Jaguar, un felino de 75 años

El de Sir William Lyons es uno de los nombres más admirados en la industria automotriz mundial a lo largo de la historia. Desde 1922 cuando comenzó fabricando sidecars para motocicletas bajo el nombre Swallow Sidecar Company, hasta su retirada oficial en 1972, su enorme talento creativo le regaló a los amantes del  automóvil parte de las más bellas creaciones de todos los tiempos y todo comenzó, una tarde de septiembre, hace 75 años.

Jaguar 1.5 Litre 1935

Ese 23 de septiembre salió de Coventry, centro de la industria automovilística británica, el primer Jaguar como tal, pues ya Lyons fabricaba autos bajo el nombre SS. Se trataba del 1.5 Litre de 4 cilindros con válvulas laterales, toda una novedad para su tiempo, aunque las prestaciones con sólo 66 caballos eran menos que modestas. El encanto del Jaguar radicaba en su poderoso y elegante diseño, algo que sería la impronta de la  marca mientras Lyons estuvo al frente de la organización.

Jaguar 3.5 Litre SS100

En 1938 apareció el deportivo 3.5 Litre o SS100, admirado por su comportamiento dinámico y poder de aceleración, uno de los carros más rápidos de su época con una velocidad punta de 160 km/h. La segunda guerra mundial no frenó el crecimiento de Jaguar, pues Lyons siguió trabajando pese al incesante acoso Nazi sobre Inglaterra.

Jaguar XK 120

Culminado el  conflicto, la sigla SS desapareció por su vinculación con el régimen hitleriano y el nombre Jaguar quedó como impronta única en la marca. Pronto, el fruto del trabajo callado de Lyons vería la luz espectacularmente en 1948, cuando en el Earls Court Motor Show al correr el manto se descubrió el XK120, el antes y después del automóvil británico. Este Jaguar era un poderoso convertible con un curvilíneo diseño que imitaba las formas femeninas. Motor XK de 3.4 litros y 160 caballos que alcanzaba 120 millas por hora (de ahí su apelativo “120”), algo impensado en su momento. Este motor sería, por 20 años, el principal propulsor de la marca. Además fue el primer motor de producción con dos árboles de levas en el mundo. Lyons creyó que sólo iba a vender 200 carros y la demanda lo desbordó. Entre 1948 y 1954, se hicieron 12.055 unidades.

Jaguar C-Type

Vendría luego la época de las carreras con un modelo biplaza alargado y prabrisas de avión, el C-Type de 204 caballos que volaba a 230 km/h. Un modelo que arrasó en Le Mans en el propio año de su debut, 1951. El D-Type fué su natural reemplazo con 245 caballos y una velocidad punta que aun hoy suena respetable, 288 km/h. Con eso, ganó Le Mans en 1953, 55, 56 y 57.

Jaguar MK II

El mundo de los carros de lujo, grandes y pequeños, también fue un territorio donde pastoreó Jaguar. El MKII de 1959 se ganó una enorme cantidad de adeptos por su diseño atemporal, su clase majestuosa, maniobrabilidad y prestaciones. Hoy en dia, es un carro tan deseado como lo fue hace 50 años. Ahí radica el enorme estilismo de los diseños de Lyons.

Jaguar E-Type

Si preguntásemos cuál es el deportivo más evocador y hasta sensual de todos los tiempos, muy pocos dudarían que el Jaguar E-Type estaría en los puestos más altos de las preferencias. Este sensacional diseño, tremendamente atractivo, debutó en  el Salón de Ginebra de 1961 y se mantuvo inalterado hasta 1975. Fue el preferido de las estrellas de cine, la realeza y los pilotos de carreras durante los turbulentos 60. El motor más difundido fue el 4.2 litros de 265 caballos que hacía el 0 a 100 en 7 segundos. En su ultima etapa se implementó el V12 de 272 caballos que resultó poco económico y fiable.

Jaguar XJ6 MKI

El ambiente de los sedanes de lujo se vio convulsionado en 1968 cuando se presentó el XJ6 de extraordinaria gracia y elegancia, inalterada durante 23 años cuando llegó el XJ40. El XJ6 era la epítome del diseño en los años 70, lujo y clase se materializaban en este impresionante modelo.

Jaguar XJS Cabriolet

El E Type se reemplazó en 1975 con el XJS, una imagen que naturalmente nunca consiguió borrar pero que también tuvo sus adeptos (se hicieron 145 mil hasta 1993), incluso con motor V12 de 5.3 litros y 285 caballos.

Sir William Lyons con el mítico E-Type

Tras la jubilación de Lyons en 1972, Jaguar entró en su periodo oscurantista, cuando se vendió al consosrcio British Leyland de caracter estatal, lo cual provocó una sensible reducción de la calidad de construcción de los carros y una bien ganada fama de automóviles hermosos pero problemáticos, incluso hizo carrera un dicho que aseguraba que los clientes deberían comprar dos modelos para poderlos turnar en el taller. Desde 1979 y hasta 1990, Jaguar vivió un periodo de lenta agonía (incluída la muerte de Lyons en 1985), donde a diario se rumoraba su desaparición, hasta que Ford le tendió una mano salvadora para darle un segundo aire, aunque perdiendo status al compartir sus nuevos modelos elementos con otras marcas del grupo norteamericano.

Es así como los modelos X-Type de comienzos de siglo (hasta con versiones SW y Diesel), competían en segmentos del mercado inferiores a su costumbre, pero estas ventas reflotaron definitivamente la marca haciendola atractiva para grandes inversionistas como el grupo indio Tata Motors, que le compró Jaguar a Ford en 2008 y comenzó a rearmar su portafolio reemplazando el buque insignia, el XJ6, por un nuevo XJ que quien lo creyera, tiene su mercado y  ha ayudado a recuperar la buena salud de la marca que parece tener un buen futuro con sus nuevos dueños en la celebración de este aniversario número 75, a manos de una antigua ex colonia británica. Cosas de la globalización y la conformación de los mercados modernos.

Jaguar XJ 2010

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

1 comment

  1. Racing 4 Ever   •  

    Definitivamente el E Type ha sido el deportivo mas bonito de todos los tiempos, no hay artículo o libro especializado en el que no se cite este vehículo.
    Afortunadamente en Colombia hay unos cuantos en excelente estado de conservación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>