F-Type Coupé: Jaguar muestra los dientes.

Ya puede ordenarse bajo pedido en Colombia la versión más deportiva de Jaguar en los ultimos tiempos, el F-Type Coupé, heredero nada menos que de la estirpe del legendario E-Type, ícono de la marca alrededor del mundo. Son tres versiones disponibles en el catálogo y que puestos en la vitrina de Bogotá oscilan entre los 230 y los 440 millones de pesos. Sus competidores directos exhiben el pedigrí de un Porsche 911 Carrera S, Un Maserati Gran Turismo o un Mercedes-Benz SL

Este nuevo modelo tiene una construcción enteramente en aluminio y es la gama más deportiva de Jaguar en su actual portafolio y el más prestacional en la historia de la marca.

La joya de la corona es el F-Type R Coupé , animado por un  5 litros V8 sobrealimentado de 550 Hp y 680 Nm, que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos y alcanzar una velocidad máxima, limitada electrónicamente, de 300 km/h.

El F-Type Coupé y el F-Type S Coupé incorporan el motor 3.0 V6 sobrealimentado con 340 Hp/450 Nm y 380 Hp/460 Nm respectivamente, logrando una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,3 y 4,9 segundos y una velocidad  máxima de 260 y 275 km/h respectivamente.

El F-Type Coupé deriva su diseño del C-X16 Concept que debutó en el Salón de Frankfurt de 2011, con su  habitáculo desplazado hacia la parte trasera y definido por tres líneas principales.  Las dos primeras definen las formas del capó y la parte posterior, mientras que la tercera define el perfil del techo coupé y ofrece una silueta que enfatiza el aspecto visual del habitáculo, asentado entre las aletas traseras.

El lateral de la carrocería está hecho de una sola pieza de aluminio prensado, lo que lo convierte, según la marca,  en el lateral de carrocería de aluminio conformado en frío más evolucionado de la industria, eliminando el requisito de múltiples paneles y articulaciones cosméticas. El mismo panel del techo está disponible en aluminio o  con techo panorámico de cristal opcional. Un spoiler trasero desplegable culmina la línea posterior, mientras que las luces traseras con tecnología LED flanquean el portón trasero, que ofrece adicionalmente la posibilidad de tener apertura eléctrica.

Para sacar partido de forma segura, progresiva y controlada a sus 550 Hp de potencia, la versión R, cuenta con una suspensión específicamente puesta a punto y nuevas tecnologías dinámicas. Éstas incluyen un diferencial electrónico activo de segunda generación (Electronic Active Differential, EAD) y, por primera vez en un Jaguar, un control de reparto de par en curva mediante frenado (Torque Vectoring). El Sistema EAD redistribuye automáticamente el par motor entre las ruedas traseras mientras que, en caso necesario, el Torque Vectoring aplica en las curvas la fuerza de frenado precisa a las ruedas interiores para mejorar la agilidad. La suspensión deportiva con amortiguación Adaptive Dynamics y el Configurable Dynamic Mode mejoran la respuesta de este modelo.

Las versiones F-TYPE R y F-TYPE S Coupé también cuentan con la posibilidad de equipar opcionalmente unos frenos Carbono Cerámicos (Carbon Ceramic Matrix, CCM) que ofrecen un ahorro total de 21 kilogramos de masa no suspendida.

Todas las versiones emplean el cambio de ocho velocidades Quickshift de relación cerrada con la posibilidad de controlarlo de forma completamente secuencial desde la palanca central SportShift o mediante los controles del volante.

Los pedidos del Jaguar F-Type Coupé ya pueden hacerse en la vitrina del Grupo Premier Motores Británicos.

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

1 comment

  1. nelson cardona   •  

    estoy indeciso en por quien votar ,por tal no estoy en capacidad de comprarme la chatarrita pero dejemos esperemos a ver cual de los dos jaguares se queda con la presidencia …con ese me quedo.porque como esta el pais no da ni pa¨ comprame uno de balineras….a buen entendedor pocas palabras …me quedo con el zorro es mas listo que un jaguar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>