El amigo fiel cumple 40

El Dr. Darío Mesa saca el primer R4 de la vitrina de Agenciauto

El Dr. Darío Mesa saca el primer R4 de la vitrina de Agenciauto

Hace 40 años, el 15 de julio de 1970, salió de la línea de producción el primer automóvil fabricado por Renault-Sofasa: el Renault 4, con un motor de 890 cc y  un precio de 65 mil pesos. Desde entonces, este vehículo empezaría a hacer historia en el mercado automotor colombiano gracias a sus múltiples atributos y capacidad de servicio, ideal para la imposible topografía del país. Yo, que tuve un  GTL Master de 1984 como primer carro, doy fé de su absurda robustez mecánica, su modularidad infinita y la nobleza superlativa de este enclenque francés, que cuando se lo proponía, lucía como el más dotado de los 4X4, el más cómodo HB o la camioneta más capaz…es mágico el R4, pero más mágica es su historia en Colombia.

Piolín, primer Renault 4 con placas de antíguo (foto: www.carrosyclasicos.com)

"Piolín", primer Renault 4 con placas de antíguo (foto: www.carrosyclasicos.com)

Marcha atrás

Nueve años despues de su lanzamiento mundial, en 1970 882 colombianos se le midieron a montarse en esta absurda propuesta de mini carro, comparad0 con las esbeltas”lanchas” norteamericanas que gobernaban las vias colombianas por aquel entonces. El médico antioqueño Darío Mesa Upegui (QEPD), fue el primer comprador, el 26 de agosto de ese primer año (casi un mes estuvo en vitrinas ese R4 esperando al primer “valiente” que se lo llevara). El Dr. Mesa ya lo había visto en Europa y conocía las bondades de pequeño utilitario. ese primer R4 aun vive, como pieza de exhibición, en las vitrinas del concesionario Agenciauto en Medellín. (foto de inicio)

Foto: www.motor.com.co

Foto: www.motor.com.co

En 1971, la Compañía triplicó la producción del Renault 4. Un año después, las cifras de fabricación y ventas  crecieron hasta las 8.386 unidades. Comenzaba a hacer carrera el slogan de “El Carro Colombiano”.


En 1974 Colombia conoció el primer “Face lift” del Renault 4, cuando la parrilla de aluminio se reemplazó por una de plástico y el interior y la cojinería fueron negros, el retrovisor central se ubicó en el techo y el velocímetro cambió de aspecto.


En 1975 comenzó el ensamble de la utilitaria “Renoleta” de la cual se ensamblaron 1.300 unidades hasta 1977.

Para 1976 el 50% de las ventas de Renault eran del 4 y en 1978 apareció el GTL “Plus 25″ con 1.108 CC, del cual se vendió la cifra histórica de 29.977 vehículos hasta 1984 cuando fue su último año de comercialización.

Publicidad de la época

Publicidad de la época

A finales de 1979 salió de circulación el Renault 4 con motor 890 cc.  Fue en 1984 cuando cambió el portafolio de producto en este vehículo: aparecieron las versiones Master y Base, y se despidió el GTL.

En 1989 se lanzaron al mercado ediciones especiales como el Brisa (descapotable) y el Jogging, una versión digamos… “deportiva”, con detalles y accesorios en color rojo. El Renault 4 fue el automóvil de su segmento más vendido en Colombia en 1989 y 1991.

En 1991, es decir, 21 años después de haberse fabricado la primera unidad, y con una producción total de 97.050 vehículos, dijo adiós el Renault 4. Fueron dos décadas en las que se convirtió en el consentido de los colombianos, en una tradición.  Aún hoy, cuarenta años después de su nacimiento, las personas miran con cariño y nostalgia el paso de un R4, uno de los vehículos más memorables del país, del cual todavía circulan por calles y carreteras muchas unidades, demostrando la calidad y la resistencia de los vehículos de la marca del rombo.

Del Renault 4 se fabricaron 8.2 millones de unidades en el mundo entre 1961 y 1992.

*Información desarrollada con el apoyo de Óscar Julián Restrepo, de la página web www.elcarrocolombiano.net

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

6 comments

  1. PP   •  

    Inolvidable… dejó una huella imborrable en la historia de los automóviles en Colombia.

  2. Andrés   •  

    Excelente post! Arranca la fiebre de los clásicos populares en Colombia!

  3. carlos alberto martinez zapata   •  

    el carro renault 4 es un vehiculo que debe ser considerado como uno de los clasicos en colombia en vista dela gran utilidad que ha prestado a los colombianos y al mundo entero ya que son mas de 200 paises que son testigos de este hecho y aun sigue travajando en pro de la humanidad a pesar de ser un auto tan antiguo. atte. carlos m

  4. jose lozano   •  

    hace 13 años tengo un R-4 modelo 80, motor 1300 cc. es una excelente maquina para el trabajo pesado, para la trocha, se puede comparar con el famoso Wallis del Quindio,que lastima que lo hayan dejado de producir, me gustaría que existiera un club del R-4 y que nunca este vehículo dejara de rodar por las carreteras de Colombia, es un excelente medio de trasporte tanto urbano como por carreteras pavimentadas y destapadas.

  5. John Cortes   •  

    Hombre, y en la revista motor, el carro del siglo el Chevette??

  6. GUSTAVO   •  

    El club ya existe,comunicate y te informo como ingresas
    C
    EL CLUB Ya existe comunicate y te informo como ingresaru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>