiosidades a continuación.

Hay un cerrado duelo por el primer lugar, que como ya lo dijimos, lo ocupa el gigante asiático con 9 millones 52 mil unidades colocadas entre enero y octubre y es la región donde todos quieren estar, pues se venden tan bien el BYD Flyer como el Bugatti Veyron, hay mercado para todos, toditos…cosas del “capitalismo salvaje”.

En segundo lugar, el otrora líder eterno en ventas mundiales, Estados Unidos de América, con 8 millones 661 mil 613 personas estrenando carro. Otro cerrado duelo por el tercer y cuarto lugar lo manejan Japón y Alemania en ese orden, los nipones tienen 3 millones 759 mil 387 unidades nuevas y los germanos 3 millones 456 mil 035.

El primer país latino en ventas es Brasil, con 2 millones 491 mil carros nuevos, Colombia ocupa el puesto 37 con 139 mil 358 compatriotas que se dieron el lujo de estrenar…para no aburrirlos más, aquí está el ranking completo de 50 países.

1. China 9.052.132
2. Estados Unidos 8.661.613
3. Japón 3.759.387
4. Alemania 3.456.035
5. Brasil 2.491.180
6. Francia 2.128.126
7. Italia 1.947.625
8. Reino Unido 1.850.288
9. India 1.665.643
10. Rusia 1.232.514
11. Canadá 1.224.306
12. Corea del Sur 1.137.148
13. Irán 1.099.416
14. España 862.643
15. Australia 749.069
16. México 596.406
17. Bélgica 506.330
18. Malasia 441.260
19. Turquía 440.241
20. Argentina 435.546
21. Tailandia 417.080
22. Países Bajos 398.707
23. Indonesia 379.021
24. Arabia Saudí 353.375
25. Polonia 301.072
26. Austria 295.859
27. Sudáfrica 282.574
28. Suiza 232.397
29. Argelia 211.390
30. Grecia 204.128
31. Taiwán 196.278
32. Suecia 196.109
33. Portugal 158.400
34. Ucrania 149.895
35. Rep. Checa 148.768
36. Egipto 145.421
37. Colombia 139.358
38. Israel 138.475
39. Chile 129.098
40. Rumania 124.284
41. Dubai 117.240
42. Kuwait 111.101
43. Filipinas 105.312
44. Dinamarca 104.794
45. Noruega 98.548
46. Pakistán 95.439
47. Marruecos 92.651
48. Venezuela 90.369
49. Puerto Rico 89.629
50. Finlandia 87.734

De estos datos, se desprende con relación a 2008 que el país que más ha crecido en ventas es China con el 29.2% y el que más ha bajado es Islandia con el 78.2% (allá la crsis ha pegado duro). El país de menos matriculaciones es Maldivas, con sólo 20 unidades en todo el año y en un país devastado por la guerra como Irak, ha habido ánimos para comprar 38 mil 330 carros, mientras que las cosas no están tan mal en su vecino, Iran, que ocupa el puesto 13 con casi 1 millón cien mil unidades colocadas.

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>