Ford F-150 2015: Dieta de aluminio

Ford-F-150_2015_800x600_wallpaper_01

Ser el número uno también genera estrés. Y de qué manera. En la industria automotriz se da el atípico caso de Ford con sus pickups de la serie F, que se han paseado en el lugar de privilegio durante décadas por su mercado nativo, en el que General Motors y el ahora Grupo FCA (otrora Chrysler) no han podido desbancar a los de Deaborn con sus Silverados y RAM. Cada que se avecina entonces un relevo generacional de las F, el morbo se apodera de la prensa del sector por saber cómo van a mantener la posta y con qué sostendrán la tradición. Pues bien, es así como la octava hornada de estas camionetas ha aterrizado en Colombia, precedidas por el boom mediático que vivieron hace unos meses en su país cuando se presentaron con la premisa de ser más livianas y resistentes gracias al aluminio en su carrocería. Aquí están sus principales características.

Ford-F-150_2015_800x600_wallpaper_05

Digamos pues que a Colombia la renovada F-150 llega en versiones XLT para las cabina y media y doble cabina y Lariat solo en doble cabina. La construcción de la carrocería en aluminio de alta resistencia y la adopción del motor EcoBoost V6 de 3.5L son los aspectos más llamativos de esta octava generación, que lleva 37 años como la pick up más vendida en los Estados Unidos.

Ford-F-150_2015_800x600_wallpaper_1d

250 kg de peso pierde entonces esta camioneta en la báscula. Según la marca, la nueva F-150 acelera más rápido y frena en menor distancia y tiempo, debido también a un centro de gravedad más bajo y un rediseño en su suspensión delantera.

Ford-F-150_2015_800x600_wallpaper_06

El llamativo frontal tiene una gran parrilla que alberga un sistema de rejillas activas que bloquean o permiten el paso del aire hacia el motor según la temperatura del mismo. Dicen en Ford que esta configuración favorece la aerodinámica y el consumo. Los faros delanteros, laterales, traseros y los del interior del platón tienen tecnología LED.

Ford-F-150_2015_800x600_wallpaper_16

En cuanto a medidas,  la cabina es 5 cm más ancha que la de su antecesora, el piso en la parte posterior es completamente plano y este asiento es abatible en proporción 60/40. Las puertas traseras en la versión Super Cab, en sentido opuesto a las delanteras, tienen un ángulo de apertura mejorado. El platón incluye el sistema BoxLink de interfaz configurable, al que se le pueden acoplar rampas, contenedores de almacenamiento, separadores y otros accesorios para optimizar el transporte de distintos tipos de carga. La compuerta trasera es de apertura remota, usando el  estribo que se despliega desde su interior.

Ford-F-150_2015_800x600_wallpaper_19

El motor EcoBoost V6 de 3.5L, inyección directa, dos turbocargadores gemelos paralelos y postenfriador, declara una potencia de 365 caballos a 5.000 rpm y un torque de 569 Nw/m a 2.500 rpm, acoplado a una transmisión automática de seis velocidades con gestión de remolque y opción seudomanual SelectShift. La relación potencia/peso es de 1 caballo por cada 6,2 kilos, un 12% mejor que en el modelo anterior según Ford.

Ford-F-150_2015_800x600_wallpaper_23

La gestión 4X4 por su parte la realiza el sistema electrónico ESOF (versión XLT) que se conecta girando una perilla a las posiciones 4×4 High o Low, sin necesidad de detener la marcha. En la versión Lariat la opción 4×4 es automática (4WD) e incluye el paquete FX4 con diferencial trasero con bloqueo electrónico, control de descenso y placas protectoras para el tanque de combustible, la caja de transferencia y el diferencial delantero. Para el arrastre, viene un Asistente Dinámico de Enganche.

Ford-F-150_2015_800x600_wallpaper_12

De norma es el sistema BLIS con sensor de punto ciego y alerta de tráfico cruzado,  pantalla LCD de 8″ que proporciona información sobre el consumo de combustible, desempeño 4×4 y datos de remolque. Acceso sin llave y encendido con botón de arranque, encendido a distancia para programar el clima antes de ingresar al vehículo, 6 airbags en cabina, las luces automáticas con altas “inteligentes”, sensores de lluvia y sistema de manejo personalizado MyKey, que permite programar algunas restricciones de operación en la pickup cuando se usa la llave auxiliar o de repuesto, como la velocidad máxima o el volumen del equipo de audio. Tecnología de conectividad SYNC con comandos de voz, para hacer o recibir llamadas, leer mensajes de texto o seleccionar música de un reproductor digital sin apartar las manos del volante. La versión más equipada adiciona el sistema MyFord Touch con pantalla táctil de 8” ubicada en la consola central, con funciones de audio-media, teléfono, climatizador electrónico de doble zona y navegación GPS.

Ford-F-150_2015_800x600_wallpaper_20

Según versiones, la F-150 equipa también techo panorámico de cristal, pedales de posición ajustable, asientos delanteros eléctricos con memoria, calefacción y ventilación, teclado de apertura en la puerta del conductor, timón calefactado multifunción forrado en cuero, espejo exterior electrocromático del lado del conductor y sistema de audio Sony de 10 bocinas con subwoofer independiente.

Ford-F-150_2015_800x600_wallpaper_21

Todas las versiones equipan el control electrónico de estabilidad y tracción (Advance Trac y Roll Stability Control); el control de estabilidad de remolques (Trailer Sway Control); el control de curvas (Curve Control) que reduce el torque y aplica los frenos de forma autónoma al tomar una curva con demasiada velocidad; el tanque de combustible con capacidad para 36 galones y cierre hermético sin tapa (Easy Fuel); los frenos de disco en las cuatro ruedas con sistema antibloqueo ABS; activación automática de las luces de emergencia y la bocina en caso de siniestro (S.O.S. PostCrash); el indicador de presión de aire en las llantas, y la llave de encendido codificada, entre otras características.

A Colombia la Ford F-150 llega en colores Rubí Red, Oxford White, Gown Black, Pure Silver y Magnetic Grey en las versiones XLT Super Cab ($105,9 millones), XLT Super Crew ($117,9 millones) y Lariat Super Crew FX4 ($137,9 millones).

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>